Follow by Email

jueves, 9 de marzo de 2017

RAQUEL VILLARES Y SU “ETOLOGÍA SENSITIVA” EN WILD PONY.


         El pasado sábado cuatro de marzo, estuvimos en Valdetorres de Jarama cerca de Madrid, en Wild Pony, un sitio donde los caballos viven alegres gracias a Basi, un hombre de la doma natural, muy conocido, por ser la persona que organiza cursos relacionados con el manejo, adiestramiento y comunicación, siempre respetando al caballo, impartidos por mujeres y hombres de un prestigio internacional muy demostrado. Por nuestro interés, podemos informarnos de los próximos cursos que impartirán, Lucy Rees, Francisco Aguilar, Vanessa Bee, Raquel Villares etc.
No me podía perder esta presentación y aprender cosas nuevas de Raquel. Me alegro mucho de haber podido conocer en este día a personas tan interesantes, todas amantes del caballo, unas estaban iniciándose en este mundo, una mujer hacia coaching con caballos. Me reencontré con Laura que cuida un gran grupo de caballos en Madrid,  hablamos de que tenía varios caballos con la enfermedad Sindrome de Cushing, muy común entre los caballos de mucha edad. Mara que había rescatado, a un gran caballo “silla francés” al que está recuperando, ofreciéndole libertar y compañía en Wild  Pony, en sus manos no volverá a sufrir. Toni un hombre del caballo curtido en este mundo, domando potros y quitando resabios, él decía que aunque había aprendido de forma tradicional como antes, sin saberlo, estaba aplicando maneras propias de la doma natural, dispuesto a aprender todo lo posible de la etología sensitiva con Raquel y aplicarlo en su trabajo. Basi lleva este lugar donde los caballos viven en libertad en prados bien cuidados, me explico una forma de eliminar las deyecciones, para tener las praderas limpias y bien abonadas.


 Raquel apasionada de los caballos desde muy joven, pasión que ha aumentado a día de hoy. Posee una gran técnica ecuestre que aprendió de los mejores profesores, como cuando estuvo formándose en la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre, también paso largos veranos con vaqueros sevillanos. Todo esto para ella carecía de cierta sensibilidad desde el punto de vista del caballo. Hasta que conoció a su maestra Lucy Rees, con la que estuvo nueve años formándose y con quien todavía hoy en día colabora de forma puntual. Después estudió un Máster de Etología en la Universidad de Córdoba. Desde que la conozco, hace más de diez años, no ha parado de aprender y de impartir cursos, muchos relacionados con la doma y la monta natural; los cursos de “Conocimiento del Caballo” avalados por universidades. Es una etóloga de teoría y de práctica, ha estudiado en su hábitat natural a manadas de caballos salvajes en sitios como los Llanos de Venezuela donde el caballo está expuesto a potenciales depredadores estando sus vidas en peligro constantemente. También observo y estudio en España a manadas de Pottokas en libertad.


De toda esa evolución y aprendizaje ha desarrollado un nuevo concepto que yo diría un estilo propio de tratar y entender a los caballos, lo denomina “Etología Sensitiva”. La veo satisfecha de ver la acogida que tiene esta nueva forma de tratar a los caballos y contenta de compartir sus conocimientos con gente tan interesada en aprender.
En la conferencia nos hablo de cómo había llegado a desarrollar este concepto, conociendo el comportamiento del caballo y a través de nuestra expresión corporal podemos comunicarnos con él. Su objetivo es que las personas mejoren su relación con ellos, ya sea pie a tierra como montados. Para estar así con ellos tenemos que ser humildes y dejar fuera nuestro ego. Cuando estudiaba los caballos salvajes en los Llanos de Venezuela comprobó que ellos tenían una forma de organización social totalmente pacifica, que los sementales se juntaban sin luchar. Nos hablo de la Jerarquía o de la ausencia de ella y de la dominancia, de que su organización social se basa más en la coordinación y en la sincronización. La etología que estudia el comportamiento del caballo salvaje y del domestico. Tenemos que garantizar condiciones de vida para su bienestar. Que dependiendo de su carácter formaremos grupos para evitar conflictos. Hablo del temperamento y del carácter. De la función del semental y del líder. Que en la actualidad las personas están acercándose a los caballos y a su mundo de varias formas, simplemente observándoles, compartiendo tiempo y espacio o realizando actividades hípicas y lúdicas, actuando con ellos pie a tierra. Al final lo importante es cómo nos sentimos cuando estamos con caballos, muchos coincidimos que ellos nos transmiten libertad, paz, sosiego, calma.


Raquel Villares nos hablaba de la sensibilidad, yo al mirarla, veía que toda ella era sensibilidad. Una persona tan dulce, con unos movimientos tan pausados, delicados y sutiles, que tal vez haya adquirido por su afición a la danza y al yoga, no me extraña que todo esto le ayude a comunicarse a la perfección con los caballos. Tenemos la oportunidad de aprender de ella, no sólo de caballos, sus enseñanzas nos valdrán para estar mejor con nosotros y con los demás.


En la formación continuada que ya tiene prevista para fechas cercanas en Madrid “Wild Pony”, en Barcelona, en junio en  Puente de la Reina (Navarra) donde Diego Astiz y en julio el primer Retiro de Verano de Etología Sensitiva en el Parque Natural de Redes (Asturias). Profundizará en los temas que vimos en la presentación, aprendiendo la teoría y la práctica. Explicará lo desarrollados que tienen los sentidos los caballos. Intentará que nosotros despertemos los sentidos que tenemos adormilados, que nos hacen carecer de sensibilidad. Cómo podemos conectarnos más con la naturaleza. La forma que tienen de expresar las emociones los caballos y de sus sentimientos. Que nos comunicamos con ellos a través del lenguaje corporal, explicará la forma de adiestrar al caballo utilizando el refuerzo positivo. Es necesario para estar con caballos estar bien física, mental, emocional y espiritualmente, aprendiendo de ella como conseguirlo.


En la demostración con caballos, empezó con un caballo alazán pura sangre de siete años, en el picadero redondo, explicó la forma en que debemos conectarnos a tierra cuando trabajamos con el caballo en libertad, concentrarnos y conseguir que nos preste atención, mover nuestro cuerpo como si fuera un baile y para activar al caballo hacerlo desde nuestras caderas. Explicó la manera de realizar flexiones y paso atrás. Que tenemos que hacer si intenta invadir nuestro espacio personal sin nuestro permiso. En sus cursos explicará todo esto y más cosas relacionadas con la doma y con el manejo adecuado, para que lleguemos a una verdadera conexión con nuestro amigo el caballo. 


Puedo olvidar lo que aprendí, pero nunca olvidare cómo me sentí.
Si queréis más información, mandar email a rakelvillares@hotmail.com

David Muriel Holgado.