Follow by Email

lunes, 17 de octubre de 2016

QUÉ NOS DICEN LOS CABALLOS CON SUS OREJAS.




LAS MULAS hablan con las orejas.
Ciro Bayo, en 1910, escribió un libro titulado “El peregrino entretenido”, en el que narra como las mulas hablan con las orejas:
Y el gitano diome este cursillo acerca del lenguaje mímico de las orejas de las mulas, y que yo traslado aderezando conceptos y estilo:
“Cuando la mula lleva las dos orejas tiesas y hacia adelante, significa fuerza, satisfacción, músculos de acero, estómago satisfecho.
A medida que las orejas bajan, los músculos se aflojan y disminuye la fuerza, como disminuye la columna de mercurio de un termómetro cuando se acerca al frío.
Si pone las orejas ligeramente divergentes, es principio de cansancio; si flojas del todo, marcando el compás a cada paso, cansancio total.
Una oreja tiesa y otra caída, significan mal humor; las dos orejas tiesas, pero una hacia adelante y otra hacia atrás, mal carácter, mula traidora”.



LOS EQUINOS…
Perciben sonidos de alta frecuencia de hasta 4400 mt s. Su rango de sonido es de 55 Hz-25 Khz; el rango de sonido humano es de 20 Hz- 20 Khz. mucho más bajos que nosotros, puede mover sus orejas independientemente 180º, para ello utiliza 16 músculos. Escuchan ruidos, detectan sonidos más agudos, más profundos y menos fuertes que nosotros. Sus orejas tienen forma de embudo para recoger bien todos los sonidos, están protegidas con pelo para que no entren semillas, moscas o lluvia. No cortar los pelos de las orejas a los caballos, tienen su función.
Los sonidos de crujidos, como el plástico y días de mucho viento les ponen muy nerviosos. Como cuando el tigre se mueve entre la hierba seca.



Las orejas son unos indicadores exactos de donde prestan atención. A través de las orejas nos indican su estado emocional. En doma un caballo atento está pendiente de su jinete por eso a veces gira sus orejas hacia él, si está muy concentrado pondrá las orejas muy tiesas hacia adelante.
Las orejas hacia adelante significan interés. Los caballos saludan con sus orejas hacia adelante. Si escondemos un regalo en nuestras manos el caballo olisqueara y pondrá sus orejas hacia adelante.
Pone las orejas hacia atrás por agresividad o para protegerlas. Si las gira un poco hacia atrás indican sumisión. Las orejas giradas hacia atrás pueden indicarnos solamente atención en esa dirección, enfado o que quiere escuchar lo que tiene detrás porque ha detectado algo delante y quiere asegurarse por si tiene que volverse. Aplastando sus orejas y girándolas hacia atrás es que tiene un problema o mucho miedo, un caballo enfadado aplasta sus orejas, teniéndolas en esa posición no puede oír nada, cuando luchan entre ellos así las protegen de posibles mordiscos del adversario. Giradas a los lados nos indican que está atento de lo que pasa en esa dirección, a los lados caídas es que está adormecido, relajado o que quiere desconectar.
En las carreras, compitiendo, en el polo, etc… muy frecuentemente sobre todo cuanto están concentrados o realizando maniobras difíciles el caballo pone sus orejas hacia atrás, lo hacen para proteger el oído y que nada entre en ellos.



Si van en manada colocan las orejas dependiendo de la posición que ocupen. El que va delante sitúa sus orejas hacia adelante para recibir los sonidos que vienen de esa dirección, los caballos que van en medio giran sus orejas a los lados y el último las gira hacia atrás. También en grupo cuando están tumbados el que vigila puede estar levantado o medio tumbado, moverá sus orejas en todas las direcciones para detectar sonidos de alarma, los caballos por instinto tienen en su mente que en cualquier momento puede presentarse un depredador y comérselos.

Tendremos en cuenta que junto a las señales de sus orejas también nos mandan otras de partes de su cuerpo a la vez. Por lo tanto un caballo relajado puede tener sus orejas caídas y su belfo inferior colgando. El caballo enfadado tiene sus orejas tumbadas hacia atrás, apretados los labios y mandíbulas, sacuden su cola, muestran el blanco de sus ojos y realizar sacudidas de cabeza.
El caballo asustadizo y nervioso puede poner sus orejas hacia adelante para escuchar los peligros que pueden venir por allí, pone su cuello rígido y su cabeza muy alta.

David Muriel Holgado.

martes, 11 de octubre de 2016

SANDRA DE ISIDRO EN LA ASOCIACIÓN WINSTON. YO CUIDARE DE TI AL IGUAL QUE TU CUIDARAS DE MI.



Una tarde soleada de un otoño seco fui a visitar a mis amigos caballos y humanos de la Asociación Winston en la Cañada (Avila), ya sabéis que se dedican a ayudar a caballos  maltratados y abandonados. Rafa y Dolo no dejan de recibir caballos en un estado físico y emocional lamentable. En unos días recibiran a Malak (Ángel), un caballo que fue abandonado atado a un árbol, así llevaba varios días, malnutrido y deshidratado. En la actualidad cuidan a más de 50 entre caballos, yeguas y potrillos. Siempre necesitan la ayuda económica de todos nosotros.



La gran mayoría de los caballos que se encuentran en la Asociación, llegan con unas experiencias de maltrato tanto físico como psicológico, muy resabiados, tienen un miedo atroz a los humanos, no se dejan tocar ni manejar, totalmente esquivos. Una de las funciones de la Asociación es la de quitarles esos miedos que traen para poderlos manejar cuando precisan ser curados y para que sepan que no todos los humanos son iguales, que ahora tienen otra oportunidad de vivir en manada junto a otros de su especie y junto a humanos que se desviven en darles cariño y procurarles bienestar. Por eso se encuentra aquí Sandra de Isidro para  quitarles esos miedos  y para enseñarnos en que consiste la doma natural, que es la herramienta basada en la confianza, que debemos utilizar para enseñarles y adiestrarles, por ser una manera no violenta con la que podemos llegar a que el caballo voluntariamente acepte nuestras peticiones. Este fin de semana entre el 7 y el 9 de octubre de este año 2016, Sandra de Isidro imparte un curso en Winston, como dice ella es un sitio donde se puede aprender mucho por lo difícil que es llegar a algunos de estos caballos. No os perdáis uno de estos cursos, son altamente recomendables e imprescindibles.



