Follow by Email

martes, 9 de mayo de 2017

EL LIBRO DE LULA, “HABLANDO CON CABALLOS”.

En la fotografía Lula Baena y la yegua de terapia Comunera.

“Hablando con caballos” no es solamente el libro de Lula Baena. Es mucho más, es el sentimiento de un grupo de Facebook, un sitio, desde que ella lo creó en abril de 2011, en el que muchos de los amantes de los caballos, que andábamos desperdigados por estas nuevas formas de comunicarnos, por internet, nos unimos, nos conocimos y aprendimos, unos de otros, sobre esta pasión que nos mantiene vitales. Unos participando activamente muy a menudo, otros como yo, de vez en cuando, otros muy buenos amigos que hace tiempo no aparecen, pero que quedaron en nuestros corazones. Muchos como el Guadiana, apareciendo y desapareciendo. Sigamos como dice ella en este “Prado virtual”.
Me gusta aprender de los que saben y últimamente de varias amigas, gracias a sus libros, me han posicionado si cabe más al lado de ver al caballo ante todo y antes de nada como un buen amigo, que nos enseña y con el que disfrutamos sin necesidad de tenerlo entre nuestras piernas, teniéndolo en lo más profundo de nuestro ser, “pie a tierra”. Una de estas mujeres es la autora de este libro, del que voy a dar mi opinión con su permiso. De ahora en adelante veremos al caballo desde el suelo.

Lula en la Herradura con Duende.

He realizado sesiones de Equinoterapia, disfrutando de los beneficios que nos ofrece el caballo, pero siempre montando el usuario en él. El trabajo pie a tierra me parece muy complejo y además se requieren conocimientos de psicología, al tratar con sistemas emocionales complicados de las personas participantes. Me interesa casi todo del mundo del caballo, menos las competiciones, y los eventos en los que sufre de una manera u otra este animal. Por eso me ilusionaba conocer el “coaching con caballos”, lo poco que sé de este tema, fue con Lula con la que más aprendí.
Nos ha hecho desear este libro, por fin lo tengo en mis manos, cuando llegó a mí, no pude leerlo una vez, fueron varias, porque es un libro que hay que tenerlo cerca para ojearlo, estudiarlo y sobre todo consultarlo. Dirigido a todas las personas que quieren a los caballos y que estén interesadas en las nuevas formas de sernos útil. Siempre el hombre tuvo al caballo a su servicio. A partir de ahora y en el libro queda claro, tenemos delante de nosotros al “caballo del siglo XXI”, que nos va a servir, como un compañero, él se beneficiara de ese servicio porque será un participante que no sufrirá y disfrutara con su nuevo trabajo. Van teniendo nombre estas nuevas formas, “Intervenciones Asistidas con Caballos”, “Coaching con caballos”, “Psicoterapia con caballos”, “Terapia con caballos” y las que vayan surgiendo.
Hay que leer el libro. Con este artículo quiero animaros a que lo hagáis. Cuando muy pequeña Lula miraba eclipsada a ese caballito de madera que estaba en la peluquería, no imagina lo que le iba a ocurrir con estos de verdad. Me gusta eso de “pensamiento catedral”, se está iniciando algo que no sabemos cuándo acabara, con este libro, Lula pone las primeras piedras de esa catedral, estos trabajos como bien dice, deben considerarse como un oficio, y habrá que luchar para que sean reconocidos académicamente y que sean valorados como se merecen.
            Nos cuenta mucho de su vida, desde pequeña, para que conozcamos lo que le ha podido influir en esta mujer, para llegar hasta aquí. Se licenció en Psicología y tuvo varios trabajos, tratando a pequeños y a mayores, fue responsable de Servicios Sociales de un Ayuntamiento, donde atendía a personas con problemas. Se encontró en su vida, como dice ella, con el “silencio” de varias personas queridas. Su relación y amor por los animales, la historia de la perra Malik, la relación con la yegua Vera, la forma en que llego su caballo Silver a su vida para quedarse, y como sin darse cuenta introducirse en el mundo de las Intervenciones Asistidas con caballos pie a tierra, como el  Coaching con Caballos, Psicoterapia y Aprendizaje asistido con caballos a través de Equilibri y EAGALA. Sin duda, Lula se apasiona con los caballos y con las personas que a través de ellos puede ayudar. No dudamos que el caballo tiene sentimientos y alma, aunque se empeñaron en enseñarnos que no.
Al principio explica en qué consisten las “Intervenciones Asistidas Con Caballos” y nos desvela por qué se realizan con caballos. Se práctica pie a tierra y se deja que todo fluya para que pase lo que tenga que pasar, sea bueno o malo, todo tiene sentido y el caballo nos lo hará saber, aflorara lo más recóndito de nuestro ser. Curioso como divide el libro en los tres aires del caballo, paso, trote y galope.


