lunes, 11 de noviembre de 2019

EL CEREBRO DEL CABALLO Y EL ANTROPOMORFISMO.


El cerebro del caballo tiene 9 centímetros de longitud por 6 de anchura y pesa unos 500 gramos, en su mayor parte está destinado a activar los mecanismos para que se mue­va esa masa de más de quinientos kilos y que se mueva a una velocidad de hasta sesenta kilómetros por hora. El necórtex en el caballo evolucionó para que tengan más sensibilidad en la­bios y boca, necesaria para pastar.  Evolucionaron para moverse rápido evitando ser cazados, por eso su sistema digestivo es pequeño para no estar pesados y poder moverse con facilidad, necesitando estar comiendo muchas horas al día, en la estepa  consiguen alimento poco nutritivo y tienen que caminar mucho para conseguirlo, su cerebro es pequeño porque un cerebro grande necesita para mantenerse mucha energía y proteínas.
El hombre tiene el cerebro el doble de grande que el del caballo, en una parte tenemos la razón, la lógica, la imaginación, la planificación del futuro, el lenguaje. Su cerebelo es más grande que el del humano es el que controla los movimientos en equilibrio; percibe si ha cambiado cualquier cosa en el entorno donde vive. La parte que trata las emociones, el sistema límbico es igual de grande en el caballo que en el hombre. Los animales tienen vidas emocionales plenas, tienen sentimientos como la felicidad, miedo, alegría, celos, etc., pueden tener sentido del humor; sienten dolor. No solo los mamíferos, también las aves y los peces. Si les observamos muchas veces lo demuestran. Pero sabemos poco de cómo son sus sentimientos, sueños, emociones e inteligencia. Cua­lidades que no son exclusivamente humanas.
El cerebro del caballo está programado para la supervivencia. Decimos la supervi­vencia del más fuerte, pero sería mejor decir, la supervivencia del que mejor se adapta. Como especie presa, los caballos tienen ciertos comportamientos programados diseñados para ayudarlos a mantenerse a salvo de los depredadores. Toma decisiones basadas en las emociones continuamente, el miedo cuando huele a un depredador le hace huir, es una respuesta para no ser cazado. Por eso el miedo y el terror son emociones básicas en el caballo. Su excitabilidad, es por el miedo. Puede ser el miedo peor que el dolor, el caballo no analiza para comprender y racionalizar sus miedos, no puede su cerebro. Se plantea que algo es aterrador, para él significa que está en peligro de muerte, su deseo fuerte de salir de esa situación. La memoria visual de algo que produce miedo es más impactante que la memoria verbal, su pensamiento basado en imágenes le sirve de poco para controlar una situación que le aterra.
En el lóbulo frontal del cerebro está el razonamiento. El caballo apenas tiene lóbulo frontal, por lo tanto los caballos no pueden razonar ni hacen planes futuros, ni preparan estrategias, viven el aquí y ahora. Lo que si hacen es reaccionar en cada situación.
Su capacidad mental es distinta a la nuestra, no piensa como el humano. Lo que le enseñamos incluso los trucos lo aprende por condicionamiento no por razonamiento, si razonaran no se les podría montar. Tiene una gran memoria en la que guarda las experiencias positivas y las negativas. Muchas cosas las aprende mediante ensayo-error. Nos interesamos y preocupamos en conocer cómo aprende el caballo y que métodos debemos conocer y aplicarlo para enseñarle para habituarle.
Considerando que el razonamiento no siempre es útil, en los humanos es responsable de trastornos psicóticos, relacionados con el odio, la ven­ganza y la maldad.

Antropomorfismo es atribuir cualidades humanas al caballo. Al caballo no le gusta lo mismo que a nosotros. ¿Debemos pensar cómo el caballo? ¿Meternos en su mente? Algo difícil de lograr al ser imposible saber lo que piensa, como lo es saber cómo piensa cualquier persona, a través de la etología llegamos a conocerle mejor y actuar según su lógica natural. A todos los hombres nos gusta que nos traten bien, pues empecemos a tratar bien a los caballos. Debemos tener en cuenta las características del caballo, cómo es, el instinto de huida y el ser un animal gregario y debemos conocer a nuestro caballo para tratarlo como se merece, no todos los caballos son iguales. Pero tendremos presente que necesitan compañía y que tienen muy arraigado el instinto de manada, en convivencia con nosotros nos convertimos en otro miembro de su manada. Debemos aprender a estar en armonía con él.
Lucy Rees nos dice que es erróneo pensar que los caballos se comportan motivados por lo mismo que nosotros, que no tienen conciencia de culpabilidad o capacidad de men­tir como nosotros. Que los animales como el perro y el caballo tienen emociones como nosotros, pero no tienen conciencia del yo. Sienten el miedo, la alegría y se entristecen cuando no está su cría o su amigo hermanado. Ser crueles con ellos es como si lo fuése­mos con un niño, pero el perro y el caballo no tienen entre si las mismas cualidades, son diferentes.
El caballo no tiene concepto de obediencia ni el de autoridad, en libertad no la nece­sitan al disponer de pastos amplios. Busca vivir con seguridad, le encanta sentirse ágil para poder escapar de los depredadores. No puede imaginar, no tiene concepto de futuro, no hace planes. Vive el momento, con recuerdos de lo bueno y lo malo que le ha pasado. Aprecia si ha cambiado algo en su entorno.
Los humanos somos depredadores, tenemos jerarquías de dominancia, obedecemos y somos sumisos al dominante. Somos muy controladores, buscamos controlar al caballo por la fuerza y la dominancia, agarrándole, provocando en él ganas de escapar de noso­tros. Tenemos que usar nuestra imaginación e inteligencia para superar la diferencia que existe entre humano y caballo.
No tenemos que usar el antropomorfismo, diciendo que «El sabe lo que le pido pero no quiere hacerlo, tiene mala intención, tiene mal comportamiento para hacerme enfadar, a este caballo le falta un tornillo, mi caballo no quiere cooperar, son frases que los jinetes dicen de continuo». Al caballo le haremos entender lo que queremos, explicándoselo a la manera que pueda entenderlo, de esta manera aprenderá.
La mayor parte de las veces el mal comportamiento, no es más que una molestia o dolor que tiene el caballo, somos nosotros los que tenemos que averiguar la causa de ese mal comportamiento.
El que no pueda razonar hace que lo podamos montar, porque si razonara no dejaría que subiéramos a su dorso. Los caballos intentan entendernos, cuando estamos recuperando a un caballo que tiene resabios, empezamos por enseñarle las señales nuevas para él. La mayoría de los problemas de comportamiento vienen de la confusión, la incomodidad, del dolor o de demasiada presión.
También tendremos en cuenta que cada caballo tiene un carácter y una personalidad, por eso cada uno tiene reacciones diferentes ante el aprendizaje, puede ser un caballo muy sensible, introvertido o extrovertido. Por eso debemos adiestrar a cada caballo con una presión mayor o menor dependiendo de cómo sea su personalidad.
                David Muriel Holgado. 

lunes, 4 de noviembre de 2019

FUENTE DE ENERGIA Y ALGUNOS ASPECTOS SOBRE EL SISTEMA RESPIRATORIO Y CARDIOVASCULAR.


