Follow by Email

jueves, 22 de octubre de 2015

EQUIDOS Y SOLÍPEDOS.


Denominamos con diferente nombres a nuestros amigos de cuatro patas, en este artículo voy a dar el concepto de palabras con las que les nombramos y cuando las utilizamos.

Decimos que los EQUIDOS son animales solípedos, entre ellos el caballo y el asno. EQUINOS, Todo lo perteneciente o relativo al caballo.

SOLÍPEDO, Se dice del cuadrúpedo provisto de un solo dedo, cuya uña, engrosada, constituye una funda protectora muy fuerte denominada casco; pone como ejemplo al caballo, al asno o la cebra (así lo denomina la Real Academia de la Lengua). El antepasado del caballo no fue solípedo al tener más de un dedo, el espejuelo es la reminiscencia del último dedo perdido por el caballo. También decimos que es un animal UNGULADO al mamífero que tiene casco o pezuña.

Por seguir un orden alfabético: ACÉMILA así llamamos a una mula o a un macho de carga y al asno.  
Un ASNO es un animal solípedo, como de metro y medio de altura, de color, por lo común, ceniciento, con las orejas largas y la extremidad de la cola poblada de cerdas. Es muy sufrido y se le emplea como caballería y como bestia de carga y a veces también de tiro.
BESTIA, durante mucho tiempo fue denominada así sobre todo por los gitanos, a todo tipo de caballería.
BORRICO, es un asno.
BORRIQUETE se le dice al borrico.


BRONCO, es el caballo que está mal domado, o que por su carácter no ha sido posible dominarlo, también se llama bronco al caballo salvaje, sin domar.
Un BURRO es un asno.
El BURDÉGANO es el animal que resulta del cruzamiento entre caballo y asna.
Así denomina al CABALLO la RAE, “Mamífero del orden de los Perisodáctilos, Animal solípedo, de cuello y cola poblados de cerdas largas y abundantes, se domestica fácilmente. Decimos CABALLO RECELADOR al castrado que convive con la yeguas, y su misión encubierta es la de hacer que la yegua entre en celo.
Un caballo CALZADO es el que tiene unas marcas blancas en la parte inferior de las patas. Pie calzado caballo con una pata blanca, bicalzado con dos patas blancas, calzado de tres patas o tricalzado, y cuatralbo caballo que tiene las cuatro patas blancas. Puede estar Calzado bajo, Calzado medio, Calzado alto.
Caballo CARETO el caballo con la cara blanca, y la frente y el resto de la cabeza de color oscuro.
CASTRADO O CAPADO, Caballo al que se le han extirpado los órganos genitales o inutilizarlos para la procreación.
CEBRA, Animal solípedo del África austral, parecido al asno, de pelo blanco amarillento, con listas transversales pardas o negras. Hay varias especies, y alguna del tamaño del caballo.
CERRERO o CERRIL, dicho del ganado mular, caballar o vacuno, No domado.
COLINO o Colín: Dicho de un animal que tiene la cola cortada. Se dice del caballo al que se le ha cortado los pelos de la cola a la altura del hueso. Hasta el macho.



CORCEL, Caballo ligero y de bastante alzada que servía de montura para los torneos y batallas.
ENTERO, Caballo que no ha sido castrado, generalmente utilizado para semental.
GARAÑÓN,  Asno, caballo o camello semental. Se utiliza la palabra garañón cuando se quiere denominar al Asno que hace de semental.
JACA, Caballo cuya alzada no llega a las siete cuartas. Yegua de poca alzada. Las Jacas en el campo pueden tener más alzada, se suelen utilizar para trabajar con el ganado vacuno y una costumbre muy extendida es el cortarles la cola dejándolas colinas, Jaca Colina.
JACO, Caballo pequeño y ruin.
JAMELGO, Se dice al caballo flaco y desgarbado.
JUMENTO, pollino, asno, burro.
MACHO, Caballo sin castrar. En muchos lugares, a los mulos se les llama macho.
MULETO, Mulo pequeño, de poca edad o cerril.
MULO, Hijo de caballo y burra o de asno y yegua, casi siempre estéril.
MULO ROMO, resultado del cruce entre un caballo y una burra.
MULA, Hija de asno y yegua o de caballo y burra. Es casi siempre estéril. Que curioso dice que “casi siempre estéril”. La Mula, es un híbrido. Genéticamente la mula es infértil, La yegua con 64 cromosomas, no coincide con los 62 del burro, tienen diferente cantidad, por lo que no se complementan. Aunque la mula ovule, ese ovulo es infértil. Pero la ciencia tiene documentada una cantidad de mulas que fueron madres. Los científicos han comprobado mediante análisis de ADN, a las crías que nacieron. Parece ser que un ovulo de la mula se las ha ingeniado para poder tener una cantidad necesaria de cromosomas como para que los cromosomas de un burro puedan complementarse y generar así un nuevo individuo. Sorprendente.
ONAGRO,  Asno salvaje o silvestre.