Al paso nos habla de Etología equina, lo necesario que es conocer al caballo y su comportamiento. Que a la intuición como un sexto sentido, para nosotros nos resulta difícil escucharla,  al caballo le resulta fácil. A través de historias nos acerca a la psicología, explicando los mecanismos de defensa que utilizamos. Aunque en este apartado, Lula nos ha puesto al paso, nos introduce en todo lo que debemos conocer para realizar intervenciones.
Al trote nos introduce en la práctica de las actividades, en lo que necesitamos para realizarlas, las indicaciones, sugerencias y la planificación. Sobre las características diferentes del “Aprendizaje Asistido con Equinos” y de la “Psicoterapia Asistida con Equinos”, que no es lo mismo. En las actividades es importante hacer las preguntas apropiadas en lugar de dar respuestas.
Al galope, qué es lo que pasa al día siguiente de las actividades, Lula dice “dejar que se expandan las sensaciones”. Como el caballo vive el aquí y el ahora, lo que el Calendario Celta llama tiempo Equos “tiempo de caballos”. Para finalizar dos frases de Lula que me encantan, hablando de la yegua Vera se plantea “cómo puede dejar de existir algo tan bello” y otra frase “desde que descubrí a los caballos Freud ya no me sirve”.

David Muriel Holgado.



miércoles, 19 de abril de 2017

ALBA RUEDA, AMOR POR LOS CABALLOS.


“Mujeres que aman a los caballos” escrito por Alba Rueda. Un gran libro de una gran mujer, muy fácil de leer, sus historias te enganchan y no es posible parar hasta llegar al final. No leer este libro es perderse un montón de relatos que hablan de amor, de lealtad, de sufrimiento, de vida. Y si además seas o no seas amante de los caballos, si no lo lees te perderás el saber donde encontrar la esencia de este bello animal. Si tienes tiempo estúdialo, es algo enriquecedor para tu persona. Es un viaje en el que Alba te envuelve y te hace tirar hacía delante, un viaje real porque existe y te lleva por Escocia, cada vez más al norte, volviendo a recordar el que realizo veinte años antes.
Son muchas las sensaciones que he sentido al adentrarme en sus páginas. En el libro nos habla de música celta entre otras la de Maggie Macinnes y la Bill Douglas, estar leyendo este libro y escuchar esta música es una delicia. No se por qué, pero Alba, me hizo tener esa curiosidad de conocer y escuchar la música que ella escucho en su viaje.
Las historias de una mujer que ama a los animales, nos cuenta como llego y se fue de su vida un perro blanco llamado “Pachu” y la historia de “Flora” una yegua poni torda a la que saco del maltrato, suya es esta bonita frase «todo el bien que haces en la vida, te es devuelto». Cuenta su vida anterior, su deseo como dice ella de «inventarse de nuevo», dejar todo y empezar de cero. Habla de su familia y de momentos vividos, cuenta anécdotas y curiosidades.
Viajando por Escocia, llego a Inchnademph, donde fue recibida por una mujer, que junto a otra llevaban un refugio de caballos maltratados a los que ayudan a recuperar la confianza en el ser humano. Regresó al Castillo de Ardveck, lugar donde se perdió hace veinte años y nos cuenta la inquietante historia del pastor, «solo tienes que recordar quién eres y encontrar el camino» una frase igual que otras nos hacen reflexionar. Con estas dos mujeres Rhiannon y Finn, Alba comenzó a ver a los caballos de forma diferente, vio que el poder de los caballos es el que nos hace ver dentro de nosotros. Conoció la doma natural, que para tener una buena relación con los caballos, debemos confiar en nosotros mismos y en ellos.
La herencia de la cultura Celta la vemos en sus costumbres, la bonita historia que cuenta el significado de recoger la lana que pierden las ovejas, para «hacer ovillo y tejer sueños». La memoria del agua que aparece en varios relatos. La relación del pueblo Celta durante su historia con los caballos, y la importancia de “Epona” como la diosa de los caballos. Los celtas consideran que un perro blanco representa protección, lealtad y guía. Las creencias y la sabiduría Celta sobre el respeto por la naturaleza, su participación e implicación en protegerla, al igual que integrarse en ella.
Historias y leyendas como la de la hija del Conde de Rothes “Lady Vivianne”, de princesas, de castillos, de pozos y whisky. En las que encontraras cantidad de frases que nos hacen reflexionar sobre  nuestra vida y lo que hacemos con ella.
Llega el momento de tomar decisiones y de cambiar de vida. Si lees con cuidado, en el libro encontraras como sentir que el corazón se te hace más grande. Que los caballos a través de sus gestos te pueden advertir y ayudarte a elegir el camino. Aprende de ellos a vivir sin miedos. Sus caballos «sanadores del alma».