Sandra de Isidro y Paula Barco, sentadas en el centro del redondo sin moverse, con un cubo de comida a sus pies, para que el potro alazán Kerry se vaya acercando confiado poco a poco, éste caballo quiere llegar al pienso pero no puede, algo se lo impide, es el miedo que tiene grabado a fuego en su mente de experiencias desagradables anteriores. Mantiene el espacio y lo hace como defensa para poder huir en cualquier momento, se le ve con sus manos clavadas hacia adelante, a veces se acerca lo suficiente y consigue su premio. Desde que llegó ha avanzado mucho y va confiando más en el hombre, se deja tocar un poco.
Entra en el picadero con dos yeguas, una alazana y otra negra y sus potrillos de cuatro meses, yeguas muy hermanadas y los potrillos amigos de juegos, están juntos todo el tiempo. Forman manada y va interactuando con todos, luego se queda con la yegua alazana y su potrillo porque son los más esquivos, el potro no se deja tocar, habrá heredado el carácter de su madre, va consiguiendo que el potro confíe y se acerque, Sandra agachada acerca su mano para que el potro la huela, después coge la pluma de su pelo y acaricia con ella un poco al potrillo, la sesión no dura más de 10 minutos para no aburrirles, ni agotarlos mentalmente.
Yo cuidare de ti al igual que tu cuidaras de mi, palabras de Sandra de Isidro que intenta que el caballo entienda y lo hace procurando ser lo más parecida posible al caballo, por eso cuando está en el redondo con él, imita sus expresiones corporales y juega para ir conociéndole. Se sincroniza y se coordina con el caballo como si fuera un baile con mucha armonía. Así trabaja Sandra, poniéndoselo fácil, enseñándole por partes paso a paso. Descartando que el caballo no quiere hacer algo, centrándose en que no lo hace porque no puede por miedo, por algún dolor, por no estar preparado o por no disponer de fuerza suficiente.



Es una gran profesional, posee una Equinidad y Humanidad asombrosas, siendo tan joven, hasta dónde llegara, sabe mucho de caballos, sabe entrar en su interior, tocar sutilmente su alma y lo que más me impresiono es que al igual que conquista a los caballos sabe transmitir su sabiduría a todos nosotros los humanos, para que nos sirvamos de sus conocimientos, en beneficio de nuestros amigos nobles brutos. Le digo que no todos tenemos tan buena mano o ese don que ella tiene y me afirma que eso trabajando y practicando lo puede conseguir el que se lo proponga.  
            Lleva unas plumas en su sombrero negro y otra en la punta de un mechón de su pelo sujeta con una goma, como si hubiera heredado de los indios no sólo sus adornos sino también su sabiduría de vida, su templanza, sosiego, paciencia, alegría y fuerza. Su amor por la libertad, por la naturaleza y por una vida salvaje más propia de sus amigos equinos. Será por eso que Sandra se entiende tan bien con ellos.
Es necesario integrarnos en la naturaleza  y asilvestrarnos un poco para conectar con nuestros caballos.
Sandra y yo tenemos la mejor maestra, que es Lucy Rees y coincidimos en que cuando tenemos alguna duda o no sabemos que hacer, pensamos en cómo lo haría ella en ese momento.
Cuando me despedí le dije qué si podía escribir sobre ella, y me dijo que si, creí que me sería difícil, pero ha sido un grato placer el haberlo hecho.


David Muriel Holgado.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

LA INDEFENSIÓN APRENDIDA.



El psicólogo Seligman ha estudiado a fondo la indefensión aprendida. La persona aprende a que haga lo que haga no va a poder cambiar las situaciones. De esa creencia aparece la depresión, la desgana, la persona se desmotiva, se desilusiona y no tiene esperanza. Aparece la pasividad del individuo que aprende de una situación en la que no ha encontrado recursos para darle solución. Si atribuye a que él es responsable de no controlar esa situación, baja su autoestima. Si la situación es achacable a que las cosas no se pueden cambiar, ni siquiera en el futuro, puede aparecer la depresión. Si se afianza la idea de generalizar situaciones, afectara su modo de comportarse ante otras diferentes, “para que voy a luchar si todo lo que haga no va ha hacer cambiar mi vida”. La indefensión aprendida se da en los casos de “violencia de genero” en los que la victima se echa la culpa de lo que ocurre y soporta agresiones pensando que su agresor cambiara y que nada puede hacer para remediar la situación. En casos extremos como en “secuestros”. En los campos de concentración Nazis, los presos que recibían amenazas físicas y psíquicas, se resignaban y no hacían nada porque nada de lo que hicieran iba a cambiar las cosas. También se dan casos de indefensión aprendida en “el trabajo”. En “la búsqueda de empleo”, por mucho que busque no voy a encontrar trabajo. En el “acoso escolar”, si hago algo para impedir que me acosen me acosan más, por eso aguanto todo lo que me hagan. Un ejemplo generalizado es la actitud ante el cambio de la situación política, últimamente nos manifestamos protestando por las injusticias y nos volvemos a manifestar, pero los políticos no oyen a la gente, al fin la gente deja de protestar porque creen que reivindicando no consiguen nada. Triste.

¿Qué ocurre con los caballos? Se les empieza a domar muy jóvenes, a los dos años, cuando todavía su cuerpo no esta fortalecido, se les doma con mucho castigo en su nariz con serretas, luego mucha presión en la boca, invierte su cuello llegando a ser incontrolables. Se le tumba, y muy fanfarrones decimos “Caballo tumbado, caballo entregado”. Si el caballo es tímido aguanta sin protestar. Si el caballo tiene más temperamento se resistirá y comenzara la lucha del caballo y el hombre, el hombre utilizara más la violencia e instrumentos que le hagan más daño para intentar dominarlo. La nobleza de un caballo no se mide en lo mucho que aguante sin protestar.
Varios métodos no violentos dicen basarse en el estudio, en la observación de su comportamiento en manada, dirigidos a conseguir una relación en armonía y respetuosa entre hombre y caballo. En realidad van dirigidos a hacer desaparecer la voluntad del caballo, utilizan sesiones cortas donde de forma pasiva utilizando la amenaza, el reforzamiento negativo, llegando en muchos casos a la indefensión aprendida. Para comunicarse con el caballo el adiestrador se comporta como un depredador, anula mentalmente al caballo para someterlo, el caballo siente peligrar su vida ante esta amenaza y es posible que permita que abuse de él. Lo tenemos a nuestro servicio obligándolo y manipulándolo, aunque vaya en contra de si mismo. Un caballo domado puede entrar en un estado de indefensión aprendida, el hombre dice que el caballo se ha entregado y que ese caballo es manso. En el entrenamiento aprendió a que rebelarse no le sirve de nada, el adiestrador sigue amenazando, castigando, a esto sutilmente llamamos ayudas y correcciones. ¿Qué es lo que siente el caballo? Él tiene su propia opinión, pero no le dejamos que elija.


Cuando se doma a un caballo sujeto de una cuerda, no puede alejarse cuando tiene miedo, se le dan palmadas, se le tiran cuerdas y mantas sin que pueda moverse. Con estos métodos se le desensibiliza pero al montarles están sordos a las ayudas, no les asusta la presión de la pierna, no se les puede mover sin usar las espuelas y dando tirones de las riendas. Caballos que tienen pánico a la montura, porque se le ha puesto por primera vez sin presentársela para que la conozca y la huela, no se dejan montar pero no es porque tengan miedo al jinete sino a la montura al no haberle habituado a ella de forma progresiva. Estos caballos no pueden hacer nada para estar bien, aguantan todo lo que le hagan y desconectan mentalmente, se hunden y entran en la indefensión aprendida.

