Follow by Email

jueves, 9 de marzo de 2017

RAQUEL VILLARES Y SU “ETOLOGÍA SENSITIVA” EN WILD PONY.


         El pasado sábado cuatro de marzo, estuvimos en Valdetorres de Jarama cerca de Madrid, en Wild Pony, un sitio donde los caballos viven alegres gracias a Basi, un hombre de la doma natural, muy conocido, por ser la persona que organiza cursos relacionados con el manejo, adiestramiento y comunicación, siempre respetando al caballo, impartidos por mujeres y hombres de un prestigio internacional muy demostrado. Por nuestro interés, podemos informarnos de los próximos cursos que impartirán, Lucy Rees, Francisco Aguilar, Vanessa Bee, Raquel Villares etc.
No me podía perder esta presentación y aprender cosas nuevas de Raquel. Me alegro mucho de haber podido conocer en este día a personas tan interesantes, todas amantes del caballo, unas estaban iniciándose en este mundo, una mujer hacia coaching con caballos. Me reencontré con Laura que cuida un gran grupo de caballos en Madrid,  hablamos de que tenía varios caballos con la enfermedad Sindrome de Cushing, muy común entre los caballos de mucha edad. Mara que había rescatado, a un gran caballo “silla francés” al que está recuperando, ofreciéndole libertar y compañía en Wild  Pony, en sus manos no volverá a sufrir. Toni un hombre del caballo curtido en este mundo, domando potros y quitando resabios, él decía que aunque había aprendido de forma tradicional como antes, sin saberlo, estaba aplicando maneras propias de la doma natural, dispuesto a aprender todo lo posible de la etología sensitiva con Raquel y aplicarlo en su trabajo. Basi lleva este lugar donde los caballos viven en libertad en prados bien cuidados, me explico una forma de eliminar las deyecciones, para tener las praderas limpias y bien abonadas.


 Raquel apasionada de los caballos desde muy joven, pasión que ha aumentado a día de hoy. Posee una gran técnica ecuestre que aprendió de los mejores profesores, como cuando estuvo formándose en la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre, también paso largos veranos con vaqueros sevillanos. Todo esto para ella carecía de cierta sensibilidad desde el punto de vista del caballo. Hasta que conoció a su maestra Lucy Rees, con la que estuvo nueve años formándose y con quien todavía hoy en día colabora de forma puntual. Después estudió un Máster de Etología en la Universidad de Córdoba. Desde que la conozco, hace más de diez años, no ha parado de aprender y de impartir cursos, muchos relacionados con la doma y la monta natural; los cursos de “Conocimiento del Caballo” avalados por universidades. Es una etóloga de teoría y de práctica, ha estudiado en su hábitat natural a manadas de caballos salvajes en sitios como los Llanos de Venezuela donde el caballo está expuesto a potenciales depredadores estando sus vidas en peligro constantemente. También observo y estudio en España a manadas de Pottokas en libertad.


De toda esa evolución y aprendizaje ha desarrollado un nuevo concepto que yo diría un estilo propio de tratar y entender a los caballos, lo denomina “Etología Sensitiva”. La veo satisfecha de ver la acogida que tiene esta nueva forma de tratar a los caballos y contenta de compartir sus conocimientos con gente tan interesada en aprender.
En la conferencia nos hablo de cómo había llegado a desarrollar este concepto, conociendo el comportamiento del caballo y a través de nuestra expresión corporal podemos comunicarnos con él. Su objetivo es que las personas mejoren su relación con ellos, ya sea pie a tierra como montados. Para estar así con ellos tenemos que ser humildes y dejar fuera nuestro ego. Cuando estudiaba los caballos salvajes en los Llanos de Venezuela comprobó que ellos tenían una forma de organización social totalmente pacifica, que los sementales se juntaban sin luchar. Nos hablo de la Jerarquía o de la ausencia de ella y de la dominancia, de que su organización social se basa más en la coordinación y en la sincronización. La etología que estudia el comportamiento del caballo salvaje y del domestico. Tenemos que garantizar condiciones de vida para su bienestar. Que dependiendo de su carácter formaremos grupos para evitar conflictos. Hablo del temperamento y del carácter. De la función del semental y del líder. Que en la actualidad las personas están acercándose a los caballos y a su mundo de varias formas, simplemente observándoles, compartiendo tiempo y espacio o realizando actividades hípicas y lúdicas, actuando con ellos pie a tierra. Al final lo importante es cómo nos sentimos cuando estamos con caballos, muchos coincidimos que ellos nos transmiten libertad, paz, sosiego, calma.


Raquel Villares nos hablaba de la sensibilidad, yo al mirarla, veía que toda ella era sensibilidad. Una persona tan dulce, con unos movimientos tan pausados, delicados y sutiles, que tal vez haya adquirido por su afición a la danza y al yoga, no me extraña que todo esto le ayude a comunicarse a la perfección con los caballos. Tenemos la oportunidad de aprender de ella, no sólo de caballos, sus enseñanzas nos valdrán para estar mejor con nosotros y con los demás.


En la formación continuada que ya tiene prevista para fechas cercanas en Madrid “Wild Pony”, en Barcelona, en junio en  Puente de la Reina (Navarra) donde Diego Astiz y en julio el primer Retiro de Verano de Etología Sensitiva en el Parque Natural de Redes (Asturias). Profundizará en los temas que vimos en la presentación, aprendiendo la teoría y la práctica. Explicará lo desarrollados que tienen los sentidos los caballos. Intentará que nosotros despertemos los sentidos que tenemos adormilados, que nos hacen carecer de sensibilidad. Cómo podemos conectarnos más con la naturaleza. La forma que tienen de expresar las emociones los caballos y de sus sentimientos. Que nos comunicamos con ellos a través del lenguaje corporal, explicará la forma de adiestrar al caballo utilizando el refuerzo positivo. Es necesario para estar con caballos estar bien física, mental, emocional y espiritualmente, aprendiendo de ella como conseguirlo.