David Muriel Holgado.

jueves, 6 de abril de 2017

LA CONCIENCIA EQUINA DE DANIELA CERQUETTI.

Fotografía de Paula Barco.

https://concienciaequina.wordpress.com

Este es el blog de una mujer apasionada del caballo, muy joven, más de lo que esperaba, su sonrisa y su cara transmiten paz, alegría, sensibilidad y dulzura. Sosegada pero con muchas inquietudes. Nuestros caminos del caballo se cruzaron en el Santuario Winston. http://www.asociacionwinston.org Bonito lugar al que acudimos muchos de los que queremos ayudar a conseguir una mejor vida para el caballo, exenta de maltrato y abandono. En contra de cualquier trato que cause dolor físico y psíquico al caballo y a cualquiera de las especies.
            Solamente unas palabras para invitaros a que leáis sus artículos. Donde encontrareis una visión muy particular de tratar con caballos, afortunadamente mucha gente se está uniendo a ella. Estableciendo con el caballo una relación de amistad, desde la libertad y no desde el control. Desvelándonos la fórmula para conseguir una conexión real con el caballo. Indicándonos como debemos estar en el presente y que nuestra conciencia sea plena para que sintamos lo que ocurre dentro de nosotros y a nuestro alrededor.
        Deja claro que el caballo tiene grandes capacidades cognitivas, que debemos aprovechar en beneficio de ambos. Que el jinete no tiene otro remedio que ofrecer un manejo respetuoso a su caballo y que la relación con él no sea solamente la de entrenar y competir.
             «El caballo no analiza, solo SIENTE...» una de las frases que encontrareis en el blog de Daniela Cerquetti.
           Estaremos pendientes de las nuevas publicaciones, para ver lo que nos cuenta y deleitarnos con sus escritos hechos desde el corazón, llenos de verdades.
            No quería analizar, solo exponer unas impresiones que he sentido y quería compartir desde aquí con vosotros.
           

David Muriel Holgado.

lunes, 3 de abril de 2017

NUESTRO EGO Y LOS CABALLOS.



