miércoles, 22 de mayo de 2019

LA ALIMENTACIÓN DE LOS CABALLOS JÓVENES.


Definitivamente, el potro desde que nace deberá permanecer en el campo la mayor parte del día, para que haga ejercicio y tome sol, así tendrá un buen desarrollo óseo y muscular previniendo la osteocondritis y la osteocondrosis. Un nutricionista establecerá las dietas apropiadas a cada edad del potro en crecimiento, dieta equilibrada en energía, proteínas, vitaminas y minerales como el calcio, el fósforo, cobre, zinc y magnesio principalmente. No es bueno que en su alimentación reciba exceso de energía. Alimentarlo bien el primer año de vida nos asegura tener un caballo sano en el futuro.

Con tan solo diez días de edad, empieza a picotear junto a su madre la hierba del prado, el heno y el pienso de ésta. Podemos al mes dar un pienso en pellet para potros, para asegurarnos que come su pienso se lo damos en un comedero para potros llamado “Ceep Feeder” en el que solamente pueden entrar potros pequeños y procuramos que no coma el pienso de su madre, o le damos a la yegua un pienso adaptado a ambos. El pienso que damos al potro tendrá un nivel proteínico entre el 14 y el 18 %, con una buena proporción entre calcio y fosforo, al igual que otros minerales como el cobre, zinc, minerales quelados; vitamina E necesaria para una absorción correcta; aminoácidos lisina, metionina y threonina. Además del pienso, nos aseguramos de proporcionarle un buen forraje porque la leche de su madre no será suficiente. 

En libertad, si la madre está preñada lo desteta unos meses antes de parir al próximo potro, más o menos cuando el potro cumpla los nueve meses. Si no está preñada lo tendrá mamando más tiempo.
Entre los tres y cuatro meses del nacimiento empieza a reducirse la leche de la yegua. Destetamos al menos a partir de los seis meses de edad, el potro al otro lado de una valla, donde puedan verse, olerse y dormir juntos. Si notamos endurecimiento en las mamas podemos ordeñar a la yegua, sin vaciarla del todo, para que no genere más leche. No es mala idea que cuando a la madre se le haya retirado la leche el potro vuelva a vivir en el mismo grupo en el que se encuentra su madre. El destete debe ser gradual para causar el mínimo de estrés y damos el mismo pienso y forraje que estuviera tomando antes. Un mal destete realizado de manera brusca y demasiado pronto puede causar problemas psicológicos y de crecimiento. En la cuadra puede que al no encontrar la ubre de su madre chupe cualquier otra cosa produciendo la estereotipia de tragar aire.
Si en el destete el potro está estresado y le damos pienso, lo come rápido, no mastica ni saliva lo suficiente para neutralizar el ácido del estomago, todo esto crea problemas gástricos y úlceras. La ulcera se produce por el consumo de muchos carbohidratos, que están en los granos, sobre todo si se consumen en una sola toma o en varias al día pero donde hay periodos largos entre comidas. Se reduce las ulceras si se deja forraje a libre disposición durante todo el día y repartiendo el pienso en varias tomas y poca cantidad en cada una. El almidón y la azúcar presente en los cereales no debe estar en la dieta del potro, la saliva equina no contiene la cantidad suficiente de la enzima amilasa que rompe el almidón que contiene el grano. Si tiene acceso a la hierba tenemos en cuenta que cuanto más sol haya más azúcar tiene la hierba y no es bueno. Para que consuma menos azúcar lo sacamos a pastar por la noche o a primeras horas de la mañana.

El sistema digestivo del caballo necesita que su alimentación se realice mediante comidas pequeñas a lo largo de todo el día, en estado natural pasa pastando más de quince horas al día. Observamos si cambia su comportamiento cuando se destete, para prevenir cólicos, falta de apetito o algún problema de salud.

       El potro criado a biberón si ha estado pastando puede ser destetado alrededor de los 4 meses. Excepcionalmente y si no hay otro remedio se puede destetar a los 3 meses si el potro está muy desarrollado. Si está un poco débil podemos continuar con leche como complemento hasta los 5 meses. Para destetar al potro criado a biberón, reducimos la cantidad de leche gradualmente, de un litro al día pasamos a 0,5 litros y aumentamos la cantidad de heno.

       Para dar una dieta personalizada y acondicionada a cada etapa de su vida, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos y consideraciones:
Desde el destete hasta los dos años la dieta tendrá entre un 14 y un 16 % de proteína y la suficiente energía que deben venir a través de la fibra. La dieta apropiada para el potro se basara en un buen forraje, pasto o heno que tendrá a libre disposición, que ayude a que tenga un buen nivel de proteínas, vitaminas y minerales, junto con un buen nivel de aminoácidos como la lisina.

Forrajes. Lo ideal sería poder aportar todos los nutrientes a través de la hierba del pasto y de forrajes, es lo más parecido de su alimentación natural, puede ser heno alrededor de un 2% de su peso al día, por cada 100 kilos de peso deberíamos aportar 2 kg de heno al día. El forraje tiene diferencias de calcio dependiendo si es heno, paja, alfalfa o forraje de gramíneas. Si hacemos un análisis de la hierba y del forraje obtenemos información sobre el nivel proteínico, niveles de calcio, vitaminas y minerales, así como el nivel de digestibilidad. Si damos suficiente forraje de calidad y agregamos un equilibrador de vitaminas y minerales no sería necesario dar pienso.
  
-El heno es el forraje por excelencia, con el que menos problemas digestivos tenemos, es rico en hidratos de carbono pero pobre en proteínas, por eso debemos añadir un forraje rico en proteínas. Un potro que se alimenta solamente de heno tendrá el llamado vientre de heno (mucha barriga).

-Si no tenemos heno, podemos usar paja aunque tiene muy poco valor nutritivo mejor si la mezclamos con alfalfa o algún forraje de gramíneas, no damos mucha para evitar cólicos por impactación; la paja de avena es muy suave, la paja de cebada es mejor que la de trigo porque la de trigo irrita el tracto digestivo.

       -Forraje de gramíneas es un alimento completo que muchos dejan a libre disposición del caballo, además tiene una proporción calcio-fosforo de 1:1. El mejor forraje de gramíneas es la flor de avena o forraje de avena, es la planta de avena cortada antes de que madure el grano, dejándola secar se conserva en paquetes. Cuando se da este tipo de forraje no se le da ningún tipo de grano.