En la demostración con caballos, empezó con un caballo alazán pura sangre de siete años, en el picadero redondo, explicó la forma en que debemos conectarnos a tierra cuando trabajamos con el caballo en libertad, concentrarnos y conseguir que nos preste atención, mover nuestro cuerpo como si fuera un baile y para activar al caballo hacerlo desde nuestras caderas. Explicó la manera de realizar flexiones y paso atrás. Que tenemos que hacer si intenta invadir nuestro espacio personal sin nuestro permiso. En sus cursos explicará todo esto y más cosas relacionadas con la doma y con el manejo adecuado, para que lleguemos a una verdadera conexión con nuestro amigo el caballo. 


Puedo olvidar lo que aprendí, pero nunca olvidare cómo me sentí.
Si queréis más información, mandar email a rakelvillares@hotmail.com

David Muriel Holgado.





domingo, 5 de febrero de 2017

MARÍA, APRENDE DE LOS CABALLOS.



Un libro de emociones escrito por María López Mayol, “La mujer que aprende de los caballos”. Es altamente recomendable. A los que hemos leído este libro, María nos enseña mucho sobre caballos, sobre humanos, las relaciones entre nosotros y entre humanos y caballos. Es un libro para tenerlo cerca, leerlo es un placer, en cada lectura encuentras algo nuevo que te ayuda a crecer como persona.


Conocí a María hace unos años en un campamento que organizo en Gredos nuestra amiga Lucy Rees, desde entonces he seguido su trayectoria en el mundo del caballo, he visto que como buena amante de los caballos ha encontrado su camino, que al igual que muchos ha experimentado un cambio interno, ya no ve al caballo como a un ser que solamente utilizamos para montar. Que podemos ver al caballo como a un animal de compañía, que como dice ella, los caballos son sus amigos, sus maestros, su familia. Que vivir con caballos es como volver a nuestra esencia. Que el caballo es capaz de ver dentro de las personas y proyectar el reflejo de nuestra actitud. Los caballos nos enseñan las lecciones de vida más importantes. El caballo nos va indicando como debemos comportarnos para llegar a él, ese conocimiento nos ayuda a ser más abiertos, humildes, compasivos, confiados, bondadosos, calmados, etc. y nos sirve para tener una buena relación con los demás.
Hablando con una amiga común coincidimos que María es una mujer autentica, más, gracias a su relación con los caballos. Fundo Equynos para ayudar a caballos y personas. Se especializo en Coaching con caballos, realizando actividades como talleres para que la gente conociera lo que es y que puede ayudar a que las personas sean mejores, puedan resolver sus problemas y gestionar mejor las situaciones en las que tienen que tomar decisiones.
Deja claro en el libro su compromiso con la defensa de este bello animal, que el problema del maltrato es falta de educación y cultura, que si la gente conociera más sobre cómo es el caballo, lo trataría mejor. Es colaboradora activa con el Albergue CyD Santa María, que llevan Concordia y Virginia. Estoy totalmente de acuerdo con lo que Concordia dice en el prologo de este libro, que María tiene la misma humildad que tienen los caballos, que está escrito con el corazón con un lenguaje directo que entiende todo el mundo, que es un manual de vida en el que los maestros son los caballos. Además María cede parte de los beneficios del libro al Albergue CyD Santa María.
Se nota su capacidad comunicadora, cuenta muchas historias, como la de Dulcinea y sus experiencias hacen que veamos que el caballo nos puede enseñar cómo comunicarnos con él, que no debemos dar ordenes, que percibe nuestro estado emocional. El interactuar con caballos ayuda a las personas a solucionar sus problemas personales. En el libro nos descubre el coaching con caballos y nos introduce a través de varios ejercicios que podemos encontrar en el libro, con sus delicadas explicaciones podemos realizan de forma sencilla. Es de agradecer la sensibilidad con caballos y humanos que María irradia en cada rincón de este delicioso libro. Explica exactamente lo que es ser humildes y coherentes, qué es tener empática, lo importante que es tener confianza tanto en las personas como en uno mismo,  que es necesario actuar con tranquilidad y serenar nuestra mente. Todos estos valores son necesarios para actuar con caballos, y el aprender esto de ellos, nos ayuda en nuestra vida.


Podemos aprender tanto, como que tenemos que ser conscientes de la energía que hay en nuestro cuerpo y en nuestra mente. Que para tratar con caballos debemos dejar nuestro ego fuera y tratarlos desde la humildad con el corazón abierto, dejar aparte la prepotencia. Que en vez de susurrarles tenemos que escucharles a través de sus pequeños gestos, no debemos imponernos anulando su voluntad, tenemos que respetar su naturaleza y acercarnos a los caballos sin ninguna meta.
Es muy interesante prestar atención a las indicaciones que nos hace sobre literatura, parece que nos invita a que leamos a los autores y libros a los que hace referencia como “Historia de un caballo” de Tolstói, a Eduardo Galeano, a Daniel Goleman con su “Inteligencia emocional”, etc.,. Nos ilustra con frases de autores relevantes con las que nos ayuda aún más a entender los mensajes que nos quiere transmitir. Sentarse a leer este libro y escuchar la música que nos indica en él es una gozada, sentir la melodía de Roger Subirana, Vanesa Martín, Alejandro Sanz, etc.
¿Es posible que gente con coeficiente de inteligencia alto, con varias carreras, a estas alturas piense que el caballo no tiene sentimientos? Seguro que nunca ha lamido su mano un caballo, que no le ha hablado con la mirada, que no le ha tocado con su morro, si todo esto le hubiera ocurrido, habría comenzado el camino del amor, del respeto a otros seres vivos y habría conocido lo que es la alegría, la valentía, la gratitud, la comprensión, habría aprendido a ser digno. 