Se pueden hacer las cosas de otra manera. Los caballos sienten una mosca posada en su piel. Tenemos que conseguir que pierda el miedo pero que no pierda su sensibilidad. Que aprenda que cualquier presión de la pierna pide una respuesta, se le acaricia todo su cuerpo, se va habituando a las cuerdas y se le presenta la manta para que la huela, se la colocamos en su dorso. Dejamos que examine la montura hasta que pierda su miedo. Todo esto con el caballo suelto. Cuando aplicamos las ayudas, quitamos la presión cuando el caballo ha respondido. Si mantenemos la presión el caballo no está cómodo, entonces se desensibiliza y dejara de responder a nuestras ayudas.
Otros optan por otra forma, con el caballo en total libertad sin picadero redondo, dejándoles elegir, así se vera la verdadera relación que tenemos con el caballo. Tenemos que respetar y motivar para llegar a una verdadera comunicación y conexión. En un campo grande puede elegir estar a tu lado o irse. Dejarle su espacio, si lo destruimos, destruimos su libertad. No utilizamos las amenazas, ni el miedo, ni el castigo y dejamos aparte herramientas como los bocados, las espuelas. Para obtener una buena relación con nuestro caballo debemos tener  sensibilidad, compasión, ser suaves y tener delicadeza.
            Para motivar a un caballo dejamos que cuando le planteamos un problema piense y lo resuelva por si mismo, si encuentra la solución recibe el premio de la satisfacción.



            ¿Qué podemos hacer para que vuelva a tener interés? Vamos a trabajar con ese caballo. Lo primero que hay que conseguir es la relajación, que desaparezca el estrés. Podemos empezar en un campo grande con todo el tiempo del mundo, caminamos hacia él sin intenciones de controlarle y sin prepotencia, se dará cuenta de nuestra intención, si se acerca a olernos le dejamos, de momento no le acariciamos, si no muestra interés por nosotros entonces nos sentamos y dejamos que curioseando se acerque a nosotros y nos huela las botas o nuestra cabeza, un día y otro, le acariciamos, le damos alguna golosina, vemos si nos acompaña, estamos creando lazos. Trabajamos con él en el picadero redondo totalmente libre, sin forzarle hasta que nos siga confiado, en este trabajo no intentamos controlar su movimiento, pero no queremos que corra alocadamente, presionamos menos para que se tranquilice. Vemos gestos de relajación como bajar un poco su cabeza sacudiéndola, moviendo su mandíbula y si suspira es prueba de que esta conectando poco a poco, vuelve su cabeza para mirarnos, si se acerca o si acepta que nos acerquemos, si decide olernos es porque quiere conocernos. Todo son buenas señales. Si acariciamos y realizamos un pequeño masaje con nuestros dedos presionando poco, dicen que ayuda a conectarse consigo mismo, ver método TTEAM de Linda Tellington-Jones. Caballos que están muy rígidos y no flexionan su cabeza, yo consigo que gire ofreciéndole un trozo de zanahoria o un poco de pan, a ambos lados, abajo, entre sus manos, en el centro de su cuerpo y abajo. Podemos ponerlo a riendas largas con un ayudante para que camine, le pedimos que pare con la cabeza baja, que se ponga en marcha relajado, que gire a ambos lados. En unos días haciendo trabajo en picadero redondo para conectarlo,  se le monta y se pide giros de cabeza, con un ayudante del ramal se le pide que camine, que pare sin que tire de las riendas y sin levantar su cabeza, se le pide con la voz “soo” parando el ayudante y reteniendo de las riendas, también usamos nuestro cuerpo para que pare, cuando se detenga soltamos la presión de las riendas. Intercalamos estos trabajos con salidas paseando del ramal subiendo y bajando cuestas para fortalecerlo. Luego salimos con un ayudante del ramal y montados en el campo, parando, subiendo y bajando. Así poco a poco le devolvemos su voluntad y comprueba que puede trabajar con comodidad confiando en el hombre.


David Muriel Holgado.

miércoles, 27 de julio de 2016

REMEDIOS CONTRA LA DERMATITIS, MOSCAS, GARRAPATAS.



POMADA CONTRA LA DERMATITIS ESTACIONAL.
Este remedio lo aprendí de Elina Salcedo. Muchas gracias Elina por enseñarnos que con esta pomada podemos aliviar a nuestros caballos. La dermatitis estacional en caballos parece ser una reacción alérgica a la picadura del mosquito culicoide de tan solo 2 milímetros. Las alergias de los caballos suelen venir por lo sensibles que son a las picaduras de insectos. Les pica en la crin y en la base de la cola, en el pecho, en el dorso, en el vientre, se producen erosiones y ulceras, muchos se quedan sin pelo en esa zona. Solo quieren estar rascándose en todos los sitios y se hacen heridas. No responden a ninguna pomada ni a baños con jabón de azufre.
El remedio natural que nos propone Elina funciona, yo lo he probado y va muy bien. Hace una mezcla con caléndulas y llantén con una base de grasa de cerdo.
Las caléndulas tienen propiedades para la dermis, la piel, es calmante, antiinflamatoria. El lantén con propiedades antisépticas es efectivo para curar las llagas.
La grasa de cerdo se usaba para curar las heridas del ganado, resiste al calor y al agua.
Dice Elina que Lucy Rees le aconsejo que utilizara el aceite del árbol del te, con muchas propiedades y es repelente de insectos.
La receta. Tenemos los 500 gr de grasa de cerdo. 75 gramos de caléndula fresca que se corta con sol dejando cuatro dedos de tallo. 75 gramos de llantén. 60 gotas de aceite del árbol de té.
En una olla se calienta mucho la grasa de cerdo, picamos la caléndula y el llantén para introducirlo en la olla y dejamos entre 3 y 5 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se tueste, apagamos el fuego, tapamos y dejamos reposar hasta el día siguiente. Después calentamos y colamos con una manga de tela, dejamos enfriar y añadimos las gotas del aceite del árbol de té, removemos y ponemos en botes de plástico. Lo guardamos en la nevera con etiqueta poniendo la fecha porque caduca en un año.
Utilizarlo al menor síntoma, antes de que se rasque y ser constantes en la utilización. Sienten alivio cuando se la damos.
Mejor utilizar la caléndula y el llantén frescos. Tenía un problema de dermatitis ligera en un caballo alazán, en su cara alrededor de sus carrillos había perdido el pelo y le picaba mucho. Decidí hacer la pomada de Elina, no tenía caléndula y llantén frescos. Entonces utilice plantas secas que venden en el herbolario. Calenté muy poca agua y deje hervir, introduje las plantas, deje enfriar y cuando paso un día, filtre el agua que contenía el extracto de las plantas. El extracto lo mezcle con la grasa de cerdo caliente en la olla y deje enfriar y cuando aún estaba liquida eche el aceite del árbol de te. A mi me funciono. 