-Aunque la alfalfa es un forraje valioso en la dieta de los caballos en crecimiento, proporcionando una fuente de energía digestible, proteína de alta calidad y la lisina que es un aminoácido esencial. El caballo alimentado con alfalfa sino trabaja aumentará mucho de peso. Es una fuente de calcio y magnesio, pero no tiene buena proporción de calcio-fosforo, añadiremos fosforo para tener un buen equilibrio entre calcio y fosforo. El grano tiene fosforo. La cantidad de alfalfa que damos no debe exceder de los requerimientos de energía del caballo en crecimiento, el exceso de energía puede ser la causa de enfermedades ortopédicas del desarrollo que incluyen la osteocondritis. Dar más de un 2% de alfalfa en la dieta causa más inconvenientes que beneficios. La alfalfa tiene un 12% de proteína, nunca daremos más de 2 kilos de alfalfa al día y siempre la mezclamos con otros forrajes, incluida la paja. En sustitución a la alfalfa damos forraje de gramíneas (forraje de avena).
La alfalfa tiene azúcar y almidón, sustancias que producen laminitis por eso ponemos cuidado con la cantidad que damos.   

En sustitución o como complemento del forraje podemos proporcionarle pulpa de remolacha y soja que están consideradas como fibra de alta energía,  son muy buenos productos para dar durante el destete.
Además la soja tiene un 80% de digestibilidad, con un 45% de proteína y contiene altas concentraciones de aminoácidos necesarios para el desarrollo muscular y óseo como la lisina con alrededor de un 2,8%. Con 700 gramos de soja al día tendría cubiertas las necesidades de proteína.
La pulpa de remolacha es buena para mantener calmado al caballo, se da en momentos de estrés como en el destete, es un subproducto de la remolacha después de haberle extraído el azúcar, tiene hidratos de carbono. Se suministra en forma de pellet y podría constituir el 30% de su alimentación. Para preparar la pulpa de remolacha se deja en remojo entre 4 y 8 horas poniendo una parte de pulpa y tres de agua. A esta mezcla podemos agregarle pellet de alfalfa deshidratada, avena en grano triturada, salvado en sustitución a la alfalfa. Si queremos que aumente de peso añadimos un poco de aceite vegetal que contenga omega 3, estaría bien aceite de linaza.

       Aceite. Los nutricionistas consideran que el aceite es más segura para alimentar a los caballos jóvenes que los carbohidratos que están en el grano de los cereales. Los niveles de glucosa en la sangre no tienden a elevarse después de la ingesta de calorías de aceite tanto como lo hacen después del consumo de calorías de carbohidratos. El aceite es una fuente de energía que proporciona entre 2,5 a 3 veces más calorías que el grano. No damos más del 6% de aceite en la dieta, si excedemos del 12% se puede alterar el ecosistema microbiano intestinal. Debe contener ácidos grasos omega 3, que tiene el aceite de hígado de bacalao que también tiene Vitamina D fundamental para el desarrollo óseo y articular de los caballos más jóvenes. El aceite de linaza es el aceite con mayor concentración de ácidos Omega 3, este aceite ayudará a un buen mantenimiento de la piel y pelo del caballo, aumento de las defensas y proporciona ayuda para el buen funcionamiento del sistema digestivo.

Los minerales. Son importantes para un buen desarrollo óseo y unos cartílagos y músculos sanos. Se le proporciona una piedra de sal o a un bloque mineral para potrillos. Que exista un buen equilibrio entre calcio y fósforo que será de 1.1-1.25. Si su dieta es alta en alfalfa, al ser rica en calcio deberemos complementar con fósforo en la dieta. Fundamental el magnesio, el zinc y el cobre imprescindibles al tener más de 300 proteínas enzimáticas fundamentales para un metabolismo normal. También el sodio, el yodo y el selenio. Podríamos analizar el pasto para saber qué minerales tiene y administrarle los que falten.

Las vitaminas. Ayudan a un buen crecimiento muscular y a un fuerte sistema inmunológico. En caballos jóvenes sino cumplimos con los requisitos vitamínicos puede reducir las tasas de crecimiento, afectar el consumo de alimento y los predispone en el destete a enfermedades infecciosas. Los destetados que pastan pastos verdes y complementados con suplemento equilibrador de vitaminas y minerales cumplirán con sus requerimientos de vitaminas. Si está alimentando a los destetados en condiciones de sequía, debe prestarse especial atención a su ingesta de vitaminas, porque el pasto es insuficiente para proporcionárselas. La vitamina E está abundantemente en el pasto de buena calidad, en los forrajes disminuye su presencia con el tiempo. Los caballos producen su propia vitamina C en su hígado a diferencia de nosotros no es una vitamina esencial para el caballo. Si el caballo está enfermo o con daño hepático hay que suplementar esa vitamina. La vitamina D producida por el sol, en realidad es una hormona que ayuda a la absorción de calcio y fósforo del intestino, es absorbida por el cuerpo a través de los aceites naturales de la piel. Para producir cantidades necesarias tendrá que estar al sol hasta 8 horas al día, no duchamos con champu al caballo para no eliminar ese grasa de la piel y no obstaculizar la absorción de la vitamina D, por ese motivo tampoco ponemos manta de abrigo. Si no toma el sol tendrá problemas musculares y óseos, depresión, pérdida de apetito y una reducción de sus defensas inmunológicas. La vitamina D2 la recibe de la hierba pero no se mantiene en el heno. La D3 la recibe de la luz solar. El salvado de trigo tiene un elevado contenido de vitamina K, además de otras vitaminas, hierro y fosforo. También la vitamina A está en el pasto y en forrajes como el heno bien curado, si el heno se ha mojado o se ha secado en exceso la vitamina desaparece.

Vitamina A, D, y la biotina juegan un papel en el desarrollo del casco, también los ácidos grasos son necesarios para mantener una barrera impermeable.



       Pienso. El caballo es herbívoro, en libertad no se alimenta de grano. No daremos más de 1 kilo por día por cada 100 kilos de peso, en tres y cuatro tomas durante el día para no perjudicar su sistema digestivo, los caballos jóvenes pueden comer rápido por estrés y no masticar bien, debemos evitar ese estrés para que no se le formen úlceras gástricas. Tenemos que dar un pienso bajo en almidón y azúcar. El almidón son muchas moléculas de glucosa y se encuentra en los granos de los cereales, no nos interesa proporcionárselos porque pueden producir trastornos digestivos, como el aumento de gases y episodios de laminitis. Todos los cereales menos la avena debemos cocerlos antes de dárselos al caballo, machacarlos o tenerlos a remojo solo ayuda en la masticación. ¿Por qué tenemos que cocer el grano de cereales? Porque el almidón se encuentra en el centro del grano, es digerido por enzimas en el intestino delgado para extraerlo cosa que es difícil, por eso se cuecen los granos para que lo digiera y extraiga la energía del grano con facilidad. En los piensos se utilizan cereales como la cebada, hace tiempo se encontraba la variedad cebada caballar que era menos dañina para el caballo, también se usa el maíz y el harina de habas en mínima proporción.
       La avena es un cereal seguro si no excedemos de un 10% de su ración, podemos dársela triturada, si el caballo es mayor la dejamos en remojo con agua antes de dársela, no es mala idea dar avena junto a salvado de trigo porque da mucho volumen y al caballo le va muy bien.