Entendemos el ego a nuestra manera. A muchos maestros del mundo del caballo les he oído decir que no debemos actuar con ego, que cuando estemos con el caballo hay que estar sin arrogancia, hay que ser muy auténticos. Haciendo un pequeño estudio del ego, sobre todo de las enseñanzas del filósofo y pensador Wayne Dyer “el padre de la motivación”, he llegado a conclusiones y estas nos pueden servir no sólo para estar con los caballos, sino para ser cada día mejores en nuestra vida.
La autoestima es necesaria, necesitamos valorarnos a nosotros mismos positivamente. Es importante amarse a sí mismo, ese amor propio nos lleva a amar a los demás, para eso necesitamos la autoestima.
El ego es el yo, yo, y yo. Un exceso de autoestima que nos hace exaltar nuestra propia personalidad. Luchamos para que todo gire a nuestro alrededor y necesitamos ser el centro de atención. Por nuestro ego, el hombre se cree con derecho a modificar la naturaleza y a dominar a los animales.
El caballo nos enseña que es mejor vivir sin ego, él no lo tiene, por eso no tienen la capacidad de odiar, no se frustra como nosotros, no pelea con las personas, ni persigue a sus victimas, no entiende de competiciones como el hombre, que está con el deseo de ganar, solamente compiten los sementales para conseguir yeguas y las madres para proteger a sus crías. Por nuestro ego los llevamos a las guerras y los metemos en el circo, ellos no necesitan ganar batallas, no entienden esas luchas nuestras, ni esa manera de divertirnos.
Hay muchas cosas que le gusta al ego, le encanta que ganemos, pero no siempre podemos ganar y cuando no ganamos nos sentimos insignificantes, nos frustramos. Si queremos conseguir avances con los caballos no vayamos con él con la intención de ganarles, las victorias vienen solas. No discutamos con el caballo, debemos liberarnos de la necesidad de tener siempre la razón, el ego nos quiere hacer esclavos de esa necesidad. Necesitamos estar bien no necesitamos tener razón.
Se trata de ser mejor cada día, no de ser mejor que los demás. Entre todas las especies nadie es mejor que nadie en este planeta. El ego nos dice que valoremos a los demás basándonos por su aspecto físico, por su riqueza, por sus triunfos, no hagamos caso al ego. No nos impongamos al caballo, no es inferior que nosotros,  juguemos con él, si queremos que confíe en nosotros vamos a tratarlo como a un amigo, como a un amigo del alma.
Importante para avanzar es no tener la necesidad de tener más. Más riqueza, más logros, más éxitos, nuestro ego nunca estará contento, nunca le parecerá suficiente. Cuando adiestras a un caballo sí le pides demasiado no conseguirás mucho, sí te conformas con poco llegaras más lejos de lo que deseabas.
A tú yo profundo no le importa lo que has logrado. Le interesa más como nos sentimos. Debemos ser agradecidos por las habilidades que nos han sido concedidas, con ellas y una gran motivación hemos logrado cosas que deseamos, la fuerza de voluntad la tenemos por nuestra existencia y es la que debe llevarse el merito, no nosotros.
Mi amiga Lucy Rees en su libro “La lógica del caballo”, dice que el caballo no reconoce la autoridad y no sabe lo que es la obediencia. Nosotros al ser predadores sí, por eso queremos ir con el famoso y el poderoso. El ego funciona haciendo que te preocupes de lo que piensan de ti los demás. Actúa según te indique el corazón, no por el qué dirán. La fama y la consideración que tengas entre la gente no es asunto tuyo, no debe preocuparte.
Por último y no menos importante es, no dejar actuar a tu ego cuando se trata de la ofensa. Sentirse ofendido crea algo destructivo, que te hace atacar y guerrear contra el que te ofende. Hay muchas ocasiones en las que nos podemos ofender, si le damos importancia, lo único que conseguimos es debilitarnos. El caballo cuando no hace algo que le pedimos es porque no sabe o no le indicamos como debemos. Nunca te sientas ni ofendido, ni frustrado con él, porque él no sabe lo que significan esas palabras.
Espero que te sirva para estar mejor con los caballos y con las personas.


David Muriel Holgado.

jueves, 9 de marzo de 2017

RAQUEL VILLARES Y SU “ETOLOGÍA SENSITIVA” EN WILD PONY.