REPELENTE DE MOSCAS.
Mezclamos 2 vasos de vinagre de manzana, 1 vaso de agua y una cucharada de esencia de eucalipto. Se aplica con pulverizador. Hay que tener cuidado de no aplicarlo cerca de los ojos y en las mucosas nasales. Puedes ponerte un poco en la mano y aplicarlo en la cara y carrillos, y con el pulverizador en el cuello, vientre y grupa.

Aceite repelente de moscas. Mezclamos 100 ml de aceite de almendras dulces, con 20 gotas de esencia de albahaca y 20 gotas de esencia de geranio. Muy eficaz y se puede usar cerca de los ojos. Puedes usarlo en el caballo, en tu cuerpo y en niños. Aplicar con la mano o con una esponja. Hay épocas del año que las moscas y los tábanos son muy molestos, si salimos a montar en nuestro caballo queremos que estos insectos no hagan que nuestro caballo se ponga nervioso.

REPELENTE DE MOSQUITOS.
Repelente eficaz contra los mosquitos, pulgas y hormigas.
Tenemos ½ litro de alcohol. 100 gr de clavo de olor y 100 ml de aceite de almendra o aceite para bebes.
Introducir el clavo en el medio litro de alcohol, dejarlo durante cuatro días agitando por las mañanas y las tardes, después añadir el aceite de almendra. Aplicar con pulverizador frotando en brazos y piernas. Se puede usar en mascotas. 


TRUCOS Y CONSEJOS CONTRA LAS GARRAPATAS.
-Las garrapatas pueden producir enfermedades. Si tiramos para quitarlas puede quedar la cabeza en la piel y producir infecciones. Podemos cogerla con pinzas con cuidado de que no estalle su bolsa de sangre, ponemos un poco de calor (punta de destornillador calentada con encendedor) y se suelta.
-Quitar las garrapatas, También Elina Salcedo nos da sus trucos. Un remedio para que no tengan garrapatas es darle en su dieta una cucharada de ajo molido, el olor del ajo que desprende el caballo a través del sudor, a las garrapatas no les gusta. Mejor darlo cuando empieza a calentar.
Para quitar garrapatas impregnarla bien con aceite, saca su cabeza para respirar, o se puede rociar con alcohol y luego se coge con un algodón empapado, y tiramos suavemente de ella, la quemamos porque aplastándola no conseguimos matarla. He visto que metiendo las garrapatas en una botella con agua también se ahogaran.
-Usando vaselina, frota e impregna con vaselina la zona, la vaselina ahoga a las garrapatas.
-Mezclamos 30 ml de aceite de oliva, con 10 gotas de aceite de lavanda, de eucalipto y de tomillo se agita para pulverizar donde están las garrapatas.
-Cociendo ramas de poleo, pulverizamos en la zona con esta infusión.
-Remedio con el zumo de 2 kilos de limones, mezclados con 250 gramos de cristales de Aloe Vera (Sabila), 6 cucharadas de sal y 3 cucharadas de bicarbonato, se cuela y lo que resulta se aplica en la zona donde están las garrapatas. Aplicar en días alternos durante dos semanas.
Con los cítricos podemos preparar el siguiente repelente natural, pelamos varios limones, la cascara la hervimos y dejamos enfriar, aplicamos en la zona afectada por las garrapatas, no usar en gatos.
Hacemos zumo de limón, dejamos que hierva un poco, dejamos enfriar un poco y añadimos 10 gotas de aceite esencial de limón, agitamos y aplicamos suavemente.
Exprime un limón y aplica directamente sobre la garrapata. El zumo de un limón, con aceite esencial de menta y aceite de limón, mézclalo y con un spray pulveriza la zona.
-Remedio con bicarbonato sódico para eliminar las garrapatas del cuerpo del animal. Mezclar media cucharadita de bicarbonato sódico y sal, añadir un vaso de vinagre de manzana, medio vaso de agua, remover y pulverizar. Puedes preparar una pasta mezclando bicarbonato con agua y aplicar sobre la zona.
-Mezcla 10 gotas de aceite esencial de romero, 7 gotas de aceite esencial de canela, 3 gotas de aceite esencial de cedro, 2 cucharadas de aceite de almendras dulces. Agitar y aplicar frotando.
-Usar aceite esencial de geranio rosa. Es un buen repelente de garrapatas en los animales. Simplemente pon una gota entre los omóplatos del animal y en la base de la cola.
-Repelente natural contra las garrapatas. Elegir 3 aceites esenciales cualquiera entre albahaca, limón, canela, cedro, lavanda, menta poleo. Mezcla una gota de cada uno de los 3 elegidos con aceite de almendra puro, remover bien. Aplicar la mezcla con un paño.
-Aceite de canela para eliminar garrapatas y pulgas. Aplicar unas gotas en la zona. Puedes mezclar 80 gotas de aceite de canela en un vaso de agua y pulverizar.
-Aceite de árbol de té. Mata a las garrapatas. Unas gotas de éste aceite mezclados en agua y aplicar pulverizando directamente sobre el cuerpo del animal. Puedes agregar unas gotas de esta esencia en el champú de tu mascota. Puedes poner unas gotas de aceite de árbol de té sobre el área infectada, con cuidado porque puede causar irritación en la piel.
El aceite de árbol de té, se pone una gota en la verruga del caballo (no melanomas), durante varios días y es posible que la elimine.

Remedios no tan naturales pero que parecen eficaces, sobre todo cuando tenemos muchas garrapatas en muchos de nuestros caballos. Los polvos utilizados para que las patatas no germinen, se les aplica en el pelo del animal a poder ser a contra pelo para que llegue a la piel.

REMEDIOS QUÍMICOS:
El BUTOX GARRAPATICIDA. Es un antiparasitario externo. Como principio activo la deltametrina. Actúa por contacto y por ingestión. Para el control de garrapata, sarna, piojos y otros insectos que afectan al ganado. Con efecto residual total mínimo de 16 días y se prolonga por un mínimo de 21 días más. Asegurarse e informarse antes de utilizarlo, sobre la dosis y forma de aplicación con seguridad.

El CYPERMOL, parece muy efectivo para eliminar las garrapatas en las naves de ganado, presentado en polvo, aplicar sobre la cama de los animales, no se si se puede aplicar el polvo directamente en el cuerpo del animal. Por seguridad informarse bien antes de usarlo.