PETISO, Caballo de poca alzada. Caballo manso y dócil que se utiliza para el trajín doméstico.


POLLINO, Asno joven y cerril.
PONI, Caballo de cierta raza de poca alzada. Del inglés pony.
POTRANCA, Yegua que no pasa de los tres años.
POTRO, Caballo desde que nace hasta que muda los dientes de leche.            Potro de primer bocado es el caballo desde los dos años y medio, hasta los tres años y medio.    Potro de segundo bocado, desde los tres años y medio de edad, hasta los cuatro años y medio.
RASTRA, se dice a la cría, Potro que se está amamantando y sigue a su madre.
ROCÍN, Caballo de mala traza, basto y de poca alzada. Caballo de trabajo, a distinción del de regalo. Un rocín de campo. Del Quijote “Rocín flaco y galgo corredor”.
RUCIO, Dicho de una bestia: De color pardo claro, blanquecino o canoso.
RUCHO, Burro, pollino.
SEMENTAL, Caballo que se destina para reproductor. Los sementales siempre son más excitables y briosos que los caballos castrados.       
TACO, Caballo compacto, pequeño.
YEGUA, Hembra del caballo. YEGUA CAPONERA La que guía la manada cerril.
YUNTA, Par de caballos que sirven en la labor del campo o en los acarreos. También hay yunta de bueyes o vacas.

David Muriel Holgado



miércoles, 10 de junio de 2015

ASOCIACIÓN WINSTON, AYUDA A LOS CABALLOS MALTRATADOS Y/O ABANDONADOS.


         Evidentemente, Winston en este caso, no es una marca de cigarrillos. Fue el nombre de un caballo que Dolo recibió como regalo de su marido, este caballo marco a su propietaria de tal forma, que cuando el equino dejo de estar a su lado, por casualidad y humanidad empezó a recibir caballos abandonados y maltratados, fundo una Asociación a la que dio su nombre. Así comienza esta aventura que lleva varios años y continuara por mucho tiempo, porque esto es imparable.

          La Asociación Winston de ayuda a caballos maltratados y/o abandonados, situada en un pueblo de Ávila llamado La Cañada, se llega allí por la carretera CL 505 que comunica Ávila con el Escorial cerca de Las Navas del Marques, estando en La Cañada hay que coger la carretera   AV P 307, y a kilometro y medio se encuentra un lugar lleno de magia.

          Esta primavera, de este 2015, está siendo muy calurosa, y ahora a primeros de junio, cuando debería haber mucho pasto, va escaseando. Los caballos están esplendidos, con un buen brillo en el pelo y con un buen peso, campando a sus anchas, las yeguas con sus potrillos que algunos nacieron aquí, se organizan en bandas y muchos están hermanados con otros que son inseparables, unos más tímidos, otros extrovertidos se acercan a la gente buscando alguna chuche. También la banda de los machos en otro cercado, viviendo como caballos. En este lugar el espíritu libre de este bello animal, es lo primordial.

                                
Rafa y Dolo son el alma y los padres de este proyecto, volcando sus esfuerzos y cambiando sus vidas para dar una existencia mejor a todos estos caballos abandonados y maltratados, también han sabido rodearse de mucha gente maravillosa, que ayuda y colabora con la Asociación con el único interés de dar bienestar a los caballos.