Dentro del músculo, el caballo tiene reservas de proteínas, grasas y carbohidratos. Una fuente de energía es la grasa, sobre todo cuando realiza ejercicio, pero para su descomposición necesita un suministro constante de oxígeno.
Como fuente de energía la proteína solo se usa en casos extremos, cuando por algún motivo lleva tiempo con inanición. Cuando el ejercicio es muy fuerte toma de las reservas de carbohidratos que están dentro de las células musculares, estos se almacenan en forma de moléculas de glucosa. Para descomponer el glucógeno para producir energía se puede hacer de dos formas.
Una forma sin oxígeno (anaeróbica) resultando ácido láctico esencial para cuando usa velocidades rápidas pero no es eficiente para largas distancias.
La segunda forma es con oxígeno (aeróbica), en el que se descompone el glucógeno en el músculo y libera energía, de esta forma se produce mucha más energía que sin oxígeno, no es tan rápido pero es más eficiente, sobre todo para largas distancias. Aquí es donde interviene el sistema respiratorio y el cardiovascular. El corazón bombea sangre rica en oxígeno por todo el cuerpo. Se ha comprobado que los mejores caballos que recorren distancias medias y largas tienen corazones muy grandes, o sea, que tienen capacidad para usar mucho oxígeno.
Extracto de mi libro “Conocer y sentir al caballo” pag. 55. «Cinco corazones. El corazón bombea la sangre por todo el cuerpo. Los cascos están muy lejos del corazón. La evolución del caballo hizo que sus patas fueran muy largas, por eso en cada uno de sus cascos hay como una bomba que se encarga de reenviar la sangre de las partes dis­tanciadas al corazón, a esto llamamos flujo sanguíneo podal. Por eso es importante que no estén herrados, los que lo están, tienen un flujo sanguíneo más bajo. Podemos afirmar que los caballos tienen cinco corazones, el principal y uno en cada extremidad. El siste­ma funciona cuando la extremidad está terminando su fase arqueada de vuelo y empieza con su fase de carga. El menudillo, la primera y la segunda falange descienden, todos los tejidos blandos de la parte posterior del pie comprimidos entre una fuerza descendiente y una fuerza en contra del suelo. Cuando el caballo, al cargar el peso sobre la extremidad, aumenta la presión del fluido y cuando esta es máxima, los mismos cartílagos abren la salida, al estar la sangre a mucha presión y darle una vía por donde salir, de manera as­cendente va en dirección al corazón».
La respiración también sirve como termorregulador. Después del ejercicio el caballo resopla, se creía que era para llevar más oxígeno a la sangre, se han realizado estudios para medir los niveles de oxígeno en la sangre durante el ejercicio y estos se estabilizan o suben. Se deduce que cuando resopla después del ejercicio es para bajar su temperatura y no es para subir el nivel de oxígeno en la sangre.
¿Por qué el caballo es el único animal que llevando a una persona en su dorso se mueve a grandes velocidades? ¿Será por su sorprendente sistema respiratorio?
El caballo solo respira por la nariz, no puede respirar por la boca, tiene sus conductos nasales separados de la boca.
Ver el artículo de mi blog, EL CABALLO NO PUEDE RESPIRAR POR LA BOCA. SU SISTEMA RESPIRATORIO. https://dmurielholgado.blogspot.com/2019/09/el-caballo-no-puede-respirar-por-la.html

Un caballo a galope respira al ritmo de la zancada, a esto se le conoce como acoplamiento respiratorio-locomotor. La cantidad de aire que entra y sale de los pulmones aumenta en proporción a la velocidad que lleve el caballo. Cuando galopa el movimiento del aire es por el movimiento del diafragma. Si nos fijamos los caballos de carreras cuando van a gran velocidad lleva su cabeza muy horizontal, así entra más aire en sus pulmones.
El sistema respiratorio limita el rendimiento del caballo. Si el pulmón fuera más eficiente se beneficiaría el sistema cardiovascular al tener capacidad de transportar más oxígeno y los músculos lo usan.
Si el caballo respira un 21 % de oxígeno en una mezcla donde el nitrógeno normal en el aire ha sido reemplazado por el helio gaseoso que es menos denso, no se fatigan tan pronto, así mejora el rendimiento.
Hay caballos de competición que usan tiras nasales para que así puedan mover más aire dentro o al menos mover la misma cantidad de aire con menos esfuerzo, esto hace aumentar la cantidad de oxígeno en los músculos retrasando la fatiga. El corazón se examina fácilmente en reposo y motorizarse cuando hace ejercicio por eso los problemas del corazón se detectan con facilidad, el sistema respiratorio es más difícil de explorar pero debe recibir la misma atención.
Se sabe que los caballos de saltos aguantan la respiración sobre el salto y vuelve a exhalar cuando vuelve al suelo.
Estudios científicos demuestran que la cantidad de aire que entra sus pulmones es la misma cuando está en baja forma que cuando está en plena forma. 
Los vasos sanguíneos pulmonares están dentro de los pulmones, cuando el caballo va a galope la presión de estos vasos respecto a cuando está en reposo es hasta cinco veces mayor, por eso debido a la delgadez de las paredes de estos vasos sanguíneos algunos se rompen.
Es bueno saber que el pulmón al ser un filtro, cuando la sangre pasa por los pulmones estos filtran pequeños coágulos de sangre (trombos) o burbujas de gas (émbolos), evitando que estos lleguen al corazón o al cerebro, no es bueno que tenga una embolia pulmonar pero es mejor que esta no se de en los otros órganos antes indicados, porque el pulmón tiene una capacidad mayor de defensa ante estos.
                David Muriel Holgado.             

miércoles, 23 de octubre de 2019

EL AGUA Y UNA BUENA HIDRATACIÓN.