       La dieta. Puede ser pasto o heno a libre disposición. El heno no causa problemas, tenemos la opción muy interesante de dar un forraje de cereales como el de avena, con este forraje no agregamos nada de grano. Si usamos alfalfa como forraje nunca damos más de dos kilos al día junto a otro forraje como el heno o incluso la paja. Con el pienso a base de grano de cereales si no tenemos más remedio que dárselo, tenemos cuidado y no damos más de 2 kilos al día en varias tomas. Tenemos en cuenta lo buena que puede ser el aceite que contenga omega 3 como el aceite de linaza en una proporción no superior al 6% de la dieta. No descartamos la gran posibilidad de suministrar lo que conocemos como la fibra de alta energía que es la pulpa de remolacha y la soja que ésta tiene mucha proteína. Siempre tendrá una piedra de sal a su disposición. Suplementamos con vitaminas y minerales si es necesario. Evitamos las melazas al tener poco valor nutritivo y por contener hongos que perjudican la flora intestinal. Cuidado con las chucherías, los productos químicos, los conservantes y aditivos que pueden afectar a la tiroides. 

       Por último tenemos en cuenta que a parte de lo que le damos de comer está el cómo. Tener todo el día a su disposición un forraje como es el heno es fundamental, cuando repartimos el heno varias veces al día y en montones ocurre que el caballo espera con ansia su comida y la come muy rápido y eso no es bueno, además si hay muchos caballos el más agresivo es el que come más cantidad. Existen las forrajeras lentas, como redes de las que comen pequeñas cantidades. Una vez observe que tenían en un sitio una noria y de ella colgaban redes con forraje, el caballo comía con la cabeza baja y se movía según la noria se mantenía en movimiento. Así se imita a la forma de comer en la naturaleza, con la cabeza muy baja y moviéndose continuamente.
       Espero que os sea de utilidad, no obstante consultar con el veterinario o con un nutricionista de confianza.
       Entre otras fuentes consultadas: thehorse.com y feedxl.com.
       David Muriel Holgado.


Puedes comprar mi libro “Conocer y sentir al caballo” entrando en este enlace: https://www.letrame.com/producto/conocer-y-sentir-al-caballo/ . También puedes pedírmelo mandándome un mensaje privado.

jueves, 16 de mayo de 2019

PARA QUE DEJE DE COCEAR.


En este artículo hay tres palabras claves: Garrapatas – Cocear - Esmegma.
Secuencia de escena: Ato a mi caballo con un nudo de seguridad llamado nudo del bandolero. Es primavera y hay garrapatas, tengo suerte porque en el sitio donde tengo los caballos no hay muchas. Le estoy revisando en los lugares que aparecen con frecuencia, entre sus muslos, debajo del maslo y en su vaina, le quito alguna y las parto en dos con mis uñas, observo que tiene una en su vaina por dentro y está con su bolsa llena de sangre, se la quito y protesta un poco, al quitársela noto que en ese sitio tiene mucha «esmegma», me pongo un guante de latex e intento limpiar bien la zona, pero el caballo protesta y comienza a cocear con gran violencia, lo hace barriendo en todas las direcciones. Cocea para quitarse la molestia o porque se siente atacado. Es una situación de peligro, si insisto puedo recibir una coz o puede tirar hacia atrás. Con calma cojo una rama larga y molesto en la zona hasta que deja de cocear; este es el método llamado de fatiga que consiste en molestarle para que cocee en vano durante mucho tiempo, aprende que la acción es agotadora. Se hace lo mismo si cocea irritado al tocarle su grupa o su cola. Nunca debemos pegarle porque pensara que deberá golpearnos para que dejemos de hacerlo. Dejó de cocear y pude limpiar la zona de la vaina con una esponja y jabón neutro enjuagando después, incluso me dejo usar una manguera. Al día siguiente hice lo mismo y ni se movió.
            Un día en el Parque del Retiro en Madrid había una pareja de Policías Nacionales a caballo y me indigne al ver que uno de ellos pegaba con su fusta en los cuartos traseros a su esplendido caballo, el caballo coceaba al aire y los graciosos policías se reían cada vez que lo hacía. ¿Cómo es posible que personas que están con caballos y viven de ellos no se den cuenta de que están maltratando a un compañero? Ese maltrato se les puede venir a ellos en contra. Es que se me vino a la cabeza.

Para combatir a las garrapatas puedes leer el artículo de mi blog “Relatos Ecuestres” https://dmurielholgado.blogspot.com/2016/07/remedios-contra-la-dermatitis-moscas.html            Las garrapatas se alimentan de la sangre del caballo y pueden transmitirle graves enfermedades como la Piroplasmosis. Nunca tires la garrapata para no propagar sus huevos, métela en una botella con agua o con alcohol cerrándola bien. Cuidado al retirarlas con la mano ten cuidado porque si quedan sus pinzas bucales en el caballo puede provocar infección, ponte aceite en tus dedos y que se suelte sin tirar o retírala del caballo con una pinza de plástico quita garrapatas.
Aquí te dejo un remedio repelente: Mezcla agita y aplica en la zona donde suelen estar las garrapatas, 50 mililitros de aceite de oliva, 12 gotas de aceite de romero, 12 gotas de aceite de tomillo, 12 gotas de aceite de lavanda y 12 gotas de aceite de eucalipto.
 ¿Qué es el esmegma? Es una secreción que se acumula en los genitales de yeguas y caballos. Es de color negro y de aspecto ceroso que encontramos dentro de la vaina del macho y en la ubre de la yegua. Se debe eliminar limpiando bien la zona.
David Muriel Holgado.
 
Puedes comprar mi libro “Conocer y sentir al caballo” entrando en este enlace: https://www.letrame.com/producto/conocer-y-sentir-al-caballo/ . También puedes pedírmelo mandándome un mensaje privado.

miércoles, 8 de mayo de 2019

EXCESO DE SALIVA EN EL CABALLO.