David Muriel Holgado.

sábado, 28 de enero de 2017

LA REALIDAD DEL SANTUARIO WINSTON. AYUDANDO A LOS CABALLOS.



Acabo de leer el libro “Las vidas de Winston”, escrito por Dolo Pérez Molina que es la fundadora del Santuario. Me ha encantado y emocionado al leerlo, he aprendido mucho y ahora sé como Rafa y Dolo se metieron en esta aventura de defender a los caballos. Amar a los caballos sin límite desde la humildad. Lo dan todo a cambio de proporcionar a los animales el máximo bienestar. Llegan a sus manos enfermos, cansados y machacados física, mental y emocionalmente.
Los conozco hace años y he visitado varias veces este lugar, que ahora es Santuario. Ya resalte en otras ocasiones la gran labor que realizan en defensa, ayuda, recuperación de los caballos abandonados y maltratados.
Página tras página Dolo nos envuelve en multitud de situaciones que en cada una nos enseña algo nuevo y se va viendo como sin apenas darse cuenta, actuando desde el corazón, se van rodeando de caballos en muy mal estado y deciden crear una Asociación para ayudarles.
Cuando llegaron a La Cañada, Rafa regalo un caballo a Dolo, que le puso el nombre de “Winston”, en el libro explica por qué le puso ese nombre, también cuenta su relación con él, lo monta muy poco, pero descubre que disfruta mucho estando a su lado y observándole, aprende lo que necesita un caballo, que es compañía, libertad, seguridad y una alimentación adecuada. Lo cuida cuando está enfermo, cura sus heridas, busca el sitio más adecuada dependiendo de si es verano o invierno. Lo quiere con toda su alma. Me gusta mucho está frase de Dolo en el libro «Alza tus alas y vuela», refiriéndose a Winston en su fatal final.
Los primeros caballos que llegaron al Santuario fueron Ula, Bart, Bartola, Auka, Fenix, Lennon, Zeus, Lola, India, Curro, Tango, Argos, Tatu, Luna, etc.. Cada uno llego de una manera distinta, pero todos llegaron porque los humanos de los que dependían dejaron de darles de comer, los abandonaron sin curar sus heridas, no sanaron su cuerpo, los humillaron y despreciaron, los dejan tirados en una cuadra llena de basura. Los abandonan cuando están viejitos, después de haberles explotado. ¿Cómo a un ser vivo podemos considerar una propiedad, igual que a un coche?  Muchos de estos humanos llegan al Santuario utilizando el chantaje emocional, aprovechándose de la situación, amenazan de que si no se los quedan los llevan al matadero. Los abandonan y provocan accidentes, luego el dueño no aparece.
Cuantas noches en vela, cuantas operaciones, muchas actuaciones burocráticas, fatigas varias, luchar contra enfermedades, y darles el cariño que se merecen para curar sus heridas del alma. Todo eso aparece detallado en el libro. La evolución que se aprecia en la relación con los caballos, se hace evidente en cada página y desde que Dolo recibe a Winston, que al principio no sabe que hacer con él, no sabe si lo va a montar o lo tendrá para cuidarlo, la situación y su sensibilidad la van orientando, va aprendiendo todo sobre los caballos, y empieza a ver el interior especial de este animal. Conoce a través de otros la forma tradicional de cuidar y atender a los caballos, desde el control y el maltrato, pero se revela contra esto y lucha para que la gente con el único argumento de que «siempre se hizo así» deje de hacer daño al caballo.  Crece su cariño por este animal, no se acaba, aumenta con cada caballo que recibe, sabe que necesitan de su ayuda y que cada vez le satisface más velar por ellos y cuidarles. Leer este libro nos hace ver al caballo de forma diferente.


Nos describe como los caballos se relacionan entre ellos en bandas,  como se cogen cariño y se hermanan haciéndose inseparables, cuenta las rivalidades que existen entre machos y el instinto de proteger a la manada. Ha llegado la hora de devolverles la dignidad, de verles como seres libres y de dejar de tratarlos como a esclavos.
Cuando Dolo puso «FIN» en su libro, Las vidas de Winston acababan de empezar, desde entonces muchos caballos han tenido la fortuna y el privilegio de llegar hasta aquí. Si no vais a leer este libro, os puedo hablar del estado lamentable en el que se encontraba Fenix cuando llego, en los huesos, tan delgado, lo débil que quedo cuando le quitaron el tumor, como José el Veterinario le detecto piroplasmosis. De la operación de la hernia de Bart en un garaje desinfectado. La odisea cuando iban a operar a Lennon de una hernia y del pene que no sacaba para mear. De que Tatu llegó porque lo iban a llevar al matadero al haberse cortado una pata con alambre de espino. Así uno tras otro, con la misma o más  ilusión que al principio.
Montaré un Refugio o ayudaré a Santuario Winston   http://santuariowinston.org      Haz tu donativo en Num de cta. ES83 2038 1925 9160 0017 2644 es de Bankia.


David Muriel Holgado

lunes, 17 de octubre de 2016

QUÉ NOS DICEN LOS CABALLOS CON SUS OREJAS.




LAS MULAS hablan con las orejas.
Ciro Bayo, en 1910, escribió un libro titulado “El peregrino entretenido”, en el que narra como las mulas hablan con las orejas:
Y el gitano diome este cursillo acerca del lenguaje mímico de las orejas de las mulas, y que yo traslado aderezando conceptos y estilo:
“Cuando la mula lleva las dos orejas tiesas y hacia adelante, significa fuerza, satisfacción, músculos de acero, estómago satisfecho.
A medida que las orejas bajan, los músculos se aflojan y disminuye la fuerza, como disminuye la columna de mercurio de un termómetro cuando se acerca al frío.
Si pone las orejas ligeramente divergentes, es principio de cansancio; si flojas del todo, marcando el compás a cada paso, cansancio total.
Una oreja tiesa y otra caída, significan mal humor; las dos orejas tiesas, pero una hacia adelante y otra hacia atrás, mal carácter, mula traidora”.