El agua es imprescindible para la vida y juega un papel importante en el transporte de células y nutrientes por todo el cuerpo, por eso el cuerpo del caballo contiene entre un 60 y un 70 % de agua. Otras funciones que tiene el agua son la de mantener el equilibrio de su fluido corporal, su función en la digestión y en su salud gastrointestinal, estimula la circulación sanguínea y transporta las sustancias nutritivas a las células. A través del sudor el caballo se mantiene fresco, el agua que pierde sudando hace de termorregulador.
¿Cómo beben? Sorben el agua filtrando el agua del abrevadero, así beben el agua de la superficie, la que está limpia. Las manadas salvajes van a abrevar normalmente siguiendo a la yegua que está criando, al tener esta más necesidad de agua al estar amamantando a su hijo, cuando llegan al sitio normalmente va el semental primero para asegurarse de que no hay ningún depredador acechando, beben en grupo vigilando todos los ángulos por seguridad. Los caballos salvajes al tener la oportunidad de beber en varios sitios y en cada sitio el agua tienen diferentes minerales así no tienen ninguna deficiencia de estos.
Tenemos en cuenta que si está en pastos verdes estos ya tienen una gran cantidad de agua, hasta el 80 %. El heno y el grano no tienen tanta y beberán más agua cuando comen estos alimentos. También la cantidad de agua que bebe está relacionada con la temperatura, la edad del caballo y el trabajo que realiza. Puede estar sin comer bastante tiempo pero en dos días sin beber puede ser peligroso para su vida. Un caballo de tamaño medio puede beber de 20 a 55 litros de agua al día, más o menos 5 litros por cada 100 kg de peso del caballo. Pasa unos cinco minutos al día bebiendo pero lo hace en muchas tomas al día.
Sobre la calidad del agua nos habla Albert Villasevil en la revista Horse Evolutión y sobre ello hago mi síntesis. Tenemos en cuenta que pueden existir microorganismos en el agua perjudiciales para el caballo, intentamos que estos no existan, comprobamos y analizamos el agua y usamos filtros y sistemas naturales de oxigenación como puede ser las ecobalsas. Ofrecerle agua limpia libre de parásitos, si usamos agua que hemos embalsado que antes ha corrido por suelos contaminados por herbicidas, pesticidas y fertilizantes habrá que filtrar ese agua antes de almacenarla. Tendremos en cuenta los minerales que contiene el agua para evitar los que están en exceso y aumentan los deficitarios, aguas que tienen mucho hierro puede que le falte cobre, zinc o magnesio, teniendo problemas hepáticos, de piel o de cascos. Según la física cuántica el agua puede tener frecuencias vibratorias altas y frecuencias vibratorias bajas, si son altas el agua es más saludable y las lentas más patógenas. Para que tenga frecuencia vibratoria alta usamos el sistema de ecobalsa en el que el agua está en movimiento con un sistema de oxigenación y filtración suficiente, a la vez que un rico ecosistema.
Que tenga siempre agua a su disposición, que este limpia, fresca y con buen sabor es fundamental. El caballo bebe menos cuando está a una temperatura inferior a 10º y por encima de 30º, prefieren el agua a una temperatura de 20º. Si no bebe lo suficiente baja su rendimiento, no come los alimentos necesarios y se puede deshidratar.
La actividad física que realice influirá en la cantidad de agua que bebe. A través del sudor, la orina y las heces el caballo pierde electrolitos que son minerales como el sodio, potasio, cloruro, calcio y magnesio; estos minerales deberán reponerse, al igual que el agua perdida.
Tenemos en cuenta que en los Raid hacen muchos kilómetros, en un día hasta 100 kilómetros, pudiendo llegar a velocidades de 20 km/hora. En los raid hay controles veterinarios para medir los niveles metabólicos, la deshidratación y la frecuencia cardiaca. Debería ser obligatorio que en las asistencias bajara el jinete y diera de beber al caballo al igual que refrescara su cuerpo.

La temperatura hace que beban más o menos agua. El caballo regula su temperatura sudando, con temperaturas calurosas y con humedad lo tiene más difícil y corre el riesgo de deshidratación y estrés por calor.
Cuando una yegua esta amamantando a su cría aumenta la cantidad de agua que necesita. Por eso en manadas salvajes se observa que es a la que siguen los demás por ser la que necesita beber más cantidad, no necesariamente es la líder de la manada en todas las ocasiones.
También cuando tiene un problema de salud necesita reponer el agua perdida, en el caso de diarreas y enfermedades renales.
Si observamos que el caballo bebe poco, podemos valorar si es necesario llamar al veterinario. Para comprobar el grado de hidratación del caballo revisamos las encías que deben estar húmedas o se hace la prueba del pliegue de la piel pellizcando la piel de su cuello con los dedos estirando la piel, soltamos y vemos lo que tarda la piel en volver a su sitio, si tarda más de tres segundos el caballo necesita agua.

Los signos de deshidratación son la marcha inestable, contracciones musculares no coordinadas, temblores, debilidad muscular. Si ha perdido mucha agua y electrolitos, el caballo no tiene sed, por eso es importante que tenga los electrolitos necesarios para que no se fatigue y tenga más resistencia. En verano añadimos los electrolitos imprescindibles en la comida o en el agua antes y después del ejercicio.
Leer el artículo de mi blog “LOS ELECTROLITOS Y LA NECESIDAD DE SAL EN EL CABALLO”: 
https://dmurielholgado.blogspot.com/2019/07/los-electrolitos-y-la-necesidad-de-sal.html

Que no tome el agua suficiente para reemplazar las pérdidas es un problema. Si estas pérdidas no se compensan con la ingesta de agua y electrolitos puede darse casos de alteración circulatoria, si pierde muchos electrolitos puede haber una alcalosis metabólica pudiendo provocar alteración del ritmo cardiaco, cuadros neurológicos, darse la rabdomiolisis o una insuficiencia renal debido al cansancio muscular por mal rendimiento de las fibras musculares. La deshidratación y la pérdida de electrolitos durante el ejercicio también favorece la aparición de cólicos debido a una disminución de la motilidad intestinal.


Cuando hay una hidratación insuficiente se reduce el flujo de sangre que llega a los músculos, los músculos hacen uso de sus propias reservas de energía, se reducirán los niveles de eliminación de calor y otras sustancias tóxicas dentro del músculo y no estaría bien.
El caballo que vive en box puede desarrollar una estereotipia o vicio de cuadra llamado dipsomanía que consiste en beber agua en exceso.
Carolyn Resnick se fijo en los rituales que realizan los caballos cuando van a beber al abrevadero, a estos rituales les llamo “Rituales del abrevadero”, en los que observó el orden que siguen cuando iban a beber para mantener el orden y la armonía en la manada. Si entendemos estos rituales podemos entablar relaciones personales profundas con los caballos.


David Muriel Holgado. 

miércoles, 2 de octubre de 2019

EL CABALLO ANTE LA MUERTE.