Se está hablando bastante del exceso de baba en el caballo de deporte. ¿Es buena señal o no? Con este artículo espero aclarar varios aspectos. Podéis pedir mi libro Conocer y sentir al caballo https://www.letrame.com/producto/conocer-y-sentir-al-caballo/ en el que hablo de muchos otros temas sobre el caballo y nuestra relación con él.
El caballo tiene un estómago muy pequeño, por eso tiene que estar comiendo pequeñas cantidades muchas horas al día, en el estómago hay mucho ácido y el ácido produce úlceras de estómago, la saliva es buena, porque es alcalina y neutraliza el ácido. Masticar y salivar bien la comida evita problemas digestivos. Los potros en el destete están estresados, si además se le da pienso, lo comen muy rápido y no salivan lo suficiente, por eso no neutralizan el exceso de ácido y se producen úlceras. El potro separado de su madre en el destete, estresado chupa el comedero y puede adquirir el vicio de cuadra llamado tragar aire, al chupar produce saliva y esta calma la úlcera.
En hiperflexión la palanca del bocado está con mucha presión, apretando la cadenilla de barbada y la muserola, como es lógico, el caballo se opone a esa presión y pone rígida su columna vertebral, es todo lo contrario a la descontracción. La mayor glándula salivar es la parótida, con la reunión forzada y la hiperflexión la composición química de la saliva cambia. Esta saliva es espumosa y puede llevar a una enfermedad llamada ptialismo producida por una irritación química. El exceso de saliva es una señal de que ocurre algo, hay malestar, dolor, angustia, etc. Este exceso de baba que vemos en los caballos de competición no es buena señal.
¿Qué ocurre? Un caballo sin nada en su boca cuando se estresa aprieta el masetero que es un músculo de la mandíbula cerrando su boca y esta se seca, en esa situación no puede estar mucho tiempo entonces comienza a mascar y lamer sin comida y produce saliva. Si ponemos algo en su boca el caballo funciona como si estuviera comiendo y produce más saliva, estresado en esa situación de hiperflexión no puede tragar y se le cae la saliva de su boca.
Distinto es cuando el caballo va cómodo con la embocadura sin presión y jugando con ella, o si va sin bocado. A veces el jinete teclea la boca del caballo a través de las riendas para ponerla en movimiento y que la mandíbula esté suelta, dar un azucarillo o un puñado de hierba motiva las glándulas salivares.
Espero que os sea de utilidad.
David Muriel Holgado. 

Si estás en España incluidas las islas Canarias y Baleares, puedes conseguir mi libro Conocer y sentir al caballo a través del botón de compra de mi página de Facebook, https://www.facebook.com/conocerysentiralcaballo/, o en el botón de compra de mi blog “Relatos ecuestres” http://dmurielholgado.blogspot.com/. También desde el siguiente enlace: https://www.letrame.com/produc…/conocer-y-sentir-al-caballo/ . También puedes pedírmelo con un mensaje privado.
Entran los gastos de envío y un donativo a Santuario Winston para ayudar a los caballos.

sábado, 4 de mayo de 2019

COMPORTAMIENTOS DEL CABALLO QUE DEBEMOS CORREGIR.


Desde aquí contesto a Antonio que ha hecho un comentario en mi blog “Relatos Ecuestres” en relación a una entrada titulada “EL MIEDO EN LOS CABALLOS”, que podéis leer completa en el siguiente enlace https://dmurielholgado.blogspot.com/2014/12/el-miedo-en-los-caballos.html.
Habla sobre el exceso de miedo de una yegua con mucho de español que tiene nueve años de edad. En su aprendizaje se han usado técnicas de doma natural fundamentados en la etología equina.
Voy a ir por partes y hare referencia para ampliar, aclarar, orientar y aplicar a escritos de mi libro Conocer y sentir al caballo (al final de este artículo aparecen los enlaces para conseguir el libro).
1.-En la cuadra vuelve la grupa, se la ve muy esquiva y con temor cuando vamos a ponerle la cabezada de cuadra. Después de acariciarla se tranquiliza y se deja poner la cabezada. Es una yegua que en el manejo se deja tocar por todo el cuerpo y no da ningún problema en el cuidado de los cascos y cuando se la cepilla totalmente suelta sin atar.
            Respuesta: Página 219 del libro: «Coger a un caballo en la cuadra. En la cuadra está defendiendo su sitio, más que el territorio defiende el lugar donde pasa la mayor parte del tiempo,…. Si el caballo ha sido anteriormente maltratado podrá defenderse atacando, nos mantenemos tranquilos con palabras suaves, si nos presta atención le premiamos con una caricia o un trozo de comida; si puedes entra en la cuadra, si no te deja espera fuera y si se acerca le acaricias en su cabeza… Utiliza un lenguaje corporal no amenazante, con hombros relajados, mirada suave».  En definitiva esperamos en un sitio seguro de la cuadra o en la puerta y ella vendrá a nosotros aunque tarde un tiempo si hace cualquier intento de atendernos le premiamos, por ejemplo si vuelve su cabeza, poco a poco, día tras día, cualquier intento le premiamos en el momento justo con palabra “muy bien”, con caricia o con comida.
           


2.-Se asusta de bolsas, del viento, de paraguas, de marcas en el suelo, aunque se ha trabajado la insensibilización.
            Respuesta: Usaremos la Exploración espontanea y la Habituación. Importante cuando está aprendiendo tiene que estar totalmente tranquilo y sin estrés, con estrés es imposible que aprenda, además por mucho que insistamos todos los días si está estresado no lo guarda en su memoria. Hay que distinguir muy bien que no es lo mismo que esté desensibilizado a objetos como bolsas y paraguas, que estos se les presente de repente sin esperarlos, de esa manera se asustan todos. Por otra parte el caballo no generaliza pero asocia.
Ver El caballo no generaliza en la página 210 del libro: «El caballo ni generaliza el conocimiento que tiene de un objeto con respecto a otros similares, ni sobre el mismo objeto en otro lugar, ni es capaz de sintetizar sobre él mismo objeto al que se le agregó alguna variación».
Ver página 212. «La exploración espontánea es lo primero que debemos dejar hacer, antes de usar otro método, así no tocamos su instinto y dejamos que active la confianza en sí mismo, crea­mos situaciones para que tenga éxito fácilmente. El entrenador ofrecerá sistemas emocio­nales gratificantes como es la búsqueda, el juego, cariño, haciendo sentir al caballo seguro y confiado; y nunca corregirá, ni regañará, ni castigará…… Perdemos el tiempo entrenando lo que ellos solos pueden aprender. Sin condiciona­miento que exploren varios objetos de los que usas para desensibilizar caballos con méto­dos conductistas. Para explorar los objetos los caballos miedosos necesitan más tiempo, depende mucho del carácter de cada animal. Estos objetos pueden ser una bolsa, una lona y pisarla, un carretillo, un balón, cualquier objeto del que queramos desensibilizarle.
Después de sesiones de experimentación espontánea, en un día de viento llegó volan­do una bolsa y una yegua miedosa ni se inmutó, la cogía con su boca. Por eso en el adies­tramiento es fundamental: no asustaremos con los objetos al caballo para desensibilizarlo, se deja y facilita que explore cada objeto y cada situación».
Ver página 190: «Habituación es la forma más sencilla de aprendizaje y consiste en acostumbrarle a algo. Queremos que pierda su reacción natural ante un estímulo. Se hace presentando el estímulo varias veces, ve que no pasa nada y se espanta menos perdiendo el miedo. El animal responde, hasta que deje de responder, aunque se presente el estímulo. Eliminamos la reacción al miedo, la evitación y la huida. La habituación se realiza con el caballo libre, comenzamos con un estímulo mínimo. Quitamos el estímulo antes de que pase mucho miedo y huya. El caballo reacciona y ve que no le va a pasar nada, que no es necesario gastar energía. Así podemos habituarle a la manta, a la silla, al filete, al jinete encima, a las curas, a los sprays, a la ducha, a pasar por un charco, etc. Empezamos dejando que conozca el objeto al que queremos que se habitúe, seguimos a una distancia segura donde no se asusta y premiamos….. La habituación gradual, también llamado acercamiento–alejamiento, es poner un es­tímulo tan pequeño que no le asuste, si su reacción es relajada ignorando el estímulo, lo quitamos. Vemos cómo reacciona, si levanta la cabeza y vemos signos de tensión, si ha bajado la cabeza, si ha movido su mandíbula ahora quitamos el estímulo para presentárse­lo después nuevamente. ….. El caballo en su entorno en libertad se habitúa a los estímulos nuevos naturalmente, inspeccionando y explorando».
Ver página 191 del libro: «Insensibilización. No debe utilizarse en la doma ni en el manejo. Para insensibilizar a un caballo ponemos un estímulo manteniéndolo, aunque el caballo quiera evitarlo. Se suele hacer con el ca­ballo sujeto. Algunos manejos y domas naturales utilizan la insensibilización y después para moverlos se precisa mucha presión. ….. Insensibilizamos dando palmadas a los potros; cuando los llevamos de ramal con presión constante…..  Alguno se ha insensibilizado tanto que son sordos a las ayudas, para moverlos hay que aplicar mucho las espuelas y tirar fuerte del bocado. Otros llegan a anularse mentalmente y entran en «la indefensión aprendida» piensan que no pueden hacer nada para evitar lo que les ocurre».
           