LOS EQUINOS…
Perciben sonidos de alta frecuencia de hasta 4400 mt s. Su rango de sonido es de 55 Hz-25 Khz; el rango de sonido humano es de 20 Hz- 20 Khz. mucho más bajos que nosotros, puede mover sus orejas independientemente 180º, para ello utiliza 16 músculos. Escuchan ruidos, detectan sonidos más agudos, más profundos y menos fuertes que nosotros. Sus orejas tienen forma de embudo para recoger bien todos los sonidos, están protegidas con pelo para que no entren semillas, moscas o lluvia. No cortar los pelos de las orejas a los caballos, tienen su función.
Los sonidos de crujidos, como el plástico y días de mucho viento les ponen muy nerviosos. Como cuando el tigre se mueve entre la hierba seca.



Las orejas son unos indicadores exactos de donde prestan atención. A través de las orejas nos indican su estado emocional. En doma un caballo atento está pendiente de su jinete por eso a veces gira sus orejas hacia él, si está muy concentrado pondrá las orejas muy tiesas hacia adelante.
Las orejas hacia adelante significan interés. Los caballos saludan con sus orejas hacia adelante. Si escondemos un regalo en nuestras manos el caballo olisqueara y pondrá sus orejas hacia adelante.
Pone las orejas hacia atrás por agresividad o para protegerlas. Si las gira un poco hacia atrás indican sumisión. Las orejas giradas hacia atrás pueden indicarnos solamente atención en esa dirección, enfado o que quiere escuchar lo que tiene detrás porque ha detectado algo delante y quiere asegurarse por si tiene que volverse. Aplastando sus orejas y girándolas hacia atrás es que tiene un problema o mucho miedo, un caballo enfadado aplasta sus orejas, teniéndolas en esa posición no puede oír nada, cuando luchan entre ellos así las protegen de posibles mordiscos del adversario. Giradas a los lados nos indican que está atento de lo que pasa en esa dirección, a los lados caídas es que está adormecido, relajado o que quiere desconectar.
En las carreras, compitiendo, en el polo, etc… muy frecuentemente sobre todo cuanto están concentrados o realizando maniobras difíciles el caballo pone sus orejas hacia atrás, lo hacen para proteger el oído y que nada entre en ellos.



Si van en manada colocan las orejas dependiendo de la posición que ocupen. El que va delante sitúa sus orejas hacia adelante para recibir los sonidos que vienen de esa dirección, los caballos que van en medio giran sus orejas a los lados y el último las gira hacia atrás. También en grupo cuando están tumbados el que vigila puede estar levantado o medio tumbado, moverá sus orejas en todas las direcciones para detectar sonidos de alarma, los caballos por instinto tienen en su mente que en cualquier momento puede presentarse un depredador y comérselos.

Tendremos en cuenta que junto a las señales de sus orejas también nos mandan otras de partes de su cuerpo a la vez. Por lo tanto un caballo relajado puede tener sus orejas caídas y su belfo inferior colgando. El caballo enfadado tiene sus orejas tumbadas hacia atrás, apretados los labios y mandíbulas, sacuden su cola, muestran el blanco de sus ojos y realizar sacudidas de cabeza.
El caballo asustadizo y nervioso puede poner sus orejas hacia adelante para escuchar los peligros que pueden venir por allí, pone su cuello rígido y su cabeza muy alta.

David Muriel Holgado.

martes, 11 de octubre de 2016

SANDRA DE ISIDRO EN LA ASOCIACIÓN WINSTON. YO CUIDARE DE TI AL IGUAL QUE TU CUIDARAS DE MI.



Una tarde soleada de un otoño seco fui a visitar a mis amigos caballos y humanos de la Asociación Winston en la Cañada (Avila), ya sabéis que se dedican a ayudar a caballos  maltratados y abandonados. Rafa y Dolo no dejan de recibir caballos en un estado físico y emocional lamentable. En unos días recibiran a Malak (Ángel), un caballo que fue abandonado atado a un árbol, así llevaba varios días, malnutrido y deshidratado. En la actualidad cuidan a más de 50 entre caballos, yeguas y potrillos. Siempre necesitan la ayuda económica de todos nosotros.



La gran mayoría de los caballos que se encuentran en la Asociación, llegan con unas experiencias de maltrato tanto físico como psicológico, muy resabiados, tienen un miedo atroz a los humanos, no se dejan tocar ni manejar, totalmente esquivos. Una de las funciones de la Asociación es la de quitarles esos miedos que traen para poderlos manejar cuando precisan ser curados y para que sepan que no todos los humanos son iguales, que ahora tienen otra oportunidad de vivir en manada junto a otros de su especie y junto a humanos que se desviven en darles cariño y procurarles bienestar. Por eso se encuentra aquí Sandra de Isidro para  quitarles esos miedos  y para enseñarnos en que consiste la doma natural, que es la herramienta basada en la confianza, que debemos utilizar para enseñarles y adiestrarles, por ser una manera no violenta con la que podemos llegar a que el caballo voluntariamente acepte nuestras peticiones. Este fin de semana entre el 7 y el 9 de octubre de este año 2016, Sandra de Isidro imparte un curso en Winston, como dice ella es un sitio donde se puede aprender mucho por lo difícil que es llegar a algunos de estos caballos. No os perdáis uno de estos cursos, son altamente recomendables e imprescindibles.