LA TIERRA DE DIATOMEAS, INSECTICIDA ECOLÓGICO.
La tierra de diatomeas es un insecticida doméstico, para utilizar en animales, en el huerto y como fertilizante. Insecticida ecológico muy eficaz para combatir toda clase de insectos, inocuo sin riesgo de toxicidad, biodegradable, los insectos no se hacen resistentes a él. Diatomeas son algas unicelulares fosilizadas con cobertura de sílice, esta cobertura al entrar en contacto con el insecto, perfora su capa de queratina y provoca su muerte por deshidratación. Se presenta en polvo blanco, que se aplica espolvoreado. También se puede diluir.
En el huerto. Controla las plagas, actuando de forma inmediata con efecto preventivo y duradero. Se espolvorea sobre las plantas afectadas y sobre la tierra, efectivo contra pulgón, cochinilla, araña roja, mosca blanca, caracoles y babosas, hormigas, nematodos, orugas. Es buen fertilizante, con gran cantidad de minerales y micronutrientes.
Efectiva en los invernaderos donde suele haber hongos y bacterias, por sus propiedades bactericidas y fungicidas. Espolvorear sobre los semilleros. 
Control de hormigas y cucarachas en el interior de casa. Espolvorear por donde pasan las hormigas. Para las cucarachas se hace una mezcla de 1 cucharada de tierra de diatomeas por 1 litro de agua, también se espolvorea donde las grietas.
Desparasitar perros y gatos. Diluir una cucharada de tierra de diatomeas en un litro de agua y aplicarlo sobre la piel, previene y elimina a las pulgas. Sobre las garrapatas aplicar espolvoreando.
Se puede aplicar en el arenero del gato por su  capacidad de absorción, es una gran desodorizante, bactericida. La arena estará más limpia sin olores y sin bacterias.
En los gallineros si espolvoreamos en el suelo y paredes ayuda contra piojos y pulgas.

Elimina los piojos de forma inocua en niños. Añadir un 1% de tierra de diatomeas en el champú, dejar actuar durante 10 minutos, remover bien con masaje y luego aclarar con agua. Usar una vez por semana durante tres semanas. 

David Muriel Holgado.


lunes, 22 de febrero de 2016

HEMISFERIOS CEREBRALES Y LA RELACIÓN CON NUESTRO CABALLO.




Conectar con el lado derecho de nuestro cerebro, así sentiremos lo que hacemos con nuestro cuerpo. El poder de la mente y nuestras emociones afectan a nuestro cuerpo y a nuestro caballo. Debemos montar como si el caballo fuera nuestra pareja de baile y aprenderemos a no pelear con él. Un nuevo concepto de equitación utilizando el cerebro derecho, que es intuitivo, nos hace actuar de forma confiada y relajada.

El que utiliza el Hemisferio Izquierdo, es científico, matemático, le gusta lo habitual, lo categórico y practico. Mantiene el control, domina las palabras y el lenguaje. Analiza y manipula la información de forma ordenada, piensa en estrategias, es realista y lógico. Tiene que recibir información para que el lado derecho disponga de ella. Trabajando nuestro cerebro izquierdo obtendremos la capacidad de analizar y anticiparnos, seremos capaces de establecer objetivos claros, de utilizar estrategias; nos hará ser perseverantes, determinantes y voluntariosos.

La persona que utiliza el Hemisferio Derecho, es pasional y creativa, es un espíritu libre. Rebosa de imaginación y sentimiento, esta imaginación puede influir en el movimiento de nuestros músculos. Es poesía, arte y música, con una carga emocional y humorística. No para quieto, muy intuitivo y sensual, sintetiza las cosas con imágenes en lugar de palabras. Es como la sensación que sentimos paseando descalzos por la arena, a la orilla del mar. Le gustan los colores vivos, busca las risas siempre anhelando algo. Cuando piensa con el cerebro derecho será capaz de encontrar soluciones y la buena relación con el caballo es más importante que el objetivo, trabajando con empatía. Con una capacidad más natural de saber cómo enfocar el entrenamiento de un caballo. Para mantener al caballo concentrado, dispuesto y respetuoso, debemos hacer paradas para que asimile lo que se le enseña, no utilizamos mucha presión. Trabajando el cerebro derecho desarrollaremos más sensibilidad y estaremos más receptivos; seremos más diplomáticos, tolerantes, constantes, dulces, pacientes y humildes, obteniendo un cuerpo relajado y flexible.

Lucy Rees dice en un artículo, que: “es posible ver que partes del cerebro son activas durante varios tipos de actividad mental, mediante los scans MRI. No existe exclusividad en el derecho o izquierdo en las actividades, ya que hay muchas partes del cerebro que actúan y se coordinan. Los dos lados deben dejar de luchar y fluir más. Concentración sin tensión, relajada y feliz. Los niños y los animales no tienen desarrollado tanto el hemisferio izquierdo.
En tamaño, el cerebro humano es más del doble de grande que el del caballo,  gran parte es donde los hombres tenemos la razón, la lógica, la imaginación, la planificación del futuro, el lenguaje, etc.
El cerebro del caballo tiene poca capacidad de racionalizar, no puede imaginar, no tiene concepto de futuro, no hace planes. Vive el presente, el momento, con su gran memoria mantiene los recuerdos de lo bueno y lo malo que le ha pasado. Si algo ha cambiado en su entorno lo detecta inmediatamente. La parte del cerebro que controla los movimientos en equilibrio en el caballo es más grande.
El sistema límbico es la parte del cerebro implicada en las emociones, el hambre y la sexualidad. El sistema límbico es igual en el caballo que en el hombre e igual de complicado.
Nuestra situación y estado de ánimo lo manifestamos a través de nuestro cuerpo y la expresión de nuestros gestos faciales, esta es la comunicación más antigua donde dejamos aflorar nuestras emociones. En la equitación, el sistema emocional condiciona en todo momento la relación entre hombre y caballo, y debemos ser capaces de dejar de reaccionar continuamente a cada uno de los estímulos que percibimos. Esta reacción la hacemos a través de los músculos, que nos delatan sobre nuestro estado de ansiedad. Imaginar la siguiente situación: Estamos con nuestro caballo por el campo, se levanto mucho viento, un plástico sale volando, un perro ladra, perdemos un estribo … nuestro caballo se asusta y quiere escapar de esa situación, el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro deberá aceptar todo como hechos y descartarlos, no teniéndolos en cuenta, para actuar con calma y evitar el desastre.
A los caballos les gustaría que la persona actuara con ellos desde el enfoque de su hemisferio derecho de su cerebro, para ellos es más fácil de usar, ayuda a una buena conexión con el caballo. La forma de actuar del caballo es con una actitud de hemisferio derecho. El caballo necesita un líder que le oriente y le de seguridad, por eso el hombre necesita tener intuición y una capacidad de liderazgo muy flexible. Al caballo le gusta aprender y realizar lo que pedimos cuando no le forzamos a hacerlo, por eso si le damos más libertad, conseguimos una actitud mejor y una buena voluntad.  La persona que utiliza el lado izquierdo de su cerebro no será tan flexible y no apreciara el estado de ánimo de su caballo en cada situación.