         Cuando, como yo, mucha gente busca en el caballo una utilidad y nos aprovechamos de ellos, los jinetes para montar en su dorso, los ganaderos para conseguir buenas crías. Con esas intenciones no se va a ellos con total pureza. Cuando el interés de la gente de la Asociación es todo lo contrario, es darles cariño, curar su cuerpo maltratado y sanar su alma ultrajada. Vienen aquí humillados y despreciados, maltratados y con su cuerpo agotado, y son recibidos con los brazos abierto.

         Como pueden considerarse personas a los que dejan de dar de comer a sus caballos, que los abandonan cuando tienen que curar sus heridas o caen enfermos. Que sociedad es esta que se divierte cuando ven sangre en un toro al que han clavado sus lanzas.

         En este lugar cuando curan algún caballo, que son todos los días, no sujetan al caballo forzándolo en las curas para que no coja fobia y considere normal esas actuaciones. Cuando no son efectivos los tratamientos veterinarios normales, no dudan en recurrir a los tratamientos naturales como pueden ser, acupuntura, tratamientos con arcilla, masajes etc.
 
         Hoy 6 de junio, ha sido el día solidario de la Asociación. He aprendido muchas cosas y por eso doy las gracias. Eugenia nos enseño a fabricar mosqueros para que podamos colocar a nuestros caballos, en esta época del año en la que hay muchas moscas molestas, es otra forma de dar bienestar a nuestros amigos.

                                                   

           Ula, es una yegua alazana preciosa, con un lucero en la frente y calzada alta de sus patas, bueno, esta yegua lleva con una infección interna mucho tiempo, al no avanzar en su cura después de muchos cuidados, la llevaron hace unos días a la Facultad de veterinaria de la Complutense en Madrid, para que le dieran solución a sus dolencias. Seguro que se recuperara.

         Pido perdón, por no haber venido antes a este lugar en el que reparten cariño a raudales.
           Quiero pedir a todos los amantes de los caballos, monten o no monten en ellos, que se acerquen hasta La Cañada y visiten la finca de la Asociación Winston, www.asociacionwinston.org, que conozcan a las personas que trabajan y cuidan a los caballos, que comprueben con que amor curan y recuperan a los animales que llegan enfermos y maltrechos, que se empapen de caballos libres y que vean como se relacionan entre ellos, solamente así percibirán una forma diferente de sentir a los caballos.
         Todo esto requiere unos recursos económicos. Por eso hoy, lo mejor que podemos hacer es entrar en su pagina Web, tomar nota de su cuenta corriente y hacer un ingreso donativo, así ayudamos a dar atención a más caballos maltratados y/o abandonados. 
           
David Muriel Holgado.

viernes, 29 de mayo de 2015

RESPUESTAS SOBRE EL CABALLO, EN NUMEROS.


Curiosidades y datos sobre el caballo, en números, a veces nos preguntan algo sobre nuestro amigo el caballo, dudamos o no lo sabemos con exactitud, por eso este artículo, para tenerlo a mano y consultar cuando sea necesario. ¿Cuántas horas al día duerme el caballo? ¿Cuánto come? ¿Cuánta agua bebe? ¿Cuánto pesa mi caballo? ¿Si un caballo tiene 5 años, qué edad correspondería en el hombre? Etc..

¿Cuánto tiempo lleva en la tierra el caballo? 60 millones de años, desde el Eoceno, periodo geológico del Terciario.
Median entre 25 y 45 centímetros de altura.
Tenían 4 dedos en cada extremidad.

La domesticación del caballo se inicia en el Neolítico, hace 6.000 años, unos 4.000 años antes de Cristo. Las tribus asirias ordeñaban a las yeguas para utilizar su leche, ahí por casualidad comprobaron que a muchas de estas yeguas, en las más dóciles, los niños se podían subir en ellas en sus juegos, ¿fue el inicio de la equitación?

Alrededor de 700 años A.C. cuenta Homero en la Iliada, donde cuenta que los caballos pequeños de alzada, solamente se utilizaban enganchados a los carros y se uncían, en parejas por el cuello, como a las vacas con un yugo.
400 años A.C. Jenofonte ya montaba a los caballos a pelo, por ese motivo prefería a los que tenían buen dorso.

Equivalencia de la edad del caballo con la edad del hombre.
Caballo de 6 meses, el hombre 4 años.
Caballo de 1 año, el hombre 8 años.
Caballo de 2 años, el hombre 16 años.
Caballo de 5 años, el hombre 23 años.
Caballo de 12 años, el hombre 40 años.
Caballo de 20 años, el hombre 60 años.
Caballo de 30 años, el hombre 85 años.