            Podemos ver el artículo de las ISES. “Principios de la teoría del aprendizaje en la equitación”: Con ejemplos de técnicas de desensibilización. Entre estas está la Desensibilización sistemática, el Contra-acondicionamiento, Ensombrecimiento, el Acondicionamiento de aproximación y la Mezcla de estímulos.
           
3.- Se acelera al pasar puertas, un charco u otro lugar desconocido que le cree dudas.
            Respuesta: Para enseñarle a que no se acelere al pasar las puertas, lo llevamos del ramal paramos antes de la puerta y si para se premia con caricia o comida,  volvemos y paramos más cerca de la puerta pedimos que pare tranquilo y si lo hace se premia, volvemos y paramos en medio de la puerta si para tranquilo se le premia. Para practicarlo sin riesgos usamos el Horse Agility, ponemos dos bidones de plástico y pasamos entre ellos parando en medio, vamos poco a poco juntando los bidones.
            Para pasar por los charcos trabajamos pie a tierra, nos ponemos botas de goma nos metemos nosotros en el charco y lo pasamos, si lo hacemos con decisión por imitación puede que nos sigua, si lo que le pasa es que no quiere meterse en el agua hacemos lo mismo que con la puerta acercarnos y refuerzo positivo. Podemos pedir a otra persona que pase tranquilo el charco con su caballo y nosotros detrás, paramos en el charco y cuando esté tranquilo premiamos.  
Con esto podemos usar el refuerzo positivo del clicker trining: ver página 220 del libro. «Con el refuerzo positivo se busca la sincronía, la relajación, el manejo de energía, a través del juego. Científicamente el método clicker training es el más funcional, fácil y diverti­do, demostrado con hechos y estudios. Lo usamos como herramienta de comunicación, con respeto al caballo como ser pensante y sintiente. Es de gran ayuda, porque no se obliga, transforma la exploración espontánea sin miedo en un juego didáctico».
Practicar Horse Agility, página 291 del libro. Hace a los caballos más confiados y menos asustadizos. «Cuando queremos que vaya hacia adelante, nos inclinamos hacia delante; si queremos que vaya a la derecha nos inclinamos a la derecha; si queremos que pare nos quedaremos inmóviles y rectos. Añadiremos señales con las manos y órdenes con la voz. Siempre que seamos constantes, nos entenderá».

4.- A pesar de trabajar y responder bien, al día siguiente es como si no hubiera hecho nada; es decir, que la insenbilización de un día no sirve para el futuro.
            Respuesta: Usamos la Habituación, la Exploración espontanea y nos valemos de Clicker trining u otro refuerzo positivo y practicamos Horse Agility o cualquier ejercicio que se nos ocurra.
Ver página 108, Memoria: «La memoria a corto plazo, para demostrar en qué consiste se realizó este experimen­to: dejando dos opciones, dos cubos que podían tener comida, se coloca al caballo en el centro, se puso comida al azar en un cubo, el caballo observaba en que cubo se echaba, se dejaba suelto cuando se echaba la comida y acertaba en un porcentaje del 75% y si se esperaba 10 segundos después de echarle la comida el éxito bajaba al 50%. Por eso hay que dar la recompensa inmediatamente para que conecte con la conducta correcta».

            5.-Pregunta ¿Puede ser genético?
            Respuesta: Sí, el comportamiento asustadizo puede heredarse. También lo puede aprender de su madre. Pero no pocas veces se da el caso de que cuando se separa al potro de una madre evasiva y asustadiza, el potro se vuelve más tranquilo. Importante que se crie en libertad y junto a los demás miembros de la manada, es donde aprende las normas sociales.
            Ver página 165 del libro. Temperamento, carácter y personalidad. «El temperamento es el comportamiento propio de un caballo y viene determinado por su genética. Este, unido a la experiencia vivida del animal, nos lleva a lo que percibimos en su personalidad. Temperamento es la genética que evolucionó para adaptarse y sobre­vivir en un entorno. Se puede decir que es la manera de ser de las personas, pero también es aplicable a los animales. El temperamento lo mantenemos toda la vida, viene en los genes y no se puede modificar».
            Ver página 167 del libro: «Neuroticismo. Los que tienen un nivel medio en neuroticismo se estresan, desarrollan resabios cuando reciben maltratos, sobre todo los caballos de sangre caliente. Un caballo alto en neuroticismo, si no ha tenido malas experiencias y está bien mantenido y montado, percibimos su sensibilidad y nerviosismo, solamente en algunas situaciones de amenaza y confusión».
           
6.- Preguntas ¿Tendría solución? ¿Qué puedo estar haciendo mal que no llego a percibir? ¿Será cuestión de dedicar más tiempo....?
            Respuesta: Creo que estas preguntas se han contestado anteriormente. Si que tiene solución o al menos se puede mejorar y no es cuestión de dedicar más tiempo, empezamos a cambiar de ejercicios y no insistimos mucho, que vaya aprendiendo poco y bien. Siempre que trabajamos con ella debemos terminar en positivo y nunca luchamos ni castigamos.

David Muriel Holgado.