Se sabe muy poco de la muerte de los caballos y de cómo la perciben. Caballos que mueren siendo mayores muchas veces es por un fallo cardiaco. En ocasiones mueren muy intranquilos y coceando. Se han encontrado restos de caballos en zonas pantanosas, el caballo percibe cuando está cerca la muerte y se retira de la manada acercándose a estas zonas. Al ser seres emotivos e inteligentes que sienten y son conscientes de lo que pasa en su entorno. Se entristecen por la ausencia de un amigo.
La manada reacciona cuando uno de los suyos muere, lo tocan, lo muerden, le dan con sus patas, para que se mueva. El duelo puede existir en los caballos con una determinada duración. Si tienen amigos hay vínculos profundos con ellos y al no moverse y al desaparecer se rompen estos vínculos, viene la tristeza y la pena por haberse ido su amigo. No se sabe si tienen consciencia de la muerte de la misma manera que nosotros, posiblemente sea distinta.
Un cazador dispara a un ciervo que se encuentra con la manada, lo mata, los demás se asustan por el ruido del disparo, pero cuando ven que no hay peligro continúan comiendo.
¿Los animales comprenden la muerte? Una leyenda africana dice que los elefantes regresan a sus cementerios para recordar a compañeros, tocan y huelen los huesos, cosa que no hacen con los huesos de otros animales. Se puede ver que arrastren a un joven elefante muerto entre todos los de la manada y así llevarlo en cortejo fúnebre hasta donde desean que descanse.  
Una historia de Anselmo García Magdalena, La lealtad de la manada de “asturcones”, una yegua se despeño y murió en el acto, toda la manada la llamo hasta que se dieron cuenta de que no volvería.
Una cebra que está con su cría es atacada por un guepardo, consigue alcanzar al potrillo y darle muerte, la cebra ataca al guepardo y no deja que se acerque a su hijo, está con la cría varios días hasta que se da cuenta de que no volverá a levantarse, el guepardo ha estado esperando tiempo para poder comer la presa, pero como hace mucho calor el cadáver se pudre y el depredador se va del lugar, sin probar bocado.
La yegua cuando pare al potrillo, lo huele, lo lame y le quita la bolsa que envuelve al potrillo recién nacido, se crea un vínculo entre ambos, la yegua no olvidará el olor del potrillo nunca, si se va y vuelve dentro de un tiempo lo reconocerá, y si por alguna circunstancia muere la cría, la madre quedará con el cadáver durante varios días. Pero si el potro ha muerto al nacer, no lo echara de menos porque no lo ha oído y no lo ha olido vivo, aún no se ha creado el vínculo.

Observando las manadas de caballos salvajes podemos apreciar que la dinámica del grupo cambia cada vez que existe un cambio en sus miembros, sea porque algún caballo abandona la banda o muere alguno, o bien, porque se une al grupo algún caballo que viene de otra banda.
En ocasiones caballos que pasan mucho tiempo nerviosos, con la muerte del que tanto estrés le causaba, su comportamiento se vuelve mucho más tranquilo. La causa de su nerviosismo y ansiedad era  provocada por la convivencia con ese miembro. Los caballos sueltos que viven sin la intervención del hombre a veces pueden elegir con quien estar, de ahí viene la cohesión del grupo, pero también ocurre que el semental de la banda agrupa yeguas que no se llevan bien entre ellas y aparecen siempre separadas una de la otra; o que el semental consiga alguna yegua, pero esta no se ve atraída por ese semental y cuando necesita se va de la banda para aparearse con el semental de otro grupo aunque vuelva después a la banda.
Podemos afirmar que la muerte o el abandono del grupo de un caballo puede producir un cambio de comportamiento en algún miembro de la banda o un cambio en la dinámica y personalidad de la banda. 
Por lo tanto cuando formamos un grupo de caballos domésticos que conviven juntos, para una cohesión y buen entendimiento de todos los miembros del grupo, tenemos en cuenta sus personalidades para juntarlos convenientemente para que no haya conflictos.
            El hombre siente la muerte de un caballo y las emociones que aparecen son la tristeza, la soledad, el enfado, etc. La relación con los caballos será mejor si somos empáticos, el ponernos en su piel nos hace ser compasivos y amarlos. Es bueno lidiar con estas emociones.
¿Un caballo puede sentir la pérdida por muerte de un amigo? Puede sentir una sensación de pérdida de un amigo y tener ansiedad, tristeza, etc. ya sea porque el amigo abandona el lugar o porque muera. En esas ocasiones nos ponemos en el lugar del caballo y hacemos todo lo necesario para que se sienta bien.
Cuando un caballo ha muerto, los otros miembros se dan cuenta de que algo ha pasado, podemos dejar que vea a su amigo muerto, que se acerquen al cuerpo, que lo huelan y que hagan lo que quieran. Puede que resoplen y que se muestren atemorizados por la presencia de su amigo muerto.
Historias sobre caballos salvajes en Oregón, frontera con California. «Una yegua con su potro pequeño al que sigue amamantando, estaba muy delgada, la yegua se acerco a las personas que estaban observándolos, estas apreciaron que necesitaba desparasitarse, prepararon una mezcla con Ivermectin junto con avena, la yegua comió la mezcla y mejoró engordando. Esta yegua es una yegua importante en su banda, otro día y en agradecimiento la yegua se acerco a las personas llevando a toda la familia incluido el semental para presentárselos. Se creó un vínculo especial entre caballos y humanos. Los humanos siguieron visitando y observando a los caballos salvajes, interactuando con ellos con una conexión comunicativa de empatía, se podría decir que establecieron un diálogo coherente con los caballos salvajes.
            Después de un tiempo los humanos volvieron al territorio donde estaban los caballos, cerca de un manantial una yegua se acerco a ellos y reconoció el olor de una de las personas. Los caballos actuaban como si algo importante estuviera pasando. Había un caballo tumbado en el suelo al lado de un enebro, era una yegua conocida por las personas, la yegua les miró, estos observaron que tenía en muy mal estado una pata que se había cortado con alambre de espino y estaba muriéndose. Cerca de la yegua herida había muchos caballos, el semental se acerco a la yegua, esta, levanto la cabeza y el semental acerco su hocico oliéndola, después todos los miembros de la banda hicieron lo mismo. Los humanos estaban presenciando un ritual sagrado en el que los caballos se despedían de la yegua herida, vieron conveniente retirarse para no interponerse en la despedida.   
            Pasadas unas horas volvieron al lugar y comprobaron que la yegua herida de muerte, había podido moverse a un lugar donde le podía dar el sol, para morir ahí. Junto a ella de vigilia estaba un semental joven, realizaba un relincho que más parecía a un llanto inquietante, penetrante que parecía un lamento muy triste. Resulta que este semental soltero fue compañero de juegos de la yegua desde que eran potrillos, ahí permaneció guardándola».
            Fuentes consultadas:
https://www.horseandhound.co.uk/horse-care/horse-care-tips/do-horses-grieve-feel-loss-644513

            David Muriel Holgado. 

sábado, 21 de septiembre de 2019

“CONOCER Y SENTIR AL CABALLO”. MI PRIMER LIBRO.