Sandra de Isidro y Paula Barco, sentadas en el centro del redondo sin moverse, con un cubo de comida a sus pies, para que el potro alazán Kerry se vaya acercando confiado poco a poco, éste caballo quiere llegar al pienso pero no puede, algo se lo impide, es el miedo que tiene grabado a fuego en su mente de experiencias desagradables anteriores. Mantiene el espacio y lo hace como defensa para poder huir en cualquier momento, se le ve con sus manos clavadas hacia adelante, a veces se acerca lo suficiente y consigue su premio. Desde que llegó ha avanzado mucho y va confiando más en el hombre, se deja tocar un poco.
Entra en el picadero con dos yeguas, una alazana y otra negra y sus potrillos de cuatro meses, yeguas muy hermanadas y los potrillos amigos de juegos, están juntos todo el tiempo. Forman manada y va interactuando con todos, luego se queda con la yegua alazana y su potrillo porque son los más esquivos, el potro no se deja tocar, habrá heredado el carácter de su madre, va consiguiendo que el potro confíe y se acerque, Sandra agachada acerca su mano para que el potro la huela, después coge la pluma de su pelo y acaricia con ella un poco al potrillo, la sesión no dura más de 10 minutos para no aburrirles, ni agotarlos mentalmente.
Yo cuidare de ti al igual que tu cuidaras de mi, palabras de Sandra de Isidro que intenta que el caballo entienda y lo hace procurando ser lo más parecida posible al caballo, por eso cuando está en el redondo con él, imita sus expresiones corporales y juega para ir conociéndole. Se sincroniza y se coordina con el caballo como si fuera un baile con mucha armonía. Así trabaja Sandra, poniéndoselo fácil, enseñándole por partes paso a paso. Descartando que el caballo no quiere hacer algo, centrándose en que no lo hace porque no puede por miedo, por algún dolor, por no estar preparado o por no disponer de fuerza suficiente.



Es una gran profesional, posee una Equinidad y Humanidad asombrosas, siendo tan joven, hasta dónde llegara, sabe mucho de caballos, sabe entrar en su interior, tocar sutilmente su alma y lo que más me impresiono es que al igual que conquista a los caballos sabe transmitir su sabiduría a todos nosotros los humanos, para que nos sirvamos de sus conocimientos, en beneficio de nuestros amigos nobles brutos. Le digo que no todos tenemos tan buena mano o ese don que ella tiene y me afirma que eso trabajando y practicando lo puede conseguir el que se lo proponga.  
            Lleva unas plumas en su sombrero negro y otra en la punta de un mechón de su pelo sujeta con una goma, como si hubiera heredado de los indios no sólo sus adornos sino también su sabiduría de vida, su templanza, sosiego, paciencia, alegría y fuerza. Su amor por la libertad, por la naturaleza y por una vida salvaje más propia de sus amigos equinos. Será por eso que Sandra se entiende tan bien con ellos.
Es necesario integrarnos en la naturaleza  y asilvestrarnos un poco para conectar con nuestros caballos.
Sandra y yo tenemos la mejor maestra, que es Lucy Rees y coincidimos en que cuando tenemos alguna duda o no sabemos que hacer, pensamos en cómo lo haría ella en ese momento.
Cuando me despedí le dije qué si podía escribir sobre ella, y me dijo que si, creí que me sería difícil, pero ha sido un grato placer el haberlo hecho.


David Muriel Holgado.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

LA INDEFENSIÓN APRENDIDA.



El psicólogo Seligman ha estudiado a fondo la indefensión aprendida. La persona aprende a que haga lo que haga no va a poder cambiar las situaciones. De esa creencia aparece la depresión, la desgana, la persona se desmotiva, se desilusiona y no tiene esperanza. Aparece la pasividad del individuo que aprende de una situación en la que no ha encontrado recursos para darle solución. Si atribuye a que él es responsable de no controlar esa situación, baja su autoestima. Si la situación es achacable a que las cosas no se pueden cambiar, ni siquiera en el futuro, puede aparecer la depresión. Si se afianza la idea de generalizar situaciones, afectara su modo de comportarse ante otras diferentes, “para que voy a luchar si todo lo que haga no va ha hacer cambiar mi vida”. La indefensión aprendida se da en los casos de “violencia de genero” en los que la victima se echa la culpa de lo que ocurre y soporta agresiones pensando que su agresor cambiara y que nada puede hacer para remediar la situación. En casos extremos como en “secuestros”. En los campos de concentración Nazis, los presos que recibían amenazas físicas y psíquicas, se resignaban y no hacían nada porque nada de lo que hicieran iba a cambiar las cosas. También se dan casos de indefensión aprendida en “el trabajo”. En “la búsqueda de empleo”, por mucho que busque no voy a encontrar trabajo. En el “acoso escolar”, si hago algo para impedir que me acosen me acosan más, por eso aguanto todo lo que me hagan. Un ejemplo generalizado es la actitud ante el cambio de la situación política, últimamente nos manifestamos protestando por las injusticias y nos volvemos a manifestar, pero los políticos no oyen a la gente, al fin la gente deja de protestar porque creen que reivindicando no consiguen nada. Triste.