Cómo ocupa el tiempo el caballo, al día en estado salvaje, pasa pastando y relacionándose con sus amigos entre 16 a 18 horas, dormitando de pie o tumbado de 4 a 6 horas. Un caballo en semilibertad con acceso al forraje, pasa 12 horas comiendo,  relacionándose con algún amigo y sin hacer nada 8 horas, durmiendo tumbado o de pie 5 horas.
Solo en su box, pasa comiendo 3 horas, sin hacer nada de pie 18 horas, relacionándose con otros ninguna hora, durmiendo 5 horas.
¿Cuántas horas duerme al día? Duerme tumbado 4 horas y las 2 horas restantes, hace pequeñas siestas de pie. Sólo se tumba para dormir si se siente seguro y si hay un miembro de la manada vigilando. Hacen turnos, nunca están todos tumbados al mismo tiempo.

El oído en el caballo. El caballo percibe sonidos de alta frecuencia de hasta 4400 mts. Su rango de sonido es de 55 Hz-25 Khz; el rango de sonido humano es de 20 Hz- 20 Khz). Puede mover sus orejas 180º, para ello utiliza tan sólo 16 músculos.
La vista, su campo de visión en cada ojo es de 215 grados, lo que le permite una visión panorámica.

Alimentación, un caballo como el 2% de su peso al día, uno de 500 kilos necesita 10 kg. de comida al día, un porcentaje alto de forraje, más del 70 %, el resto pienso de cereales. El forraje puede ser heno, forraje de avena, paja, alfalfa, etc.. La alfalfa es muy alta en proteína, hay que dársela envuelta al 50% con paja o heno.
El pienso se le da en varias tomas como máximo 4 kilos al día si trabaja mucho, si trabaja poco 1,5 kilos.

Capacidad del estomago, entre 7 a 15 litros.

Bebe al día, entre 18 y 36 litros de agua, llegando a beber la yegua 50 litros si está amamantando a su potrillo.

Defeca al día unos 18 kilos de heces. Lo hace cada cuatro horas.

Orina de 6 a 9 litros al día.

El caballo tiene alrededor de 35 litros de sangre circulando por su cuerpo.

La temperatura del caballo es superior a la nuestra, siendo de 38º o más, cuando trabaja la temperatura sube.

La respiración, tiene entre 8 y 12 inspiraciones por minuto.

Su frecuencia cardíaca es de 28 a 42 pulsaciones por minuto, en reposo.

¿Cuántos pares de costillas tienen los caballos? El caballo árabe tiene 19 pares de costillas, uno más que el resto de las razas que tienen 18 pares.

El ciclo del celo en la yegua es cada 21 días, contados desde el inicio del anterior. El celo dura de 2 a 3 días pudiéndose prolongar hasta 7.

En los caballos que sufrir estrés, la fertilidad baja alarmantemente, un semental encerrado en una cuadra, en un box, puede cubrir 1 ó 2 veces al día. Un semental en total libertad, eligiendo a sus yeguas puede cubrir hasta 11 veces diarias.

El periodo gestacional de la yegua, ¿Cuánto dura el embarazo desde que queda preñada? Desde la concepción hasta el parto dura 335 días. 11 meses y algún día más. Dentro de lo normal entre 330 y 340 días.

Una yegua parida puede producir de 9 a 15 litros de leche al día.

¿Cuánto tiempo se está amamantando un potrillo? Entre los 6 y 9 meses del nacimiento podemos destetar al potro, la yegua en estado salvaje deja que siga mamando mucho más tiempo.

¿Cuánto pesa nuestro caballo? Queremos saberlo para racionar la comida o suministrarle medicamentos.  Peso del caballo en kgs = 4,3x perímetro torácico en centímetros + 3,0 x alzada a la cruz en centímetros – 785.
Otra formula, Peso en Kilogramos = Perímetro torácico, en metros con dos decimales x Perímetro torácico x Perímetro torácico x 80.  Para saber la medida del perímetro torácico, medimos a la altura de la novena costilla (justo detrás de la cruz), todo el contorno del caballo.