Después de mucho tiempo escribiendo en mi blog “Relatos Ecuestres” he visto la necesidad de escribir este libro que os presento. Puedo decir que es la recopilación de muchos conocimientos que he ido adquiriendo.
Lo he escrito para ayudar a los caballos y a las personas que tratan con ellos, ¿en qué y cómo puedo ayudarles?, puedo ayudarles a que tengan una vida mejor con nosotros, el cómo es a través de este libro. Ellos, nuestros amigos de espíritu libre solo tienen que acompañarnos, nosotros somos los que tenemos que adaptarnos a su forma de ser, en el libro entre sus págimas podemos aprender y descubrir la formula que es muy sencilla pero tenemos que aplicarla pensando en su lógica caballuna. Así tendremos una buena relación con ellos. A partir de aquí podemos montar en ellos con respeto o quedarnos pie a tierra observándolos o interactuando con ellos.
No sé cómo explicar de qué va el libro, creo que va de la relación que debemos tener con nuestros caballos, que no es fácil, por eso tenemos que conocerlos profundamente, en el libro explico cómo es el caballo, cómo se comunican entre ellos, descubriendo en qué consiste su lenguaje corporal, cómo es su vida y qué es lo que necesita. Saber cómo aprende el caballo y los métodos que podemos utilizar para hacernos entender.
Dejaremos de susurrar al caballo para comenzar a escucharle, así sabemos lo qué necesita y cómo podemos ayudarle. Vamos a los caballos limpios de corazón y libres de prejuicios, siendo delicados, compasivos y sutiles.
Feliz lectura.

Si estás en España compra el libro entrando en:  https://www.letrame.com/producto/conocer-y-sentir-al-caballo/   O pinchando en la portada del libro que aparece en este blog, arriba a la derecha.
Desde América pídelo por AMAZON. 



martes, 17 de septiembre de 2019

EL SUEÑO EN LOS CABALLOS.


El sueño en el caballo es una necesidad fisiológica fundamental y no debe ser privado de ella, un sueño de calidad afecta favorablemente al caballo y es fundamental para su salud. Los caballos que duermen bien son más sociables, ganan peso y son menos agresivos que los que sufren algún trastorno del sueño. Disponen de un reloj interno que le permiten regular los ciclos del sueño. El llamado ciclo de luz ayuda a regular los períodos de descanso.

El caballo es un animal presa y aunque pasa tiempo adormilado siempre está alerta. Es difícil saber las horas que duerme. Los jóvenes duermen más que los adultos, el potro hasta los seis meses pasa descansando la mitad del día media hora cada hora y a partir de los seis meses un cuarto de hora cada hora. De adulto duerme al día un total de tres horas y media repartidas en varios momentos.

Los carnívoros pasan mucho tiempo dormidos, los herbívoros como el caballo duermen pocas horas al día, están vigilando, siempre alerta para poder sobrevivir.
Duermen de pie para poder huir de los depredadores, solo duermen tumbados cuando están acostumbrados a un lugar y están seguros, el sueño profundo solo lo pueden hacer si están tumbados. Vemos descansar a los caballos estando de pie poniendo una de sus extremidades traseras relajada mientras la otra aguanta todo el peso, va alternando cada cierto tiempo, a esto se le llama aparato recíproco de sostén que se da debido a una combinación de tendones y ligamentos que permiten mantener esta posición sin la intervención de los músculos.

Sobre las fases del sueño podemos decir que la primera fase es la que podemos denominar como “sueño ligero” en el que está sobre 45 minutos al día. La fase de sueño llamado “ondas lentas o sueño profundo” en el que pasa unos 135 minutos al día. Y por último el sueño llamado “REM” que es un sueño muy profundo en el que están alrededor de 30 minutos al día y en el que el caballo tiene que estar tumbado totalmente estirado, tenemos presente esto porque no pocas veces tenemos al caballo en lugares en los que no se puede tumbar como en los desplazamientos de grandes distancias y cuando permanecen en cuadras muy pequeñas en las que se ven privados de la necesaria movilidad, en la fase REM requiere 15 minutos del conocido como sueño paradójico yacente, esta fase es necesaria para la vida y si por algún motivo es privado de ella durante algún tiempo puede tener importantes alteraciones pudiendo llegar a morir.


Se han realizado estudios electrofisiológicos sobre la actividad del cerebro y han evidenciado que los caballos presentan una de las fases del sueño es idéntica a la que en el hombre se corresponde con la experiencia onírica; esta fase es la que se denomina sueño REM o sueño paradojico (Rapid Eye Movements, que significa «movimientos oculares rápidos»). Ruckebusch estudio el sueño paradójico de los caballos y comprobó que le servía para ordenar sus experiencias de vida.

Podemos decir que los caballos sueñen pacíficamente, ahora bien, no se sabe sobre lo que sueñan, es un misterio, según parece, caballos que estuvieron en la II Guerra Mundial coceaban y relinchaban cuando dormían. Es posible que sueñen sobre lo que perciben en su realidad diaria, de sus experiencias y vivencias. La función biológica del sueño todavía no se conoce, pero se ha especulado con la posibilidad de que sea un sistema para ahorrar energía, depurar las sustancias químicas del cerebro o fijar el aprendizaje y los recuerdos que se han adquirido durante el día.

Puede tener trastornos en el sueño debido a un dolor o alguna molestia física como problemas articulares, enfermedades musculo-esqueléticas, úlceras gástricas, etc. No duermen bien por cambio en su entorno, al introducir nuevos caballos en la manada, por problemas de convivencia entre caballos y algunos problemas relacionados con la climatología. Puede que no duerman por la monotonía de estar en la misma posición mucho tiempo, por tener poco espacio para tumbarse en la cuadra, etc.  Algunos caballos por su instinto de supervivencia no duermen bien de noche.