¿Qué ocurre con los caballos? Se les empieza a domar muy jóvenes, a los dos años, cuando todavía su cuerpo no esta fortalecido, se les doma con mucho castigo en su nariz con serretas, luego mucha presión en la boca, invierte su cuello llegando a ser incontrolables. Se le tumba, y muy fanfarrones decimos “Caballo tumbado, caballo entregado”. Si el caballo es tímido aguanta sin protestar. Si el caballo tiene más temperamento se resistirá y comenzara la lucha del caballo y el hombre, el hombre utilizara más la violencia e instrumentos que le hagan más daño para intentar dominarlo. La nobleza de un caballo no se mide en lo mucho que aguante sin protestar.
Varios métodos no violentos dicen basarse en el estudio, en la observación de su comportamiento en manada, dirigidos a conseguir una relación en armonía y respetuosa entre hombre y caballo. En realidad van dirigidos a hacer desaparecer la voluntad del caballo, utilizan sesiones cortas donde de forma pasiva utilizando la amenaza, el reforzamiento negativo, llegando en muchos casos a la indefensión aprendida. Para comunicarse con el caballo el adiestrador se comporta como un depredador, anula mentalmente al caballo para someterlo, el caballo siente peligrar su vida ante esta amenaza y es posible que permita que abuse de él. Lo tenemos a nuestro servicio obligándolo y manipulándolo, aunque vaya en contra de si mismo. Un caballo domado puede entrar en un estado de indefensión aprendida, el hombre dice que el caballo se ha entregado y que ese caballo es manso. En el entrenamiento aprendió a que rebelarse no le sirve de nada, el adiestrador sigue amenazando, castigando, a esto sutilmente llamamos ayudas y correcciones. ¿Qué es lo que siente el caballo? Él tiene su propia opinión, pero no le dejamos que elija.


Cuando se doma a un caballo sujeto de una cuerda, no puede alejarse cuando tiene miedo, se le dan palmadas, se le tiran cuerdas y mantas sin que pueda moverse. Con estos métodos se le desensibiliza pero al montarles están sordos a las ayudas, no les asusta la presión de la pierna, no se les puede mover sin usar las espuelas y dando tirones de las riendas. Caballos que tienen pánico a la montura, porque se le ha puesto por primera vez sin presentársela para que la conozca y la huela, no se dejan montar pero no es porque tengan miedo al jinete sino a la montura al no haberle habituado a ella de forma progresiva. Estos caballos no pueden hacer nada para estar bien, aguantan todo lo que le hagan y desconectan mentalmente, se hunden y entran en la indefensión aprendida.

Se pueden hacer las cosas de otra manera. Los caballos sienten una mosca posada en su piel. Tenemos que conseguir que pierda el miedo pero que no pierda su sensibilidad. Que aprenda que cualquier presión de la pierna pide una respuesta, se le acaricia todo su cuerpo, se va habituando a las cuerdas y se le presenta la manta para que la huela, se la colocamos en su dorso. Dejamos que examine la montura hasta que pierda su miedo. Todo esto con el caballo suelto. Cuando aplicamos las ayudas, quitamos la presión cuando el caballo ha respondido. Si mantenemos la presión el caballo no está cómodo, entonces se desensibiliza y dejara de responder a nuestras ayudas.
Otros optan por otra forma, con el caballo en total libertad sin picadero redondo, dejándoles elegir, así se vera la verdadera relación que tenemos con el caballo. Tenemos que respetar y motivar para llegar a una verdadera comunicación y conexión. En un campo grande puede elegir estar a tu lado o irse. Dejarle su espacio, si lo destruimos, destruimos su libertad. No utilizamos las amenazas, ni el miedo, ni el castigo y dejamos aparte herramientas como los bocados, las espuelas. Para obtener una buena relación con nuestro caballo debemos tener  sensibilidad, compasión, ser suaves y tener delicadeza.
            Para motivar a un caballo dejamos que cuando le planteamos un problema piense y lo resuelva por si mismo, si encuentra la solución recibe el premio de la satisfacción.



            ¿Qué podemos hacer para que vuelva a tener interés? Vamos a trabajar con ese caballo. Lo primero que hay que conseguir es la relajación, que desaparezca el estrés. Podemos empezar en un campo grande con todo el tiempo del mundo, caminamos hacia él sin intenciones de controlarle y sin prepotencia, se dará cuenta de nuestra intención, si se acerca a olernos le dejamos, de momento no le acariciamos, si no muestra interés por nosotros entonces nos sentamos y dejamos que curioseando se acerque a nosotros y nos huela las botas o nuestra cabeza, un día y otro, le acariciamos, le damos alguna golosina, vemos si nos acompaña, estamos creando lazos. Trabajamos con él en el picadero redondo totalmente libre, sin forzarle hasta que nos siga confiado, en este trabajo no intentamos controlar su movimiento, pero no queremos que corra alocadamente, presionamos menos para que se tranquilice. Vemos gestos de relajación como bajar un poco su cabeza sacudiéndola, moviendo su mandíbula y si suspira es prueba de que esta conectando poco a poco, vuelve su cabeza para mirarnos, si se acerca o si acepta que nos acerquemos, si decide olernos es porque quiere conocernos. Todo son buenas señales. Si acariciamos y realizamos un pequeño masaje con nuestros dedos presionando poco, dicen que ayuda a conectarse consigo mismo, ver método TTEAM de Linda Tellington-Jones. Caballos que están muy rígidos y no flexionan su cabeza, yo consigo que gire ofreciéndole un trozo de zanahoria o un poco de pan, a ambos lados, abajo, entre sus manos, en el centro de su cuerpo y abajo. Podemos ponerlo a riendas largas con un ayudante para que camine, le pedimos que pare con la cabeza baja, que se ponga en marcha relajado, que gire a ambos lados. En unos días haciendo trabajo en picadero redondo para conectarlo,  se le monta y se pide giros de cabeza, con un ayudante del ramal se le pide que camine, que pare sin que tire de las riendas y sin levantar su cabeza, se le pide con la voz “soo” parando el ayudante y reteniendo de las riendas, también usamos nuestro cuerpo para que pare, cuando se detenga soltamos la presión de las riendas. Intercalamos estos trabajos con salidas paseando del ramal subiendo y bajando cuestas para fortalecerlo. Luego salimos con un ayudante del ramal y montados en el campo, parando, subiendo y bajando. Así poco a poco le devolvemos su voluntad y comprueba que puede trabajar con comodidad confiando en el hombre.