La dentadura. Nacen con los incisivos centrales, la dentadura de leche consta de 12 incisivos y 12 premolares. De adultos tienen 40-42 piezas, entre estas 12 incisivos, 4 caninos en los machos, 12 premolares y 12 molares.
A los dos años, mudan las pinzas superiores; a los 2,5 años, mudan las pinzas inferiores. A los tres años, mudan medianos superiores; a los 3,5 años, mudan medianos inferiores. A los cuatro años, mudan extremos superiores, y empiezan a salir los caninos inferiores. A los 4,5 años, mudan extremos inferiores. A los cinco años, ya tiene todos los dientes permanentes. Seis años, puede aparecer el pico de gavilán que es un pequeño gancho en la parte posterior de los extremos superiores, una estrella en incisivos medianos. Siete años, pico de gavilán, estrella dentaria en extremos, puede empezar a aparecer el surco de Galvayne. Ocho años, aparece un punto blanco en la estrella de las pinzas. A los 12 años, en algunos caballos puede aparecer un segundo pico de gavilán; punto blanco en los extremos, la forma de los incisivos es más redondeada y el ángulo incisivo se agudiza, el surco de Galvayne aumenta. A los 15 años, los incisivos cada vez la forma es más triangular. El crecimiento de los dientes es continuo y el desgaste irregular, es bastante frecuente la formación de bordes y picos afilados, sobre todo en animales en boxes; el caballo que pasta mucho, mastica con movimiento circular y desgasta por igual. 

Aires. El paso consta de 4 tiempos, es simétrico, regular y basculante. En un minuto al paso el caballo puede dar de 45 a 55 pasos; esto transmite al jinete de 90 a 110 impulsos por minuto. El trote, es un aire saltado de 2 tiempos, actuando las extremidades diagonales. El galope, aire natural asimétrico, basculante, consta de 3 tiempos.

El peso del jinete deberá ser al menos 5 ó 6 veces menor que el peso del caballo. Un jinete de 80 kilos, su caballo deberá pesar alrededor de 500 kilos.
En las competiciones de Raid, el peso ideal del equipo incluido el jinete oscilara entre 70 y 75 kilos. El jinete tiene que pesar 63 o 64 kilos.

El picadero redondo, donde se doma, entrena y se da cuerda al caballo, tendrá entre 18 y 20 metros de diámetro.
La pista de trabajo, el cuadrilongo, tiene forma rectangular y sus medidas mínimas de 20x40 metros y la pista de competición de 20x60 m.
En el picadero redondo y en la pista de trabajo, el suelo debe ser de arena o material sintético, tendrá una profundidad no superior a 10 centímetros.
Para amarrar al caballo, la altura de la anilla  al suelo debe ser de 150 cm. Y la distancia del ramal, de su cabezada a la pared de 50 cm. De modo que no pueda pasar su mano y engancharse,  situación que podría generar un accidente.

Para entrenar, flexibilizar, fortalecer al caballo, podemos usar cavaletti, barras de tranqueo a una altura de 30 centímetros, al paso estarán distanciadas 90 y 105 centímetros, al trote entre 128 y 137 centímetros, al galope de 3 a 3,30 metros, Hacer líneas con barras de tranqueo de 1 a 3 barras.  Iniciamos al paso, luego al trote levantado, y en asiento en suspensión. Se puede formar una serie de 3 a 5.
Ejercicios para hacer gimnasia de salto. Hacer una serie de 4 barras de tranqueo con una separación de 150 centímetros, pasarlas al paso, luego al trote, a 3 metros de la última barra poner un obstáculo a 30 centímetros de altura, este obstáculo si puede ser que sea de barras cruzadas. Ponemos nuestras manos delante a 7 centímetros de la cruz sobre la crin.
Se pueden agregar obstáculos, a tres metros del primero a una altura de 65 centímetros, con una barra de llamada en el suelo. Añadir obstáculos cada 6 metros, oxer o verticales de barras, de 65 a 80 centímetros de altura.