El grupo de Neurofisiología del Sueño de la Universidad de las Islas Baleares dice que «dormir no es parar y quedarse al relantí», que «el sueño sigue siendo misterioso y complejo». Aseguran que hay diferencias entre el sueño humano y el de un animal. El humano tiene necesidad de caer en fase REM donde la relajación muscular es absoluta, normalmente entra en esta fase cuatro veces en una noche.
Marlen Coll alumna de Biología, para su trabajo de fin de grado planteó hacer un estudio a su caballo acerca de recuperar el sueño atrasado. Cambiaron al caballo de cuadra y a través de un sensor de actividad en una de sus patas, vieron que el caballo duerme peor en la cuadra que no conoce. Por el sensor saben si el caballo se mueve, si se despierta, si duerme de pie o tumbado. El humano puede y necesita recuperar el sueño perdido, tiene un rebote de sueño muy fuerte. El caballo por ser animal presa de los depredadores duerme poco y puede pasar un tiempo sin dormir sin tener la necesidad de recuperar el sueño perdido.

Fuentes consultadas:

       David Muriel Holgado.


martes, 10 de septiembre de 2019

CHARLA FORMATIVA DE ETOLOGÍA Y APRENDIZAJE EQUINO, EL 28 SEPTIEMBRE 2019 EN BENIMELI (ALICANTE)


CHARLA FORMATIVA DE ETOLOGÍA Y APRENDIZAJE EQUINO.
Domingo 28 de septiembre de 2019. Horario: de 10 a 13 horas.
LUGAR: Biblioteca Municipal de Benimeli (Alicante), Plaza Mayor, 6.
Impartida por David Muriel Holgado. Autor del libro “Conocer y sentir al caballo”.
ORGANIZA:  Centro Ecuestre Rancho el Temple. (Benimeli).
Precio con libro: 40 €
Precio sin libro: 25 €



INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES: TELÉFONO: 660 98 04 60. EMAIL: ranchoeltemple@gmail.com


El libro “Conocer y sentir al caballo” está dirigido a los amantes de los caballos y a los que se sienten atraídos por ellos. Trata temas muy diversos sobre el caballo, cómo funcionan mentalmente, cómo viven, cómo se relacionan entre ellos, cuáles son sus emociones y cómo aprenden. Un caballo tienen que decirnos mucho para que nuestra relación con él mejore. Le observamos, escuchamos y nos comunicamos a través del lenguaje corporal como hacen ellos para saber lo que realmente necesitan. 
Conocer al caballo sintiéndolo tal y cómo es, no cómo nosotros queremos que sea. Todo jinete debe conocer cómo es realmente el caballo y considerarlo como a un compañero, saber cómo tenemos que comunicarnos con él, mirando por su bienestar físico, mental y emocional. 
Cómo aprende el caballo y qué es lo que le motiva. ¿Qué podemos aprender de la etología para enseñar al caballo? Conocerlo y tratarlo como a un amigo sabiendo que es lo que le agrada y que es lo que le incomoda. 
Muchos monitores de equitación enseñan solamente técnicas para montar, deben formar a los alumnos sobre el conocimiento del caballo para que montemos a un caballo emocional y mentalmente equilibrado, enseñar el manejo y a reconocer cuando un caballo tiene dolor y está sufriendo. 


-Etología equina, como estudio del comportamiento animal. Cómo, cuándo y por qué actúa así el caballo. ¿Por qué se comporta así? 
-Comportamiento social como animal presa. Su comportamiento en manada. 
-Aprendizaje, teoría y métodos de adiestramiento. 
-El caballo como animal cognitivo.
-Exploración espontanea.
-Conductismo. Refuerzos y castigos. Estimulo respuesta.
-Habituación, insensibilización, sensibilización. 
-La doma como un baile.
-El caballo no generaliza.
-Efecto sitio y los dos lados del caballo.
-Tensión. 
-Presión. 
-Indefensión aprendida. 
-Acercarse a un caballo.
-Introducirlo en un grupo.
Métodos. 
-La Doma Natural y Lucy Rees. 
-El clicker como refuerzo positivo. 
-Horse Agility una forma de crear confianza pie a tierra.
-Adiestramiento en libertad usando el lenguaje corporal. 
-Etología sensitiva. Doma alternativa. Equitación centrada. 

viernes, 6 de septiembre de 2019

EL CABALLO NO PUEDE RESPIRAR POR LA BOCA. SISTEMA RESPIRATORIO.


El sistema respiratorio del caballo está compuesto por sus ollares o fosas nasales, que tienen el llamado cartílago alar que hace que permanezcan abiertos sus ollares cuando inhala. Los pelos internos de la fosa nasal hacen de filtro para impedir que polvo y otras partículas entren. Después encontramos la faringe que se encuentra unida al pasaje nasal a través de la laringe. La laringe permite que el caballo vocalice y evita que aspire alimentos, a la vez que regula el aire que inhala. La tráquea permite que el aire llegue a los pulmones teniendo una longitud alrededor de 75 cm. La tráquea se divide en dos bronquios ramificándose en bronquiolos y estos en alveolos, los bronquiolos y los alveolos están dentro de los pulmones. También en la cavidad nasal está el conducto nasolagrimal con la función de drenar las lágrimas, este conducto va desde un lateral del ojo a la nariz.
            El caballo en reposo realiza de 8 a 12 inhalaciones por minuto. Con el calor, la humedad y el ejercicio aumentan las inhalaciones.

Vemos lo importante que es el sistema respiratorio. Cuanto más trabaja el caballo más oxígeno necesita y más aire debe entrar en los pulmones. El metabolismo aeróbico usa el oxígeno para obtener energía de la glucosa en las estructuras internas de las células musculares conocidas como mitocondrias. El metabolismo anaeróbico también descompone la glucosa para generar energía, este sistema es más rápido que el sistema aeróbico.
El sistema respiratorio hace que el oxigeno entra en los pulmones, llevando ese oxigeno a la sangre; la hemoglobina es la molécula que está dentro de los glóbulos rojos y hace que la sangre sea roja, después el corazón bombea la sangre con oxígeno por todo el cuerpo.

Los caballos de carreras, más los que recorren distancias medias y largas, los de raid tienen corazones grandes que les permite absorber mucho oxígeno. Los caballos respiran normalmente al ritmo de cada tranco. A más velocidad necesita más aire en los pulmones. En el galope el movimiento del aire viene del movimiento del diafragma.
Durante el salto el caballo no respira hasta que no aterriza que es cuando exhala.

No apretar mucho la cincha del caballo no tanto por presionar sus pulmones, sino porque aminora la efectividad de los músculos del pecho, el hombro y las manos del caballo.

Otras de las funciones del sistema respiratorio es eliminar el dióxido de carbono que es un desecho, cuando se acumula mucho dióxido de carbono puede producir fatiga durante el ejercicio, por eso es importante que lo expulse rápidamente.