Si estas en España incluidas las islas Canarias y Baleares, mi libro Conocer y sentir al caballo lo puedes conseguir a través del botón de compra de mi página de Facebook, https://www.facebook.com/conocerysentiralcaballo/, o en el botón de compra de mi blog “Relatos ecuestres” http://dmurielholgado.blogspot.com/. También desde este enlace: https://www.letrame.com/produc…/conocer-y-sentir-al-caballo/
Entran los gastos de envío y un donativo a Santuario Winston para ayudar a los caballos.

sábado, 27 de abril de 2019

VISITA A EDUQUINA.


El 15 de abril de este 2019 en un viaje para dar a conocer mi libro “Conocer y sentir al caballo”, pase por  Eduquina Etologia a visitar a las personas que imparten la Formación, mis amigas Lucy Rees y Sandra de Isidro, conocí en persona a Teresa Gamonal que es la que gestiona Eduquina. También tuve la oportunidad de conocer a Deirdre Fionn, a Carmen Manzano, a Julia y a otras chicas que están realizando el curso. Muchas de ellas han conseguido el libro que he escrito y que espero que les guste encontrándolo útil.
Estaban a punto de terminar la quinta edición del curso de Educador Equino, este año solamente hay mujeres. Pude observar la gran preparación que consiguen y lo variedad de temas que tratan sobre el manejo y salud de los caballos, de cómo aprende el caballo y de equitación desde el punto de vista de la etología equina. Conocimientos teóricos y prácticos destinados a garantizar el bienestar del caballo y conseguir una buena relación con ellos.
Comienzan la educación y el aprendizaje del potro desde el principio y en solamente tres semanas que llevan los montan sin ningún problema y con una tranquilidad asombrosa. En las fotos podéis comprobarlo.







martes, 23 de abril de 2019

PRESENTACIÓN DEL LIBRO CONOCER Y SENTIR AL CABALLO.


El día 25 de abril (jueves) hago la presentación del libro Conocer y sentir al caballo en Madrid, lo he escrito pensando en el caballo y en nosotros. Me encanta ver a los caballos viviendo felices, libres y en compañía de sus amigos. Creo que el libro es muy completo al tratar muchos temas, para conocerlos en profundidad sobre todo saber cómo funciona su mente, cómo se comunican, cómo aprenden y cómo viven. Realizaremos un pequeño acto amistoso en el participaremos todos los presentes y hablaremos de caballos pasando un rato agradable.
Quedáis todos invitados, es a las 19,00 horas, (7 de la tarde) en la Biblioteca pública Municipal José Hierro, Calle María Sevilla Diago, nº 15, en la zona de San Blas-Canillejas en Madrid.
Si no podéis ir y queréis conseguir el libro lo podéis pedir en este enlace https://www.letrame.com/producto/conocer-y-sentir-al-caballo/  están incluidos los gastos de envío y el donativo a Santuario Winston. Se manda a España incluidas las islas Canarias y Baleares. También si entráis en mi página de Facebook “David Muriel.Conocer y sentir al caballo”,  @conocerysentiralcaballo, existe un Botón de Compra, (os agradezco si compartís, pulsáis en me gusta la página o si pulsáis en seguir página). Al igual que desde este Blog. Si lo deseáis contactar conmigo en Facebook, por correo caballoduende@yahoo.es o por teléfono 658183439.


miércoles, 17 de abril de 2019

ASOCIACIÓN GREDOS DE AYUDA A LOS CABALLOS.



El 15 de abril se presentaba intenso. Con motivo al lanzamiento y promoción de mi libro “Conocer y sentir al caballo”, que muchos ya habéis oído hablar de él, visite en Gredos a una Asociación protectora de caballos. En este viaje del caballo me encontré con personas especiales y paisajes maravillosos. Una de esas personas es Carmen que cuida con devoción a los caballos que ha ido recibiendo en su Asociación y a los que nunca puede decir que no. Tiene un total de quince y prácticamente está sola para atender a todos, un trabajo gratificante pero muy cansado. El lugar es un sitio idílico de prados deseados por cualquier caballo situado entre Piedrahita y Barco de Ávila muy cerca de Barco, al circular por esta carretera N-110 puedes parar a reponer fuerzas en la Venta de San Lorenzo en el pueblo de San Lorenzo de Tormes que Antonio te hará pasar un rato gastronómico inolvidable.
En este pueblo es donde Carmen tiene a sus caballos en tres prados distintos, en uno tiene a seis de los que menos cuidados requieren, entre ellos un caballo tordo tan maltratado que me recibe con las orejas aplastadas y no para decirme fuera de aquí sino para pedirme que no le agreda y muerda sus orejas, después solamente quiere recibir mimos; en otro tiene a una yegua y a un potro de cuatro años que recogió hace tiempo y no hace mucho nació de la unión de esos padres un potrillo precioso con una estrella en la frente que dará mucho que hablar, es un mimoso al que hay que enseñarle las normas sociales para que respete tu espacio; en el último prado tiene a los que necesitan cuidados especiales, una pona blanca que tiene una lesión en su mano, una yegua alazana que tiene mucha artrosis que se le agrava con una lesión en su mano derecha, esta yegua dice Carmen que llego muy deteriorada y que poco a poco se recupera, otro caballo alazán tiene la enfermedad de Cushing suele darse en caballos mayores, este se distingue de los demás porque tiene mucho pelo al no poder cambiarlo, otros dos están muy delgados y necesitan una alimentación especial porque su dentadura no les permite comer heno, a estos también al estar muy viejitos y muy flacos en las noches de invierno les pone una manta para abrigarlos. La acompañe en su C15, recorriendo los caminos para llevarles agua en unas garrafas que llena en el caño del pueblo y lleva a los prados que no tienen pozo. Se tiene que tener mucha pasión por los caballos para realizar este trabajo tan encomiable. Dice Carmen que ha dejado de hacer rutas a caballo y ahora se dedica a ellos en cuerpo y alma, además le encanta explicar a los niños todo sobre los caballos, estos pequeños son los que aún guardan esa inocencia y sutileza muchas veces necesaria para estar y entenderse con los caballos.
En las imágenes que acompaño veréis que es verdad lo que digo.
Gracias Carmen.
El libro que he escrito lo puedes comprar en la Asociación.
Necesitan padrinos para sus caballos rescatados entra en su página web:

David Muriel Holgado. 

















miércoles, 10 de abril de 2019

¿CÓMO Y CUÁNTO CRECE UN CABALLO?