David Muriel Holgado.

miércoles, 27 de julio de 2016

REMEDIOS CONTRA LA DERMATITIS, MOSCAS, GARRAPATAS.



POMADA CONTRA LA DERMATITIS ESTACIONAL.
Este remedio lo aprendí de Elina Salcedo. Muchas gracias Elina por enseñarnos que con esta pomada podemos aliviar a nuestros caballos. La dermatitis estacional en caballos parece ser una reacción alérgica a la picadura del mosquito culicoide de tan solo 2 milímetros. Las alergias de los caballos suelen venir por lo sensibles que son a las picaduras de insectos. Les pica en la crin y en la base de la cola, en el pecho, en el dorso, en el vientre, se producen erosiones y ulceras, muchos se quedan sin pelo en esa zona. Solo quieren estar arrascándose en todos los sitios y se hacen heridas. No responden a ninguna pomada ni a baños con jabón de azufre.
El remedio natural que nos propone Elina funciona, yo lo he probado y va muy bien. Hace una mezcla con caléndulas y llantén con una base de grasa de cerdo.
Las caléndulas tienen propiedades para la dermis, la piel, es calmante, antiinflamatoria. El lantén con propiedades antisépticas es efectivo para curar las llagas.
La grasa de cerdo se usaba para curar las heridas del ganado, resiste al calor y al agua.
Dice Elina que Lucy Rees le aconsejo que utilizara el aceite del árbol del te, con muchas propiedades y es repelente de insectos.
La receta. Tenemos los 500 gr de grasa de cerdo. 75 gramos de caléndula fresca que se corta con sol dejando cuatro dedos de tallo. 75 gramos de llantén. 60 gotas de aceite del árbol de té.
En una olla se calienta mucho la grasa de cerdo, picamos la caléndula y el llantén para introducirlo en la olla y dejamos entre 3 y 5 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se tueste, apagamos el fuego, tapamos y dejamos reposar hasta el día siguiente. Después calentamos y colamos con una manga de tela, dejamos enfriar y añadimos las gotas del aceite del árbol de té, removemos y ponemos en botes de plástico. Lo guardamos en la nevera con etiqueta poniendo la fecha porque caduca en un año.
Utilizarlo al menor síntoma, antes de que se rasque y ser constantes en la utilización. Sienten alivio cuando se la damos.
Mejor utilizar la caléndula y el llantén frescos. Tenía un problema de dermatitis ligera en un caballo alazán, en su cara alrededor de sus carrillos había perdido el pelo y le picaba mucho. Decidí hacer la pomada de Elina, no tenía caléndula y llantén frescos. Entonces utilice plantas secas que venden en el herbolario. Calenté muy poca agua y deje hervir, introduje las plantas, deje enfriar y cuando paso un día, filtre el agua que contenía el extracto de las plantas. El extracto lo mezcle con la grasa de cerdo caliente en la olla y deje enfriar y cuando aún estaba liquida eche el aceite del árbol de te. A mi me funciono. 


REPELENTE DE MOSCAS.
Mezclamos 2 vasos de vinagre de manzana, 1 vaso de agua y una cucharada de esencia de eucalipto. Se aplica con pulverizador. Hay que tener cuidado de no aplicarlo cerca de los ojos y en las mucosas nasales. Puedes ponerte un poco en la mano y aplicarlo en la cara y carrillos, y con el pulverizador en el cuello, vientre y grupa.

Aceite repelente de moscas. Mezclamos 100 ml de aceite de almendras dulces, con 20 gotas de esencia de albahaca y 20 gotas de esencia de geranio. Muy eficaz y se puede usar cerca de los ojos. Puedes usarlo en el caballo, en tu cuerpo y en niños. Aplicar con la mano o con una esponja. Hay épocas del año que las moscas y los tábanos son muy molestos, si salimos a montar en nuestro caballo queremos que estos insectos no hagan que nuestro caballo se ponga nervioso.

REPELENTE DE MOSQUITOS.
Repelente eficaz contra los mosquitos, pulgas y hormigas.
Tenemos ½ litro de alcohol. 100 gr de clavo de olor y 100 ml de aceite de almendra o aceite para bebes.
Introducir el clavo en el medio litro de alcohol, dejarlo durante cuatro días agitando por las mañanas y las tardes, después añadir el aceite de almendra. Aplicar con pulverizador frotando en brazos y piernas. Se puede usar en mascotas. 