 El pulmón es un filtro, la sangre pasa por los pulmones cuando regresa a las venas. También tiene la función de control de la temperatura corporal o termorregulación. Para perder calor el caballo abrirá pequeños vasos sanguíneos en la piel para perder calor, sudan un poco. Cuando los caballos soplan por sus ollares después de un ejercicio intenso, es porque están muy calientes no es para regular el nivel de oxigeno en sangre.
            Debido a que el paladar blando es muy largo y por la epiglotis, cuando deglute el paladar blando se eleva porque la epiglotis se pliega sobre la laringe para permitir que los alimentos pasen de la boca a la garganta, hasta el esófago. Se bloquea el acceso a las vías respiratorias, dicho de otra manera, la faringe se bloquea exceptuando cuando traga para evitar que el caballo pueda inhalar alimentos y estos entren en los pulmones, por eso el caballo no puede respirar por la boca ni jadear para la termorregulación. Algunos caballos, los menos,  pueden respirar por la boca, son los que tienen un desplazamiento dorsal del paladar blando estando en una posición más elevada, cuando este caballo demanda más aire por el ejercicio puede entrar por su boca abierta.

Puede que bostezar sea un método para aumentar la cantidad de oxígeno en la sangre, pero si el caballo no puede respirar por la boca. Aún así, aunque sea muy poco el aire que entre cuando bosteza aumenta la cantidad de oxigeno en la sangre, aunque suele bostezar por otros motivos, como cuando tiene sueño o se despereza.

            Cómo huelen los caballos. En la mucosa de la cavidad nasal superior se encuentran los receptores olfativos. Al ser muy larga la cavidad nasal posee muchos receptores por eso tienen mejor olfato que nosotros. En el paladar duro tiene el órgano vomeronasal también llamado órgano de Jacobson, cuando el caballo realiza el conocido Flehmen capta feromonas, la respuesta flehmen es un gesto que hace el caballo para poner en marcha este órgano vomeronasal y consiste en subir su labio superior estirando su cabeza, así fuerza el aire y recoge olores hormonales como las feromonas de la yegua en celo.
            David Muriel Holgado.


viernes, 30 de agosto de 2019

EL SUDOR EN LOS CABALLOS.


Los caballos sudan para regular su temperatura y así se refrigeran. Con el ejercicio y el aumento de la temperatura los caballos sudan más. El calor que generan los músculos es debido al metabolismo energético. La acumulación de calor lo eliminan a través de la respiración y por la piel, si esto no es suficiente se ponen en funcionamiento las glándulas sudoríparas bombeando sudor, este sudor contiene agua y electrolitos que son minerales disueltos, se aprecia la perdida de estos electrolitos si el sudor es espuma blanca visible en su cuello donde van las riendas y entre los muslos. Los electrolitos contienen los siguientes minerales, sodio, cloruro, potasio, magnesio y calcio. El sodio y el cloruro, dos de los electrolitos más importantes son fáciles de suministrar porque aparece en la sal común yodada.
Cuando trabaja es bueno que sude, es una indicación de que está sano, si no lo hace puede tener deficiencia de electrolitos. Los electrolitos y el agua perdida por la sudoración deben reemplazarse después del ejercicio para evitar el agotamiento y la deshidratación.
También suda cuando tiene dolor o está enfermo; cuando se estresa y está bajo presión.
Otros animales como las vacas, ovejas y los perros regulan su temperatura y se refrigeran a través del jadeo o de las almohadillas de sus pies.
            Los caballos beben entre 30 y 60 litros de agua al día, dependiendo de la temperatura, del trabajo y en las yeguas si están criando o no. Un caballo haciendo ejercicio pierde sudando de 7 a 15 litros por hora, en mayor o menor medida si hace mucho calor, dependiendo del ejercicio que esté realizando y de su condición física, un caballo en plena forma sudara menos.
Teniendo en cuenta la humedad del ambiente, cuando es del 75% y con una temperatura alta el sudor debido a esa humedad tan alta no puede evaporarse. Al no poderse enfriar sudará más perdiendo electrolitos y esto puede llevarle a la deshidratación.
Hay que reponer los electrolitos perdidos para lograr un buen nivel de éstos. Del equilibro de los electrolitos dependen los músculos, el cerebro, el sistema nervioso y el gastrointestinal. El caballo que no suda nos puede estar indicando que está bajo de electrolitos y de sal. Si disminuye su concentración de sal en la sangre el cerebro no recibe la orden de que tiene sed y por eso no bebe. Descartar los electrolitos que ofrecen las casas comerciales que contengan azúcar.
Leer el artículo que aparece en mi blog sobre los electrolitos: https://dmurielholgado.blogspot.com/2019/07/los-electrolitos-y-la-necesidad-de-sal.html
            Hay que enfriar al caballo después del ejercicio y tenemos que hacerlo paulatinamente. Si ha estado trabajando lo tenemos al paso alrededor de diez minutos para que se vaya enfriando, si hemos salido de ruta por el campo al llevarlo a casa regresamos al paso. Después del trabajo quitaremos el sudor y enfriamos al caballo dándole una ducha, así limpiamos su sudor para que no se dañe su piel, la ducha alivia el dolor de sus músculos. Después de realizar una ruta normalmente froto el dorso de mi caballo con paja, así consigo dos cosas, masajearle y quitarle el sudor.
       Para que no se deshidrate tendrá a su disposición agua fresca cuando esté descansando, cuando vamos paseando le ofrecemos agua, si trabajamos con él al menos una vez cada hora le ofrecemos agua.
Si el caballo suda mucho haga o no ejercicio, puede ser síntoma de una enfermedad que requerirá tratamiento veterinario.
También nos podemos encontrar con la incapacidad de sudar que tienen muchos caballos, a esto se le llama Anhidrosis y presentara bajo rendimiento y problemas respiratorios. El sudar es una necesidad en el caballo para regular la temperatura, si no puede sudar le puede llevar a un estrés por calor.