Es muy Importante para el futuro del potrillo que viva en el campo desde que nace, para que tenga un desarrollo normal de huesos y articulaciones, haciendo ejercicio, tomando el sol, moviéndose y jugando con sus amigos. Los prados estarán bien drenados y limpios de estiércol lo máximo posible, las vallas serán seguras y visibles, para evitar accidentes.
Los primeros meses de vida son importantes para la formación del sistema músculo esquelético. Los músculos y los huesos tienen mucha capacidad de regenerarse incluso en caballos adultos, pero los cartílagos, los tendones y los ligamentos se recuperan poco. La Universidad de Utgrecht, en sus investigaciones dividieron en varios grupos a potros pequeños, unos criados en cuadra y otros criados en el campo, los resultados demuestran que hay muchos cambios en el cartílago por la carga biomecánica hasta los cinco meses; sobre todo en el colágeno que es el que da elasticidad al cartílago, teniéndolo menos desarrollado los potrillos criados en cuadra por falta de ejercicio que los criados en el campo. Entre los 5 y 11 meses los tendones y la densidad ósea la recuperaron algo los potrillos de cuadra, pero el cartílago estará perjudicado para siempre.
Desde que nace estaremos pendientes de que reciba una dieta equilibrada en energía, proteínas, vitaminas y minerales como el calcio, el fósforo, cobre, zinc y magnesio, al menos durante los primeros doce meses de vida, por ser en los que más se desarrolla.

El crecimiento del esqueleto ocurre solo mientras las placas de crecimiento permanezcan abiertas; una vez que maduran y éstas se cierran los huesos largos no pueden aumentar de longitud. El cierre de la placa de crecimiento se produce desde el principio, las primeras en cerrarse son las de las articulaciones inferiores de las extremidades, alrededor de los 11 meses. Las articulaciones como rodillas y corvejones sobre los 24 meses. Las articulaciones de hombros y caderas en el tercer año. Puede variar dependiendo de la raza, la genética y la nutrición. Cuando el crecimiento disminuye sus exigencias nutricionales cambian y consume más forraje voluntariamente.

Existe la escala Henneke que lleva el nombre del que la desarrollo el Doctor Henneke de la Universidad de Texas,  que es la que mide la condición corporal del caballo en crecimiento, esta escala va del 1 al 9. Se basa en valorar la acumulación de grasa en 6 zonas del caballo, estas zonas son el cuello, la cruz, la espalda, las costillas, el lomo y la base de la cola. Con una condición corporal del 1 al 3 el caballo está flaco, los caballos de carreras y los de raid estarán entre 5 y 5,5 de la escala en el que se notaran las costillas, los caballo de salto y doma clásica tendrán una condición entre 5,5 a 6 en el que se palpan las costillas apreciándose ligeras acumulaciones de grasa en dorso, cuello y grupa, del 7  al 9 de la escala va de tener acumulaciones importantes de grasa a estar de gordo a obeso. En el destete la condición corporal se mantendrá entre el 4,5 y el 5,5 y no dejamos que el caballo en crecimiento suba del 6 en la escala.  

El potro nace con el 10% de su peso de adulto, si de adulto pesa 500 kilos el potro nacerá con un peso de 50 kilos, el crecimiento en los próximos meses será rápido. Cuando se está amamantando puede coger en algunos momentos de uno a dos kilos al día. Decir que cuando nace la longitud de sus patas tienen el 90% de la longitud de adulto.
No debemos permitir que crezca demasiado rápido, para que no se vean afectados sus huesos y articulaciones. Ni que crezca demasiado lento para que tenga un correcto desarrollo. Que el potro no engorde demasiado, se deben notar sensiblemente las costillas pero no debe estar excesivamente delgado. No se deben ver los huesos de las caderas.
Destetando al potro a los seis meses de vida, debe ganar al día 0,70 kilos, entre el séptimo y el decimo mes ganara entre 0,50 y 0,65 kilos por día, en el onceavo mes estaría bien si coge al día 0,45 kilos al día. Desde el destete hasta los 2 años, los potros crecen rápido y pueden doblar su peso.
A los 12 meses habrá crecido el 64% de su estatura y peso de maduro, a los 18 meses de vida el 77% y a los 24 meses el 86%. Las exigencias nutricionales cambian a los dos años, la dieta puede estar compuesta hasta por el 2% de su peso en heno, hierba de pasto u otro forraje, un total de 10 kg si el caballo pesa 500 kg.  Como máximo el 1% de su peso en un concentrado junto a un equilibrador, teniendo en cuenta que el concentrado es un alimento equilibrado que combina forraje y grano, también llamado alimento completo. El grano puede ser avena, maíz y/o cebada. El heno no da ningún problema si es de buena calidad, en cuanto a la dieta sobre todo en lo relativo a cereales, minerales y vitaminas consultaremos con un nutricionista.
El crecimiento en altura se completa a los tres años pero el caballo seguirá creciendo y madurando al menos dos años más, esto puede variar dependiendo de la raza.
Fuentes consultadas: thehorse.com y feedxl.com

David Muriel Holgado



jueves, 31 de enero de 2019

CRIAR AL POTRO A BIBERÓN.