El caballo durante siglos ha sido controlado y entrenado desde un enfoque cerebral izquierdo. Hay formas de entrenar a los caballos que su objetivo es hacerlo sumiso y sin voluntad, pero no nos damos cuenta que así siempre quedan resistencias ocultas. Con estos métodos no se consigue la lealtad del caballo. No abusar del caballo, pero cómo sabemos si abusamos o no,  lo que es abuso en un momento puede no serlo en otra circunstancia. Una caricia evidentemente no es abusiva, pero unos golpes en su cuello que propina el jinete a su caballo para felicitarle, después haber obtenido un buen resultado en una prueba, puede que si. Un simple toque puede ser abuso, si le causamos una molestia emocional o física, en cambio un golpe con nuestra mano para matar una mosca lo agradecerá. El trabajo con el caballo en libertad nos quita esta preocupación, si el caballo no nos presta atención o se va, es que no lo estamos haciendo bien o estamos abusando, esto nos hace actuar con más sensibilidad y delicadeza para que acepte lo que pedimos.
Hoy en día se entrena a los caballos con rapidez sin mirar por su bienestar. Si lo adiestramos utilizando el método de doma en libertad, obtenemos una mayor lealtad del caballo y conseguimos que sea más fiable. Su bienestar, la calidad de la conexión y la relación con él, será más importante que el objetivo que queremos conseguir. Si adiestramos en libertad al caballo en picadero redondo por ejemplo, si actuamos de forma violenta y con poco tacto, conseguimos que el caballo se vaya, por eso no tenemos más remedio que actuar con delicadeza, suavidad y sensibilidad, trabajando desde el lado derecho del cerebro, como una forma de establecer una conexión con el caballo.

Este tipo de actuación nos ayuda en nuestra vida, haciéndonos ver como debemos comportarnos. Se debe disfrutar aprendiendo. Cuando se obliga a aprender algo por la fuerza, lo que se consigue es traumatizar a la persona. Cada uno tiene sus preferencias y habilidades, el educador debe saber como orientar a cada alumno, respetando sus preferencias y educando sin presionar, ni abusar. 
Los sistemas educativos no se preocupan en enseñar a utilizar más el cerebro derecho que el izquierdo. Por nuestra cuenta a través de ciertas actividades, debemos educar esta parte importante de nuestro cerebro.

David Muriel Holgado.

lunes, 8 de febrero de 2016

BENEFICIOS DE LAS TERAPIAS CON CABALLOS.



BENEFICIOS DE LAS TERAPIAS CON CABALLOS.
Las terapias con caballos tienen unos efectos y unos beneficios inmediatos. Mejora la calidad de vida del usuario y de las personas de su entorno.
El movimiento del caballo es variado, rítmico y repetitivo, hace que el usuario mueva su pelvis como si fuera caminando. Especialmente indicada para niños, que recibe esta actividad como un juego que realiza al aire libre, por eso el niño se motiva e influye positivamente en el desarrollo del tratamiento.
Montar a caballo ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas, tengan o no discapacidad. El movimiento del caballo ayuda a normalizar el tono muscular, aumenta la fuerza del jinete, su postura y su equilibrio.
El movimiento de una persona a caballo al paso, es casi idéntico a los de una persona caminando, siguen el mismo patrón de movimiento en la pelvis y el tronco humano cuando el jinete está sentado en el dorso del caballo. El dorso del caballo es comparable a un plano oscilante movible en los tres planos del espacio, por eso se dice que el caballo tiene un movimiento tridimensional, aportando un fuerte impacto de naturaleza sensorial, propioceptiva y vestibular, útil tanto para la adquisición de un control postural correcto, como para el aprendizaje de las reacciones de enderezamiento y equilibrio. Además, la temperatura del caballo es superior a 38,5 grados centígrados, muy superior a la temperatura humana, esto tiene efectos relajantes obteniendo una reducción de la espasticidad.
En un caballo de 1,40 a 1,60 metros de alzada a la cruz, si éste va al paso, la frecuencia del ritmo del caballo es de aproximadamente 110 impulsos, dos pasos del caballo equivalen a un ciclo de movimiento armónico. Si el ritmo del paso del caballo es de menos de 55 pasos por minuto el resultado del movimiento transmitido al jinete tiene propiedades relajantes, si el ritmo del paso es de más de 55 pasos por minuto el resultado del movimiento trasmitido al jinete tiene propiedades estimulantes.
El que una persona supere el miedo o reparo de estar ante un animal tan grande y poderoso, hace crecer la autoestima de la persona, al ver que puede estar y relacionarse tranquilamente con el caballo, la autoconfianza aumenta, la situación nos obliga a estar atentos y concentrados. Los usuarios pueden tener tensiones tanto físicas como emocionales, con las terapias ecuestres estas tensiones tienden a desaparecer.
También mejora el sistema propioceptivo que está compuesto por una serie de receptores nerviosos que se sitúan en los músculos, articulaciones y ligamentos, envía información a la médula y al cerebro para que la procese, una vez procesada por el cerebro la envía a los músculos para que realicen los ajustes necesarios en lo relativo a la tensión y el estiramiento muscular y así conseguir el movimiento deseado. El usuario recibe una correcta información del campo propioceptivo en donde se facilita tanto la idea del espacio como la ejecución de movimientos gestuales, lo que da lugar a la integración de un nuevo esquema corporal.
Los beneficios que la equinoterapia brinda son integrales, considerando que pueden mejorar desde el punto de vista físico, neurológico y psíquico del paciente.
Esta técnica mejora el equilibrio, la movilidad, la postura y regula el tono muscular, no existe ninguna maquina que nos haga mover tantos músculos simultáneamente, además estar con caballos en plena naturaleza es muy divertido, hace que percibamos muchas sensaciones y estamos rodeados de estímulos que favorecen a nuestro bienestar. Con el caballo al paso, llegan gran cantidad de mensajes, estimulando la respiración, el lenguaje, el comportamiento y se activa el área cognitiva, emocional y afectiva.
Importantísimo desde el inicio de la terapia es conseguir una buena postura de la espalda del usuario,  esta postura favorece el funcionamiento de la medula espinal, que es el principal flujo de información que se extiende por todo el cuerpo. Las terapias con caballos hacen que se fortalezcan los músculos en la espalda y en el cuello, con ello favorecemos este flujo de información. El movimiento del caballo contribuye a corregir problemas de la espalda como la sifosis, lordosis y la escoliosis. Un caballo que marche al trote, transmite vibraciones que viajan a través de la medula espinal llegando información al cerebro. Este movimiento variable, rítmico y repetitivo reporta beneficios al sistema locomotor y al sistema nervioso, actúa sobre los músculos, los huesos, tendones, ligamentos y nervios.
El caballo al desplazarse exige del jinete ajustes tónicos para adaptar su equilibrio a cada movimiento. Trabajando al paso durante 30 segundos aseguran al usuario entre mil ochocientos a dos mil doscientos ajustes tónicos. La interrelación entre las distintas partes del cuerpo humano, sus sistemas y funciones son estimuladas, ejercitadas y rehabilitadas. Además actuando de una forma activa el cerebro,  ningún músculo se mueve en el cuerpo sin que el cerebro se entere.
De las terapias con caballos se benefician muchos usuarios con distintas patologías, en los tratamientos se han de tener muchas precauciones, los especialistas médicos de cada dolencia serán los que darán la autorización para que puedan recibir sesiones e informaran a los equinoterapeutas como deben actuar en cada caso para hacer prevalecer al máximo la seguridad.