Qué nos dicen las manchas de sudor en el sudadero. Leer el artículo de Equisens: https://www.equisens.es/fisio-del-caballo/el-significado-del-sudor-debajo-de-la-montura/

Las manchas de sudor en el sudadero nos indica si la montura presiona más en unas zonas que en otras. Observar las manchas de sudor en el sudadero, si las manchas de sudor no son uniformes puede ser debido a las presiones de la silla o una mala postura del jinete. Tenemos en cuenta la asimetría del caballo, es posible que su lado derecho no sea igual que su lado izquierdo.
El centro del sudadero debe estar sin sudor lo que nos indica que la montura no toca el dorso.
Podemos usar sudaderos gruesos o salva cruz en el caso de que la montura sea muy ancha, si la silla es estrecha o no se debería usar o pondríamos un sudadero muy fino. Además de las marcas de sudor vemos si la montura está bien ajustada, comprobamos que cuando montamos la montura se mantiene equilibrada.
No pocas veces se aprecian en el caballo sudoraciones irregulares y en determinadas partes del cuerpo, en el cuello, hombros, cruz y también en la cabeza. El llamado síndrome de Horner es que la sudoración se da en el lado de la cara afectado por esta afección, se da por un daño nervioso o una inflamación en el cuello o la cabeza. También hay sudoraciones irregulares en otras partes del cuerpo que el veterinario valorara y realizara las pruebas convenientes para determinar el origen del daño o lesión que tenga el caballo para tratar de solucionarlo.
Fuentes consultadas: https://equestrianco.com/blogs/latest/do-horses-sweat https://www.proequinegrooms.com/tips/grooming/horse-sweat

Ver vídeo de Mario Soriano: https://www.facebook.com/drmariosoriano/videos/1176342109215555/

            David Muriel Holgado. 




jueves, 8 de agosto de 2019

INTERPRETACIONES DEL BOSTEZO EN LOS CABALLOS.



Foto de Paula Barco. Potro bostezando en Santuario Winston de ayuda a caballos maltratado y/o abandonados.
http://santuariowinston.org/

Bostezar no es un acto exclusivo de los humanos. Etólogos que estudian la conducta de los animales han comprobado que existen cientos de especies animales que bostezan igual que nosotros, considerando que es una  conducta involuntaria, vemos que entre especies no somos tan diferentes. El bostezo está presente en más de un centenar de especies y sigue siendo tema de estudio y debate. Se desconoce la función del bostezo.
Se ha comprobado que ya bostezamos en el vientre de nuestra madre desde el quinto mes de embarazo.
El bostezo es un indicador de cambios de estado, bostezamos cuando pasamos de estar dormidos a estar despiertos.

¿Por qué y para qué bostezamos?
Hay varias evidencias científicas que nos indica por qué bostezamos.
Por ansiedad. Investigaron a los lémures y averiguaron que abren la boca cuando se ven en peligro, este gesto hace subir los niveles de cortisol, hormonas que se liberan cuando hay mucho estrés haciendo que el animal esté alerta para poder escapar de los depredadores.
Se Bosteza para regular la temperatura del cerebro, hay una hipótesis que dice que el bostezo hace que la temperatura del cerebro baje y funcione correctamente.
Otros estudios dicen que a veces bostezamos cuando el cerebro detecta bajos niveles de oxigeno en la sangre. Al bostezar inhalamos más aire, restableciendo los niveles normales de oxigenación.
Según algunos investigadores el bostezo tiene que ver con el sexo. Comprobaron que el macho de macaco bosteza antes y después de aparearse, también se da en otras especies.
El bostezo se contagia, un estudio dice que el bostezo se contagia más entre familiares y amigos. Lo relacionan con las neuronas espejo que son las que se activan cuando un animal hace lo mismo que el que tiene a su lado. 

El Bostezo en el caballo.
Lo dicho anteriormente nos sirve también cuando hablamos de caballos. En este asunto muchas afirmaciones son simplemente hipótesis y en muchos casos son opiniones sin base científica.
Podemos pensar que bostezan cuando hay una transición de un estado mental a otro, independientemente de que sea un estado negativo o positivo. Una forma de gestionar las emociones y liberar tensiones soltando la mandíbula. Puede que el caballo  bostece por frustración al no poder hacer lo que quiere para liberar la tensión que ha acumulado durante el conflicto. Bosteza para relajar su mandíbula cuando le quitamos el bocado, cuando está tranquilo en la cuadra, cuando se tumba al sol e inicia un sueñecito, cuando esta plácidamente en el prado con algún amigo, cuando acaba de recibir un masaje, etc.

Tengo una duda razonable que no he resuelto y es la siguiente: Los caballos tienen la imposibilidad de respirar por la boca al tener el paladar blando muy largo.  Al bostezar se inhala aire, cuando bosteza ¿el caballo inspira aire?

Bosteza en situaciones diferentes. La situación más común está asociada con el estado de somnolencia, antes de un sueñecito de pie o recostado, frecuentemente cuando se despiertan y se estiran. Puede bostezar cuando se calma después de un susto que le hace despertar. Si bosteza mucho puede deberse a medicamentos que esté tomando, en las personas cuando toman determinados medicamentos antidepresivos les ocasionan muchos bostezos. Bostezar compulsivamente puede indicar que un caballo ha desarrollado encefalopatía o esté pasando un fuerte episodio de estrés o ansiedad. La mayoría de los bostezos no son provocados por el estrés o el dolor, la mayoría indican somnolencia o un cambio de estado de excitación, cuando está estresado mantiene su boca cerrada. En algunos casos pudiera estar relacionado con alguna molestia en el estomago, si así fuera, observaríamos otros signos de molestia, dolor y comportamientos parecidos a cuando tiene un cólico. También  el bostezo puede estar relacionado con alguna patología del hueso hioides.  
En ocasiones confundimos los bostezos con movimientos de mandíbula si abre la boca, por eso es importante observar otros gestos y expresiones para saber apreciar si es un bostezo o detrás hay dolor y molestia, al igual que cuando abre la boca como amenaza.

¿Los animales más inteligentes son los que bostezan durante más tiempo?
Existe una relación entre la duración del bostezo y la inteligencia de distintas especies.
Un curioso estudio relaciona la duración del bostezo con el tamaño del cerebro y la cantidad de neuronas en diversas especies, incluidos los humanos que tenemos unos 12.000 millones de neuronas corticales, nuestros bostezo dura según este estudio una media de 6 segundos. El bostezo de un ratón tiene una media de 1,5 segundos de duración, según este curioso estudio.
Investigadores Psicólogos de la Universidad Estatal de Nueva York en Oneonta. Observaron a 177 animales de 24 especies diferentes concluyendo que existe relación entre las características de los bostezos y el tamaño del cerebro. Los bostezos más variados y más largos los realizaron los que tienen el cerebro de mayor peso y un mayor número de neuronas en el córtex cerebral.  Afirma el mismo equipo que los bostezos pueden ayudar a activar la corteza cerebral y mejorar la circulación de la sangre del cerebro con lo que ayuda a su refrigeración. Estudio cientifico de referencia: “Yawn duration predicts brain weight and cortical neuron number in mammals. Andrew C. Gallup, Allyson M. Church, Anthony J. Pelegrino. Biology Letters. 4 October 2016. DOI: 10.1098/rsbl.2016.0545”.
David Muriel Holgado.