TRUCOS Y CONSEJOS CONTRA LAS GARRAPATAS.
-Las garrapatas pueden producir enfermedades. Si tiramos para quitarlas puede quedar la cabeza en la piel y producir infecciones. Podemos cogerla con pinzas con cuidado de que no estalle su bolsa de sangre, ponemos un poco de calor (punta de destornillador calentada con encendedor) y se suelta.
-Quitar las garrapatas, También Elina Salcedo nos da sus trucos. Un remedio para que no tengan garrapatas es darle en su dieta una cucharada de ajo molido, el olor del ajo que desprende el caballo a través del sudor, a las garrapatas no les gusta. Mejor darlo cuando empieza a calentar.
Para quitar garrapatas impregnarla bien con aceite, saca su cabeza para respirar, o se puede rociar con alcohol y luego se coge con un algodón empapado, y tiramos suavemente de ella, la quemamos porque aplastándola no conseguimos matarla. He visto que metiendo las garrapatas en una botella con agua también se ahogaran.
-Usando vaselina, frota e impregna con vaselina la zona, la vaselina ahoga a las garrapatas.
-Mezclamos 30 ml de aceite de oliva, con 10 gotas de aceite de lavanda, de eucalipto y de tomillo se agita para pulverizar donde están las garrapatas.
-Cociendo ramas de poleo, pulverizamos en la zona con esta infusión.
-Remedio con el zumo de 2 kilos de limones, mezclados con 250 gramos de cristales de Aloe Vera (Sabila), 6 cucharadas de sal y 3 cucharadas de bicarbonato, se cuela y lo que resulta se aplica en la zona donde están las garrapatas. Aplicar en días alternos durante dos semanas.
Con los cítricos podemos preparar el siguiente repelente natural, pelamos varios limones, la cascara la hervimos y dejamos enfriar, aplicamos en la zona afectada por las garrapatas, no usar en gatos.
Hacemos zumo de limón, dejamos que hierva un poco, dejamos enfriar un poco y añadimos 10 gotas de aceite esencial de limón, agitamos y aplicamos suavemente.
Exprime un limón y aplica directamente sobre la garrapata. El zumo de un limón, con aceite esencial de menta y aceite de limón, mézclalo y con un spray pulveriza la zona.
-Remedio con bicarbonato sódico para eliminar las garrapatas del cuerpo del animal. Mezclar media cucharadita de bicarbonato sódico y sal, añadir un vaso de vinagre de manzana, medio vaso de agua, remover y pulverizar. Puedes preparar una pasta mezclando bicarbonato con agua y aplicar sobre la zona.
-Mezcla 10 gotas de aceite esencial de romero, 7 gotas de aceite esencial de canela, 3 gotas de aceite esencial de cedro, 2 cucharadas de aceite de almendras dulces. Agitar y aplicar frotando.
-Usar aceite esencial de geranio rosa. Es un buen repelente de garrapatas en los animales. Simplemente pon una gota entre los omóplatos del animal y en la base de la cola.
-Repelente natural contra las garrapatas. Elegir 3 aceites esenciales cualquiera entre albahaca, limón, canela, cedro, lavanda, menta poleo. Mezcla una gota de cada uno de los 3 elegidos con aceite de almendra puro, remover bien. Aplicar la mezcla con un paño.
-Aceite de canela para eliminar garrapatas y pulgas. Aplicar unas gotas en la zona. Puedes mezclar 80 gotas de aceite de canela en un vaso de agua y pulverizar.
-Aceite de árbol de té. Mata a las garrapatas. Unas gotas de éste aceite mezclados en agua y aplicar pulverizando directamente sobre el cuerpo del animal. Puedes agregar unas gotas de esta esencia en el champú de tu mascota. Puedes poner unas gotas de aceite de árbol de té sobre el área infectada, con cuidado porque puede causar irritación en la piel.
El aceite de árbol de té, se pone una gota en la verruga del caballo (no melanomas), durante varios días y es posible que la elimine.

Remedios no tan naturales pero que parecen eficaces, sobre todo cuando tenemos muchas garrapatas en muchos de nuestros caballos. Los polvos utilizados para que las patatas no germinen, se les aplica en el pelo del animal a poder ser a contra pelo para que llegue a la piel.

REMEDIOS QUÍMICOS:
El BUTOX GARRAPATICIDA. Es un antiparasitario externo. Como principio activo la deltametrina. Actúa por contacto y por ingestión. Para el control de garrapata, sarna, piojos y otros insectos que afectan al ganado. Con efecto residual total mínimo de 16 días y se prolonga por un mínimo de 21 días más. Asegurarse e informarse antes de utilizarlo, sobre la dosis y forma de aplicación con seguridad.

El CYPERMOL, parece muy efectivo para eliminar las garrapatas en las naves de ganado, presentado en polvo, aplicar sobre la cama de los animales, no se si se puede aplicar el polvo directamente en el cuerpo del animal. Por seguridad informarse bien antes de usarlo.

LA TIERRA DE DIATOMEAS, INSECTICIDA ECOLÓGICO.
La tierra de diatomeas es un insecticida doméstico, para utilizar en animales, en el huerto y como fertilizante. Insecticida ecológico muy eficaz para combatir toda clase de insectos, inocuo sin riesgo de toxicidad, biodegradable, los insectos no se hacen resistentes a él. Diatomeas son algas unicelulares fosilizadas con cobertura de sílice, esta cobertura al entrar en contacto con el insecto, perfora su capa de queratina y provoca su muerte por deshidratación. Se presenta en polvo blanco, que se aplica espolvoreado. También se puede diluir.
En el huerto. Controla las plagas, actuando de forma inmediata con efecto preventivo y duradero. Se espolvorea sobre las plantas afectadas y sobre la tierra, efectivo contra pulgón, cochinilla, araña roja, mosca blanca, caracoles y babosas, hormigas, nematodos, orugas. Es buen fertilizante, con gran cantidad de minerales y micronutrientes.
Efectiva en los invernaderos donde suele haber hongos y bacterias, por sus propiedades bactericidas y fungicidas. Espolvorear sobre los semilleros. 
Control de hormigas y cucarachas en el interior de casa. Espolvorear por donde pasan las hormigas. Para las cucarachas se hace una mezcla de 1 cucharada de tierra de diatomeas por 1 litro de agua, también se espolvorea donde las grietas.
Desparasitar perros y gatos. Diluir una cucharada de tierra de diatomeas en un litro de agua y aplicarlo sobre la piel, previene y elimina a las pulgas. Sobre las garrapatas aplicar espolvoreando.
Se puede aplicar en el arenero del gato por su  capacidad de absorción, es una gran desodorizante, bactericida. La arena estará más limpia sin olores y sin bacterias.
En los gallineros si espolvoreamos en el suelo y paredes ayuda contra piojos y pulgas.

Elimina los piojos de forma inocua en niños. Añadir un 1% de tierra de diatomeas en el champú, dejar actuar durante 10 minutos, remover bien con masaje y luego aclarar con agua. Usar una vez por semana durante tres semanas. 

David Muriel Holgado.