AREAS QUE SE BENEFICIAN DE LAS TERAPIAS ECUESTRES.

Área Psicológica  y Cognitiva.
El hombre tiene un vínculo emocional con el caballo, adquirido a través de convivir con él muchos años, admirado por su belleza y fuerza, transmite sensación de libertad, es un fiel amigo que siempre nos servimos de él. La labor de este animal representa una imagen de poder, realizando todo aquello que el terapeuta le pida con cierta flexibilidad y comprensión. El calor que el usuario recibe al estar sobre su dorso y el movimiento de balanceo que realiza, nos puede llevar a representar la figura humana materna, observado desde una perspectiva fundada en la psicología, la cual otorga de manera inconsciente beneficios fisiológicos, emocionales, físicos y sociales.
La psicología entrega toda una serie de situaciones a nivel emocional que potencializan las capacidades del paciente.
Los caballos animan a que el usuario participe, haciéndoles sentir importantes para otro ser, encontrando en él, a un amigo.
Desarrolla el respeto, la responsabilidad y el amor hacia los animales. Los terapeutas deben dirigir al usuario, y orientarles haciéndoles participes en el cuidado del caballo, realizando tareas de limpieza y cepillado, dándoles de comer, saludarles cuando se acercan a él, dándole las gracias por haber dejado que montara encima, llevándoles del ramal a la ducha o dándoles un paseo.
Corrige problemas de conducta. El estar con el caballo y participar en su cuidado, haciendo responsable al usuario de pequeñas cosas, como hacer que salude, acaricie y cepille al caballo antes de montar. La conducta del usuario cambiara, sintiéndose útil.
Mejora la concentración y capacidad de atención. Estar alrededor de un animal o encima de él, obliga a estar más atento y concentrado, tiene movimientos rápidos y te puede pisar, tienes que estar atento a su reacción al tocar alguna parte de su cuerpo que le sorprendas.
Contribuye a mejorar las estereotipias, que son la repetición involuntaria e intempestiva de un gesto, acción o palabra, que ocurre sobre todo en ciertas personas con necesidades especiales.
Paciencia. Adquiere el usuario esta cualidad y hace que no se precipite, recibe la información de que para montar tiene que ser paciente y puede que antes que él, tenga que montar otra persona. Tiene que recibir con agrado las instrucciones que el terapeuta le indique.
Aumenta la autoestima y la seguridad en sí mismo. Las personas con necesidades especiales muchas veces no pueden realizar las tareas más normales y habituales que otras personas si hacen. El simple hecho de contar a sus amigos que él ha podido acercarse y cepillar a un bello caballo, enseñar una foto en la que está montando equilibrado, todo eso es un motivo de orgullo, su autoestima aumenta y se siente a gusto consigo mismo. Tal vez ese amigo que juega y corre en el patio del colegio nunca se acerco ni monto en un caballo y él lo consiguió.  
Otorga Auto control. Es necesario para estar arriba en el dorso del caballo que se controle, que no se mueva, que no de voces que puedan asustar al caballo. El respeto a un animal tan grande hace que el usuario que por sus patologías sea muy nervioso actúen ante él con más calma.
Eleva la capacidad de atención y memorización. Con los juegos y ejercicios que le propone el terapeuta motiva a que preste atención, si van cantando una canción, se le pide que la cante el sólo y así ejercita la memoria.
Aumenta la responsabilidad. Es una persona importante, él es responsable de que las cosas del caballo, como pueden ser cuerdas, cabezadas etc. estén en su sitio. Se le pueden mandar muchas tareas siempre a la altura de sus posibilidades e ir aumentándolas.  
Reduce el estrés y la ansiedad. El ejercicio físico hace y genera hormonas beneficiosas para el hombre. Hormonas que contribuyen a disminuir el estrés y crear bienestar.
Ayuda a saber afrontar la frustración. Hay cosas que no nos salen bien, no tiene porque salirnos todo bien, ni perfecto. El ambiente alrededor de las terapias con caballos debe ser distendido y preparado para que a los usuarios les salga todo bien, o al menos hacer que la frustración sea leve al hacerles ver que no pasa nada si no haces bien algo al principio, que vamos a poner los medios para que poco a poco lo consigamos.
La comunicación aumenta al tener la necesidad de comunicarse, ya sea con lenguaje corporal o a través del lenguaje de la palabra. La disciplina y el orden son necesarios cuando en las actividades que realizamos intervienen varias personas. El usuario debe obedecer las órdenes claras que da el terapeuta.
El comportamiento en el Centro Ecuestre, en casa, en el colegio etc. cambia. Este cambio a mejor es debido a que debe cumplir normas y seguir instrucciones cuando realiza las terapias ecuestres. Muchas veces a través de juegos encima del caballo, que van dirigidos a que el comportamiento mejore. Ha de ser lo que diga el terapeuta, aunque a veces como premio se puede pedir que elija entre un ejercicio u otro. Los caprichos no se toleran, las negociaciones se fomentan.
Mayor grado de autosuficiencia. Comprueba el usuario, que es capaz de hacer más cosas de las que creía. Que puede ser menos dependiente de los demás. Si es capaz de mantenerse y moverse encima de un caballo, puede hacer lo que se proponga.
Reforzar el conocimiento de diferentes partes del cuerpo. Es importante que se trabaje para que conozca como se llama cada una de las partes de su cuerpo, dando instrucciones como, tócate la oreja derecha, ¿qué está más cerca de tu nariz, tu boca o tu pie? etc…
Aumentar la seguridad en sí mismo y su autonomía. Se ve que, como confiamos en él, puede estar seguro de que algo que ha aprendido lo realizara bien. Aprendiendo a tener seguridad de sí mismo, cada vez más aumenta su autonomía, muchas cosas que antes las tenían que hacer por él otra persona, ahora es capaz de hacerlas. Ya sean tareas básicas, como lavarse los dientes o atarse el cordón de los zapatos, o tareas más complejas como ponerle la cabezada a su caballo.
Mayor control de sus emociones y autodisciplina. Antes por cualquier cosa se ponía a llorar, vamos a inculcarle que no sirven los caprichos, que lo va a pasar bien, pero que para conseguir algo, la manera menos fácil es a través de rabietas y llantos. El mismo se debe imponer una disciplina que le lleve a situaciones muy satisfactorias, eso en el Centro Ecuestre con los caballos, con terapeutas y otros usuarios, podrá hacer lo mismo en su casa y en el colegio.
Potenciar el sentimiento de normalidad. Debe sentirse normal e igual que los demás, con las terapias aprende que lo que le ocurre a él es lo que le ocurre a las demás personas, él no puede hacer lo que muchos hacen, pero otros no hacen lo que él. Cada cual hace lo que puede. Todos somos iguales. Algunos tienen necesidades especiales.