         El pasado sábado cuatro de marzo, estuvimos en Valdetorres de Jarama cerca de Madrid, en Wild Pony, un sitio donde los caballos viven alegres gracias a Basi, un hombre de la doma natural, muy conocido, por ser la persona que organiza cursos relacionados con el manejo, adiestramiento y comunicación, siempre respetando al caballo, impartidos por mujeres y hombres de un prestigio internacional muy demostrado. Por nuestro interés, podemos informarnos de los próximos cursos que impartirán, Lucy Rees, Francisco Aguilar, Vanessa Bee, Raquel Villares etc.
No me podía perder esta presentación y aprender cosas nuevas de Raquel. Me alegro mucho de haber podido conocer en este día a personas tan interesantes, todas amantes del caballo, unas estaban iniciándose en este mundo, una mujer hacia coaching con caballos. Me reencontré con Laura que cuida un gran grupo de caballos en Madrid,  hablamos de que tenía varios caballos con la enfermedad Sindrome de Cushing, muy común entre los caballos de mucha edad. Mara que había rescatado, a un gran caballo “silla francés” al que está recuperando, ofreciéndole libertar y compañía en Wild  Pony, en sus manos no volverá a sufrir. Toni un hombre del caballo curtido en este mundo, domando potros y quitando resabios, él decía que aunque había aprendido de forma tradicional como antes, sin saberlo, estaba aplicando maneras propias de la doma natural, dispuesto a aprender todo lo posible de la etología sensitiva con Raquel y aplicarlo en su trabajo. Basi lleva este lugar donde los caballos viven en libertad en prados bien cuidados, me explico una forma de eliminar las deyecciones, para tener las praderas limpias y bien abonadas.


 Raquel apasionada de los caballos desde muy joven, pasión que ha aumentado a día de hoy. Posee una gran técnica ecuestre que aprendió de los mejores profesores, como cuando estuvo formándose en la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre, también paso largos veranos con vaqueros sevillanos. Todo esto para ella carecía de cierta sensibilidad desde el punto de vista del caballo. Hasta que conoció a su maestra Lucy Rees, con la que estuvo nueve años formándose y con quien todavía hoy en día colabora de forma puntual. Después estudió un Máster de Etología en la Universidad de Córdoba. Desde que la conozco, hace más de diez años, no ha parado de aprender y de impartir cursos, muchos relacionados con la doma y la monta natural; los cursos de “Conocimiento del Caballo” avalados por universidades. Es una etóloga de teoría y de práctica, ha estudiado en su hábitat natural a manadas de caballos salvajes en sitios como los Llanos de Venezuela donde el caballo está expuesto a potenciales depredadores estando sus vidas en peligro constantemente. También observo y estudio en España a manadas de Pottokas en libertad.


De toda esa evolución y aprendizaje ha desarrollado un nuevo concepto que yo diría un estilo propio de tratar y entender a los caballos, lo denomina “Etología Sensitiva”. La veo satisfecha de ver la acogida que tiene esta nueva forma de tratar a los caballos y contenta de compartir sus conocimientos con gente tan interesada en aprender.
En la conferencia nos hablo de cómo había llegado a desarrollar este concepto, conociendo el comportamiento del caballo y a través de nuestra expresión corporal podemos comunicarnos con él. Su objetivo es que las personas mejoren su relación con ellos, ya sea pie a tierra como montados. Para estar así con ellos tenemos que ser humildes y dejar fuera nuestro ego. Cuando estudiaba los caballos salvajes en los Llanos de Venezuela comprobó que ellos tenían una forma de organización social totalmente pacifica, que los sementales se juntaban sin luchar. Nos hablo de la Jerarquía o de la ausencia de ella y de la dominancia, de que su organización social se basa más en la coordinación y en la sincronización. La etología que estudia el comportamiento del caballo salvaje y del domestico. Tenemos que garantizar condiciones de vida para su bienestar. Que dependiendo de su carácter formaremos grupos para evitar conflictos. Hablo del temperamento y del carácter. De la función del semental y del líder. Que en la actualidad las personas están acercándose a los caballos y a su mundo de varias formas, simplemente observándoles, compartiendo tiempo y espacio o realizando actividades hípicas y lúdicas, actuando con ellos pie a tierra. Al final lo importante es cómo nos sentimos cuando estamos con caballos, muchos coincidimos que ellos nos transmiten libertad, paz, sosiego, calma.