Existen reglamentos en cada raza de caballos con las medidas que deben cumplir los ejemplares, estas son las de nuestra raza de caballos pura raza española PRE. Unas medidas mínimas, para la aptitud Básica Reproductora; Altura a la cruz 152 centímetros en machos, 150 centímetros en hembras; Altura desde el suelo al pecho 70 centímetros en machos, 71 centímetros en hembras; Anchura del pecho 44 cm. en el macho, 42 cm. en la hembra; Perímetro torácico 186 cm. en machos, 190 cm. en hembras. Perímetro de la caña 20 cm. en el macho, 19 cm. en la hembra. Perímetro de la rodilla 32 cm. en el macho, 30 cm. en la hembra. La altura de la alzada a la cruz, si no se cumple la medida es considerada excluyente. Para considerarlos como reproductores calificados, la alzada a la cruz mínima será de 153 cm. para hembras y 155 centímetros para machos.

David Muriel Holgado

martes, 31 de marzo de 2015

LOS CABALLOS RETUERTAS EN CAMPANARIOS DE AZABA.


SALVAJES EN ESTADO PURO.
A finales del mes de julio de 2012, soltaron en la finca Campanarios de Azaba, entre machos y hembras, un total de 24 caballos de las retuertas, en octubre del 2013 llegaron otros 23, un total de 47, procedentes del parque de Doñana. Para tener varios núcleos de población distanciados, con el objetivo de garantizar la supervivencia de esta raza, gracias a un convenio suscrito entre la Estación Biológica de Doñana del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Fundación Naturaleza y Hombre.

El caballo de retuertas es un caballo salvaje, aislado de otras razas de las que se encuentra muy alejado genéticamente. Vive en libertad en las retuertas de donde recibe su nombre, lugar situado en el parque de Doñana, concretamente en la zona de Huelva entre las dunas y las marismas. Tiene pendiente el reconocimiento como raza autóctona de Andalucía. Existen otras razas de caballos candidatas a ser la más antigua de Europa, entre ellas los Pottoka según la etóloga equina Lucy Rees. Investigaciones iniciadas en el 2003 se esfuerzan en demostrar que los retuertas ostentan este reconocimiento de antigüedad. Las investigaciones las realizan conjuntamente científicos de la Estación Biológica de Doñana del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), científicos del Laboratorio de Genética Molecular del Servicio de Cría Caballar y Remonta del Ministerio de Defensa, e investigadores de la Universidad de Córdoba. Por otra parte en el Centro Agropecuario Provincial, dependiente de la Diputación de Córdoba recibieron en el 2007 cinco caballos de las retuertas para ser estudiados, con la meta de obtener un banco de germoplasma de la raza. 


Se está indagando e investigando, debido a la proximidad del continente africano, el posible parentesco con el caballo berberisco.
Hace diez mil años el caballo desapareció del continente americano, fue introducido nuevamente cuando fueron llevados por los españoles a América, después del descubrimiento de Cristóbal Colón, hace poco más de 500 años, seria interesante averiguar si los retuerta tienen algo que ver, con los actuales caballos americanos, todo esto, porque las naves que zarpaban de España lo hacían desde el Puerto de Palos, situado en Huelva y los retuerta no habitan lejos de allí.
Sobre la procedencia de este caballo aún no se sabe nada, muchos apuntan que los primeros escaparon de la domesticación y formaron colonia en Doñana.
Los habitantes de esta zona andaluza han convivido con los retuerta, dejándoles vivir en libertad, pero también los han utilizado para que les ayudaran en sus labores ganaderas y a veces como animal de carga. Me consta que sigue siendo domado como caballo de silla.

Campanarios de Azaba es una Dehesa con una extensión de 500 hectáreas, situada al sur oeste de la provincia de Salamanca, muy cerca del municipio de Espeja, en la zona de Ciudad Rodrigo, rayana con tierras lusitanas, nuestra querida Portugal. Propiedad de la Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH), está funcionando como Reserva Biológica desde el año 2008. El Equipo de la Reserva está compuesto por trabajadores y técnicos con funciones conservacionistas y científicas. Es la primera Reserva Entomológica de España. Junto al caballo retuerta ha introducido en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba a otro herbívoro de gran tamaño, un número reducido de ganado bovino de la raza sayaguesa, para perpetuar ambas especies, también viviendo en estado salvaje. Herbívoros totalmente compatibles con la biodiversidad que pretende la Fundación. 