Área de Comunicación y Lenguaje.
Mejorar y aumentar la comunicación gestual y oral. Muchos ejercicios y juegos en los que se les pide que tienen que comunicarnos algo o darnos información, si puede, debe hacerlo a través de gestos o con la palabra. Enseñamos las letras y que al juntar estas formamos palabras y uniendo las palabras formamos frases para poder comunicarnos. Ir aumentando el vocabulario. Muchos ejercicios de equinoterapia destinados a este fin. Va a construir la palabra “mamá” con su caballo, ira en la pista donde está la letra “m”, luego donde la “a”, después otra vez a la “m” y seguido a la “a”, en todo momento guiándonos por donde debemos llevar el caballo y donde parar. Saber que ha podido construir la palabra de la persona que más quiere, es un logro para él y un orgullo para su madre. Descubre que si puede comunicarse hablando puede llegar a conocer a más gente y cosas que le interesen. También con las terapias ecuestres y de la mano de profesionales como logopedas y foniatras, o utilizando sus técnicas los equinoterapeutas pueden hacer que el usuario mejorare en la articulación de las palabras.
Estimulación del lenguaje y la sociabilización. Muchos ejercicios en equinoterapia directa o indirectamente van dirigidos a que el usuario se comunique a través del lenguaje, para hacer saber a los demás que es lo que necesita, en el plan material o emotivo. Va conociendo las letras, así puede construir palabras sencillas. Mejora la articulación de la palabra, permitiendo construir frases correctamente. El contacto con otras personas que van a recibir terapia, así como con sus familiares, hace que se abra más a la sociedad y pierda esa timidez o miedo que le impone el contacto con otras personas, que estas lo van a tratar con cariño y como a uno más.
Corrige la ecolalia, que es una perturbación del lenguaje, consistente en repetir involuntariamente una palabra o una frase, los niños autistas (puede disfrutar al oír las palabras que repite). Puede indicar que no ha entendido lo que se le dice. Imitan incluso el acento del orador.


Área Psicomotora.
Mejora el estado físico general. Corrige problemas posturales y el control postural mejorando el equilibrio y la movilidad. Corrige el tono muscular, la deambulación y coordinación. Estimula reacciones de enderezamiento. Incrementa la disociación y flexibilidad de la columna. Al estar el caballo constantemente en movimiento, la persona montada sobre él debe adaptarse y reaccionar ante los movimientos de éste. Contribuye a facilitar la marcha del usuario a través de movimientos tridimensionales del caballo. Corrigiendo problemas de la espalda como la sifosis, lordosis y la escoliosis.
Fortalece la musculatura y facilita su relajación, así corrige problemas de espasticidad. Las personas hipotónicas e hipertónicas se encontraran mejor.
Estimula el desarrollo psicomotor. Ayuda a la coordinación, a los reflejos y a la planificación motora. Mejora y regenera la Coordinación motriz tanto gruesa como fina. Mejorara la coordinación bimanual.
Aumenta la capacidad de planificación motora y el control de los reflejos. Estimula el sistema sensomotriz ayudando a la integración sensorial. Favorece la función vestibular.
Reduce patrones de movimientos involuntarios y patológicos fomentando los patrones normales. Se consigue reprogramar el cerebro del jinete a través de los movimientos del caballo. La Ataxia que es un desorden del sistema nervioso locomotriz que afecta a los movimientos voluntarios; los movimientos son bruscos, tienen dificultad para medir la fuerza, la distancia, la dirección de los movimientos lentos. También la Atetosis que es un trastorno de origen nervioso caracterizado por movimientos continuos involuntarios, principalmente de dedos y manos.

Área del aprendizaje.   
El terapeuta prepara la sesión con ejercicios destinados a que el usuario aprenda conceptos de muchas palabras y acciones cotidianas, se realizaran a través de imágenes y pictogramas. Se utilizan canciones y música para enseñarles.
En el centro ecuestre en el tiempo que pase allí, el usuario a través de monitores y sin necesidad de montar en el caballo aprenderá a cuidarle. Colabora en las tareas de higiene de las cuadras y de los caballos. Sabrá cuales son los utensilios que se emplean para limpiar al caballo y aprenderá a distinguirlos. Conocerá el equipo que se le pone al caballo y el orden de su colocación, ayudara al monitor a preparar al caballo.
Se le enseñara a montar sin silla y con ella. A que suba y baje del caballo, primero con ayuda y después el sólo. Aprenderá a llevar al caballo al paso, al trote y al galope. Se le facilitara el aprendizaje de destrezas ecuestres.

Área  Social.
Las terapias ecuestres están dirigidas e indicadas a muchas personas, que pueden tener algún problema tanto físico como psíquico. También a personas que por algún motivo se encuentren más o menos en exclusión social. Existen colectivos a los que de forma genérica les pueden venir bien el contacto y las intervenciones con caballos. Estos pueden ser colectivos de personas privadas de libertad en centros penitenciarios, personas con problemas de dependencias en rehabilitación, colectivos de personas procedentes de familias desestructuradas, etc… Se pueden preparar programas individuales y colectivos.
Los beneficios de las intervenciones con caballos en el área social son: La autoestima aumenta facilitando la inserción social. El usuario se relaciona con personas que no están en su entorno familiar, escolar y social. Aprenden de forma amena el manejo de límites, respetan las reglas, el orden y la seguridad. Les ayuda a superar miedos y fobias, sintiéndose más seguros ante los avatares de la vida. Se crean relaciones de amistad con los compañeros de terapias. Inculca el respeto hacia los animales. Recibe muchos estímulos y aumentan sus experiencias y vivencias. Supera el miedo a un animal tan grande. Se prepara para afrontar de forma calmada situaciones nuevas.  Se incrementa la interacción social.

Área Médica.
Muchas personas con discapacidad que reciben terapias con caballos, tienen una movilidad reducida. A parte de los problemas particulares de su dolencia, muchas veces se juntan algunos añadidos que los podemos englobar en el área médica. Con el movimiento  y el calor del caballo que transmite al usuario y los ejercicios que éste realiza pueden mejorar: Su sistema digestivo, los movimientos rítmicos de la pelvis estimula la peristalsis del intestino, las personas que no pueden caminar pueden padecer estreñimiento crónico, el paso y el trote les viene bien para estimular los órganos del abdomen. Se estimula el sistema respiratorio y mejora la circulación sanguínea. Muchos usuarios con problemas de sueño, desde que reciben terapias comienzan a dormir mejor.

David Muriel Holgado.