Raquel Villares nos hablaba de la sensibilidad, yo al mirarla, veía que toda ella era sensibilidad. Una persona tan dulce, con unos movimientos tan pausados, delicados y sutiles, que tal vez haya adquirido por su afición a la danza y al yoga, no me extraña que todo esto le ayude a comunicarse a la perfección con los caballos. Tenemos la oportunidad de aprender de ella, no sólo de caballos, sus enseñanzas nos valdrán para estar mejor con nosotros y con los demás.


En la formación continuada que ya tiene prevista para fechas cercanas en Madrid “Wild Pony”, en Barcelona, en junio en  Puente de la Reina (Navarra) donde Diego Astiz y en julio el primer Retiro de Verano de Etología Sensitiva en el Parque Natural de Redes (Asturias). Profundizará en los temas que vimos en la presentación, aprendiendo la teoría y la práctica. Explicará lo desarrollados que tienen los sentidos los caballos. Intentará que nosotros despertemos los sentidos que tenemos adormilados, que nos hacen carecer de sensibilidad. Cómo podemos conectarnos más con la naturaleza. La forma que tienen de expresar las emociones los caballos y de sus sentimientos. Que nos comunicamos con ellos a través del lenguaje corporal, explicará la forma de adiestrar al caballo utilizando el refuerzo positivo. Es necesario para estar con caballos estar bien física, mental, emocional y espiritualmente, aprendiendo de ella como conseguirlo.


En la demostración con caballos, empezó con un caballo alazán pura sangre de siete años, en el picadero redondo, explicó la forma en que debemos conectarnos a tierra cuando trabajamos con el caballo en libertad, concentrarnos y conseguir que nos preste atención, mover nuestro cuerpo como si fuera un baile y para activar al caballo hacerlo desde nuestras caderas. Explicó la manera de realizar flexiones y paso atrás. Que tenemos que hacer si intenta invadir nuestro espacio personal sin nuestro permiso. En sus cursos explicará todo esto y más cosas relacionadas con la doma y con el manejo adecuado, para que lleguemos a una verdadera conexión con nuestro amigo el caballo. 


Puedo olvidar lo que aprendí, pero nunca olvidare cómo me sentí.
Si queréis más información, mandar email a rakelvillares@hotmail.com

David Muriel Holgado.





domingo, 5 de febrero de 2017

MARÍA, APRENDE DE LOS CABALLOS.



Un libro de emociones escrito por María López Mayol, “La mujer que aprende de los caballos”. Es altamente recomendable. A los que hemos leído este libro, María nos enseña mucho sobre caballos, sobre humanos, las relaciones entre nosotros y entre humanos y caballos. Es un libro para tenerlo cerca, leerlo es un placer, en cada lectura encuentras algo nuevo que te ayuda a crecer como persona.