Al potro huérfano le tenemos que dedicar mucho tiempo, sobre todo si tenemos que alimentarlo con biberón. Debe vivir en compañía de otros caballos para que aprenda la vida de caballo, a comer hierba, a respetar las normas sociales y a jugar con los de su edad.  Si el potro no se alimenta porque está enfermo tenemos problemas, el veterinario podría optar por alimentarlo con sonda nasogástrica y si fuera necesario para prevenir la deshidratación se le administran líquidos por vía intravenosa.
Hemos agotado todas las posibles soluciones y decidimos criarlo a biberón. Si queda huérfano al nacer o su madre lo rechaza, tenemos que conseguir calostro ordeñando a la yegua o adquirir ese calostro para que el potro lo reciba en las primeras 18 horas para que absorba las inmunoglobulinas. En último caso de no encontrar calostro, el potro requiere plasma intravenoso en las 24 horas de vida. Necesitara hasta dos litros de plasma si no recibe calostro. Si se consigue calostro necesita hasta 250 ml cada hora en las primeras 6 horas, después podemos dar alguna toma más de calostro cada 2 horas. En las primeras 12 horas de vida damos 800 ml de calostro por cada 10 kilos de peso, sabiendo que un potro recién nacido pesa entre 65 a 75 kilos, puede  consumir hasta cinco litros de calostro en las primeras 24 horas.
Si no hemos conseguido calostro de la madre, usamos calostro congelado de alguna casa comercial. Dejamos que se descongele sin calentarlo y para que no se destruyan los anticuerpos que posee el calostro nunca usamos el microondas para calentarlos, seguimos las indicaciones del fabricante. Tenemos en cuenta la temperatura de los calostros y de la leche que le demos después, que debe ser la misma que la temperatura corporal del potro entre 38 y 38,5 ºC.
Comprobamos el nivel de anticuerpos en las 10 horas del nacimiento. Si dándole calostros aun está bajo, se le administrara por vía intravenosa los anticuerpos que necesite. Si no tiene los niveles precisos de anticuerpos estará expuesto a infecciones y a enfermedades, reduciéndose las posibilidades de sobrevivir.
Después de tomar los calostros durante al menos las 12 horas primeras de vida, al potro huérfano comenzamos dando leche de buena calidad que imite a la leche de la yegua. Al igual que cuando está con la madre se debe dar la leche en pequeñas cantidades muchas veces al día.
La leche de otros animales no es conveniente porque el tracto digestivo del potro solo admite los nutrientes de la leche de yegua.
La leche de vaca es más alta en grasa y en proteínas, baja en azúcar y en lactosa, si se la damos le añadimos un poco de miel.
La leche de cabra les gusta más, aunque tiene más grasa, la digiere mejor que la leche de vaca, aunque la leche de cabra puede producir estreñimiento y acidosis metabólica, muchos potros han salido adelante con leche de cabra.
          Si no tenemos otra leche a mano puede servirnos la siguiente mezcla, 125 gramos de leche desnatada en polvo, 125 gramos de leche entera en polvo, disuelta en 1,75 litros de agua tibia.
Tenemos en cuenta que la composición de la leche de yegua es del 10,7% de sólidos, el 25% de proteína cruda, el 17% de grasa cruda, el 0% de fibra cruda y en cada litro de leche hay 580 kilocalorías de energía.
La leche comercial que sustituye a la leche de la madre debe contener entre el 18 y el 20 % de proteínas, entre el 13 y el 15% de grasa, entre el 50 y el 55 % de lactosa y menos de 0,5% de fibra, que tenga un buen nivel de aminoácidos como la lisina y la metionina. Minerales como el calcio, el fósforo, cobre, zinc y magnesio principalmente. Si tiene muy alto el porcentaje en proteínas o grasas y demasiado bajo en lactosa puede ocasionar problemas de diarrea o de crecimiento.
Depende de las marcas comerciales, la mezcla puede ser de 125 gramos de leche en polvo para potros en 875 mililitros de agua tibia. Después, esta mezcla se puede guardar en el refrigerador para dársela durante 24 horas, pasado este tiempo tiramos la que sobre.
Cuando damos por primera vez la leche comercial el potro podrá defecar un poco suelto, es normal, pero si tiene diarrea podemos cambiar de marca de leche, si dura más de un día avisamos al veterinario. Al igual que si se le hincha el vientre por acumulación de gas, vemos si es por la leche comercial. También si damos mucha cantidad podría causar diarrea pastosa de color claro, para evitarlo, alimentamos empezando con un 10% de su peso corporal en leche al día, subiendo de un 3 a un 5% diariamente hasta conseguir dar entre el 21% y el 25% de su peso corporal en leche al día, pudiendo ganar de uno a dos kilos de peso por día.  
La yegua produce entre 9 y 15 litros de leche al día.
Durante los primeros 15 días, le damos al día 1 litro de leche por cada 10 kilos de peso, si vemos que no aumenta de peso alimentamos a partir del mes subiendo como máximo a 2,5 litros por cada 10 kilos de peso, si gana demasiado peso reducimos la cantidad. Siempre tendrá acceso a agua limpia y heno a su disposición, si vemos conveniente damos algo de pellet apropiado a su edad, existen unas pastillas de leche que podemos dar haciendo un puré. No alimentamos más de lo necesario, no damos mucha leche en cada toma para no sobrecargar el tracto digestivo y  pueda digerir bien y absorber azúcares y proteínas.
Con su madre mama hasta siete veces a la hora. Su sistema digestivo requiere que tome poca cantidad en muchas tomas. Si damos tomas copiosas no le dará tiempo a digerirla.
De recién nacido se le tendrá que dar leche unas 16 veces al día para ir reduciendo hasta llegar a darle cinco veces al día cuando cumpla 15 días de edad, si disminuyen las veces, aumentamos la cantidad.
Si alimentamos con biberón tenemos en cuenta varios aspectos: No ponemos azúcar en la leche comercial. Damos las tomas a la misma hora y siempre la misma persona si puede ser. Alimentar con biberón tiene el riesgo de desarrollar neumonía por la aspiración, además creara un vínculo exagerado con la persona que lo cría, pudiendo ocasionar problemas de comportamiento, alimentar con biberón se necesita estar muy pendiente y da mucho trabajo.
Podemos usar las misma tetina que usamos con los bebés, agitamos el biberón, si damos la vuelta a la botella no debe gotear, si sale mucha leche podíamos asfixiar al potro si pasa la leche hacia la tráquea. Ponemos el biberón a una altura adecuada para que su nariz quede por debajo del nivel de sus ojos, así evitamos que entre la leche en los pulmones. Imitamos lo máximo posible la forma natural de amamantarse, nos colocamos de espaldas su nariz debajo de nuestro brazo e introducimos el pezón en su boca encima de su lengua, golpeara nuestro brazo con su cabeza como hace con su madre para estimular la bajada de la leche. Anotamos las horas y la cantidad de cada toma al menos los primeros días para saber la cantidad que está tomando y el peso que va cogiendo.
Tenemos mucho cuidado con la limpieza y lavamos los cubos y tetinas con agua caliente después de su uso.
Pasados cuatro días y cuando se hayan acostumbrado a la leche se le puede enseñar a beber de un cubo, intentaremos que la leche esté a la temperatura corporal al menos durante las dos primeras semanas.
Para enseñarle ponemos la leche en nuestros dedos y los metemos en su boca para que succione, con los dedos en su boca los metemos en un cubo con la leche templada. Otro método de enseñarle es ofrecerle la leche en un plato hondo, mejor si tiene hambre, con paciencia, mojamos sus labios con la leche, si comienza a tomar la leche quitamos nuestros dedos, luego se la ofrecemos en el cubo. Dejamos el cubo con la leche y revisamos cada seis horas, tomara la que quiera, pero nunca le proporcionamos más de la recomendada al día. Si no se regula, volvemos a sistema anterior de tomas. El cubo lo ponemos a la altura de su pecho para facilitar que beba, sujetamos bien el cubo para que no se vuelque. Si puede ser que el cubo sea de color claro que mida alrededor de 30 cm de diámetro y 20 a 25 cm de profundidad.
Al mes de vida complementario a la leche puede alimentarse con comida solida, imitando a la yegua mordisqueara la hierba, el heno y el pienso a los pocos días de nacer. A los potros huérfanos al mes se le ofrece un poco de alimento de pellet para sustituirlo por la leche, se lo ponemos en su boca para que los conozca, puede echarlos hasta que se habitúa. No alimentar con alimento muy alto en proteínas, que tenga alrededor de un 12%. No damos mucho grano para evitar enfermedades óseas como la fisitis que es el crecimiento anormal de las placas de crecimiento y la osteocondrosis.
Si dispone de pasto, heno y si se ha acostumbrado al pienso en pellet, el potro huérfano alimentado con leche comercial se puede destetar a los tres o cuatro meses, quitando la leche progresivamente.
Páginas consultadas thehorse.com y feedxl.com

David Muriel Holgado.