Conocí a María hace unos años en un campamento que organizo en Gredos nuestra amiga Lucy Rees, desde entonces he seguido su trayectoria en el mundo del caballo, he visto que como buena amante de los caballos ha encontrado su camino, que al igual que muchos ha experimentado un cambio interno, ya no ve al caballo como a un ser que solamente utilizamos para montar. Que podemos ver al caballo como a un animal de compañía, que como dice ella, los caballos son sus amigos, sus maestros, su familia. Que vivir con caballos es como volver a nuestra esencia. Que el caballo es capaz de ver dentro de las personas y proyectar el reflejo de nuestra actitud. Los caballos nos enseñan las lecciones de vida más importantes. El caballo nos va indicando como debemos comportarnos para llegar a él, ese conocimiento nos ayuda a ser más abiertos, humildes, compasivos, confiados, bondadosos, calmados, etc. y nos sirve para tener una buena relación con los demás.
Hablando con una amiga común coincidimos que María es una mujer autentica, más, gracias a su relación con los caballos. Fundo Equynos para ayudar a caballos y personas. Se especializo en Coaching con caballos, realizando actividades como talleres para que la gente conociera lo que es y que puede ayudar a que las personas sean mejores, puedan resolver sus problemas y gestionar mejor las situaciones en las que tienen que tomar decisiones.
Deja claro en el libro su compromiso con la defensa de este bello animal, que el problema del maltrato es falta de educación y cultura, que si la gente conociera más sobre cómo es el caballo, lo trataría mejor. Es colaboradora activa con el Albergue CyD Santa María, que llevan Concordia y Virginia. Estoy totalmente de acuerdo con lo que Concordia dice en el prologo de este libro, que María tiene la misma humildad que tienen los caballos, que está escrito con el corazón con un lenguaje directo que entiende todo el mundo, que es un manual de vida en el que los maestros son los caballos. Además María cede parte de los beneficios del libro al Albergue CyD Santa María.
Se nota su capacidad comunicadora, cuenta muchas historias, como la de Dulcinea y sus experiencias hacen que veamos que el caballo nos puede enseñar cómo comunicarnos con él, que no debemos dar ordenes, que percibe nuestro estado emocional. El interactuar con caballos ayuda a las personas a solucionar sus problemas personales. En el libro nos descubre el coaching con caballos y nos introduce a través de varios ejercicios que podemos encontrar en el libro, con sus delicadas explicaciones podemos realizan de forma sencilla. Es de agradecer la sensibilidad con caballos y humanos que María irradia en cada rincón de este delicioso libro. Explica exactamente lo que es ser humildes y coherentes, qué es tener empática, lo importante que es tener confianza tanto en las personas como en uno mismo,  que es necesario actuar con tranquilidad y serenar nuestra mente. Todos estos valores son necesarios para actuar con caballos, y el aprender esto de ellos, nos ayuda en nuestra vida.


Podemos aprender tanto, como que tenemos que ser conscientes de la energía que hay en nuestro cuerpo y en nuestra mente. Que para tratar con caballos debemos dejar nuestro ego fuera y tratarlos desde la humildad con el corazón abierto, dejar aparte la prepotencia. Que en vez de susurrarles tenemos que escucharles a través de sus pequeños gestos, no debemos imponernos anulando su voluntad, tenemos que respetar su naturaleza y acercarnos a los caballos sin ninguna meta.
Es muy interesante prestar atención a las indicaciones que nos hace sobre literatura, parece que nos invita a que leamos a los autores y libros a los que hace referencia como “Historia de un caballo” de Tolstói, a Eduardo Galeano, a Daniel Goleman con su “Inteligencia emocional”, etc.,. Nos ilustra con frases de autores relevantes con las que nos ayuda aún más a entender los mensajes que nos quiere transmitir. Sentarse a leer este libro y escuchar la música que nos indica en él es una gozada, sentir la melodía de Roger Subirana, Vanesa Martín, Alejandro Sanz, etc.
¿Es posible que gente con coeficiente de inteligencia alto, con varias carreras, a estas alturas piense que el caballo no tiene sentimientos? Seguro que nunca ha lamido su mano un caballo, que no le ha hablado con la mirada, que no le ha tocado con su morro, si todo esto le hubiera ocurrido, habría comenzado el camino del amor, del respeto a otros seres vivos y habría conocido lo que es la alegría, la valentía, la gratitud, la comprensión, habría aprendido a ser digno. 


David Muriel Holgado.

sábado, 28 de enero de 2017

LA REALIDAD DEL SANTUARIO WINSTON. AYUDANDO A LOS CABALLOS.



Acabo de leer el libro “Las vidas de Winston”, escrito por Dolo Pérez Molina que es la fundadora del Santuario. Me ha encantado y emocionado al leerlo, he aprendido mucho y ahora sé como Rafa y Dolo se metieron en esta aventura de defender a los caballos. Amar a los caballos sin límite desde la humildad. Lo dan todo a cambio de proporcionar a los animales el máximo bienestar. Llegan a sus manos enfermos, cansados y machacados física, mental y emocionalmente.
Los conozco hace años y he visitado varias veces este lugar, que ahora es Santuario. Ya resalte en otras ocasiones la gran labor que realizan en defensa, ayuda, recuperación de los caballos abandonados y maltratados.
Página tras página Dolo nos envuelve en multitud de situaciones que en cada una nos enseña algo nuevo y se va viendo como sin apenas darse cuenta, actuando desde el corazón, se van rodeando de caballos en muy mal estado y deciden crear una Asociación para ayudarles.
Cuando llegaron a La Cañada, Rafa regalo un caballo a Dolo, que le puso el nombre de “Winston”, en el libro explica por qué le puso ese nombre, también cuenta su relación con él, lo monta muy poco, pero descubre que disfruta mucho estando a su lado y observándole, aprende lo que necesita un caballo, que es compañía, libertad, seguridad y una alimentación adecuada. Lo cuida cuando está enfermo, cura sus heridas, busca el sitio más adecuada dependiendo de si es verano o invierno. Lo quiere con toda su alma. Me gusta mucho está frase de Dolo en el libro «Alza tus alas y vuela», refiriéndose a Winston en su fatal final.
Los primeros caballos que llegaron al Santuario fueron Ula, Bart, Bartola, Auka, Fenix, Lennon, Zeus, Lola, India, Curro, Tango, Argos, Tatu, Luna, etc.. Cada uno llego de una manera distinta, pero todos llegaron porque los humanos de los que dependían dejaron de darles de comer, los abandonaron sin curar sus heridas, no sanaron su cuerpo, los humillaron y despreciaron, los dejan tirados en una cuadra llena de basura. Los abandonan cuando están viejitos, después de haberles explotado. ¿Cómo a un ser vivo podemos considerar una propiedad, igual que a un coche?  Muchos de estos humanos llegan al Santuario utilizando el chantaje emocional, aprovechándose de la situación, amenazan de que si no se los quedan los llevan al matadero. Los abandonan y provocan accidentes, luego el dueño no aparece.
Cuantas noches en vela, cuantas operaciones, muchas actuaciones burocráticas, fatigas varias, luchar contra enfermedades, y darles el cariño que se merecen para curar sus heridas del alma. Todo eso aparece detallado en el libro. La evolución que se aprecia en la relación con los caballos, se hace evidente en cada página y desde que Dolo recibe a Winston, que al principio no sabe que hacer con él, no sabe si lo va a montar o lo tendrá para cuidarlo, la situación y su sensibilidad la van orientando, va aprendiendo todo sobre los caballos, y empieza a ver el interior especial de este animal. Conoce a través de otros la forma tradicional de cuidar y atender a los caballos, desde el control y el maltrato, pero se revela contra esto y lucha para que la gente con el único argumento de que «siempre se hizo así» deje de hacer daño al caballo.  Crece su cariño por este animal, no se acaba, aumenta con cada caballo que recibe, sabe que necesitan de su ayuda y que cada vez le satisface más velar por ellos y cuidarles. Leer este libro nos hace ver al caballo de forma diferente.


Nos describe como los caballos se relacionan entre ellos en bandas,  como se cogen cariño y se hermanan haciéndose inseparables, cuenta las rivalidades que existen entre machos y el instinto de proteger a la manada. Ha llegado la hora de devolverles la dignidad, de verles como seres libres y de dejar de tratarlos como a esclavos.
Cuando Dolo puso «FIN» en su libro, Las vidas de Winston acababan de empezar, desde entonces muchos caballos han tenido la fortuna y el privilegio de llegar hasta aquí. Si no vais a leer este libro, os puedo hablar del estado lamentable en el que se encontraba Fenix cuando llego, en los huesos, tan delgado, lo débil que quedo cuando le quitaron el tumor, como José el Veterinario le detecto piroplasmosis. De la operación de la hernia de Bart en un garaje desinfectado. La odisea cuando iban a operar a Lennon de una hernia y del pene que no sacaba para mear. De que Tatu llegó porque lo iban a llevar al matadero al haberse cortado una pata con alambre de espino. Así uno tras otro, con la misma o más  ilusión que al principio.
Montaré un Refugio o ayudaré a Santuario Winston   http://santuariowinston.org      Haz tu donativo en Num de cta. ES83 2038 1925 9160 0017 2644 es de Bankia.


David Muriel Holgado