Cuando llegaron a Campanarios los retuerta, va a hacer ahora tres años, con sus crines recortadas, sus marcas identificativas, el crotal amarillo en su oreja izquierda, una marca en su brazo con un número y en la nalga del mismo lado el hierro de Doñana, que es, como no podía ser otro, la silueta de la cabeza de un lince ibérico vista de frente. Todo esto nos sirve ahora para saber que los ejemplares no marcados han nacido en la Reserva de Campanarios de Azaba.

Antes de continuar, deseo agradecer la ayuda, aportación y disponibilidad de trabajadores/as y técnicos de la Reserva, especialmente a Ángel, juntos recorrimos palmo a palmo esta finca. Así mismo dar las gracias por permitir mi visita a Carlos Sánchez Martínez, presidente y director de la Fundación Naturaleza y Hombre. Esto fue a mediados de marzo, en un día fresco de invierno, que vino a desmano después de haber disfrutado de días soleados regalados antes de la primavera. 


Como pez en  el agua, al bajar del cuatro por cuatro, topamos con una pluma de unos cincuenta centímetros, que había perdido un buitre leonado. Más de uno oteaba el horizonte.
Entre encinas, retamas y lavandas apareció una banda de retuertas, sorprendente y emocionante situación, no nos dejaron acercar mucho, pero lejos de escaparse, permanecieron observándonos no a demasiados metros, está es la banda con el potro que tiene una marca en su frente, como una luna menguante con sus cuernos dirigidos a la izquierda, el semental de capa prácticamente negra paso desapercibido, detrás de sus yeguas; están habituados a que los operarios se acerquen bastante, totalmente tranquilos, ya que saben que por los alrededores no existe ningún depredador que les pueda hacer daño. Pero como dice una trabajadora, cuando azuzan un poca a las yeguas, el semental comienza a alterarse y realizando su tarea de protector de los suyos, advierte que ahí está él para mantenerlos unidos fuera de peligro.


Por encima de otro grupo de retuertas volaban los buitres, muchos leonados y alguno negro, también podríamos haber avistado a la cigüeña negra, al ser habitual de la zona. Permanecimos algo de tiempo sin movernos y un potro de un año aproximadamente, muy curioso, fue el primero en acercarse. Miembro de una Banda compuesta por cinco hembras adultas, una de ellas un poco alejada del grupo fue la primera en irse, los demás miembros la siguieron a distancia, esta yegua tenia un potrillo de no más de tres días, la yegua parida de unos días se acerco al semental dándole el culo en plan amistoso. En esta banda había tres hembras en celo, vulveando y echando un poco de liquido, el semental no hizo caso, no  había ningún potro pequeño con ellas, tal vez fueran hembras jóvenes, hijas del semental que las ignoro. También es miembro de la banda un caballo joven, tiene unas marcas muy identificativas y me resulto curioso, es casi negro, diría que castaño morcillo, careto y calzado.




Con excelente orografía. La finca es ideal para la vida en libertad de los équinos, con su terreno escarpado, muy ondulado, con laderas muy suaves, estas ondulaciones ocasionan grandes valles donde si el tiempo acompaña con lluvias oportunas, crece  una hierba fresca y jugosa, que hace mantener con un peso idóneo a los caballos. Ahora les proporcionan manualmente forraje en montoneras, al percibir que no tienen mucho pasto, ha sido un invierno sumamente seco. Subiendo y bajando por estas laderas es la mejor manera de mantenerse en forma, tanto los caballos como nosotros. Numerosas charcas sirven de abrevadero todo el año a caballos, vacas y a otros animales menores.
Oyendo el ruido de motosierras a lo lejos, los operarios estaban realizando las podas necesarias y respetuosas necesarias en el arbolado, principalmente compuesto por encías, también existe una zona al lado de un arroyo donde crecen muchos chopos. Estos días finales de invierno son los últimos de la temporada de poda, puede que los grupos de retuertas no estén en sus lugares habituales debido al ajetreo y el ruido que produce esta tarea.

Buscando más bandas de caballos, nos topamos con dos, la primera compuesta por cuatro miembros, dos machos, uno muy joven de capa chocolate y careto, que quería meter baza y chulear haciendo acrobacias delante de dos yeguas y el otro semental maduro que continuamente echaba al joven cortándole el camino hacia las hembras. El otro grupo muy arisco, lo avistamos en un valle y enseguida se fue hacia otro lugar, allí pudimos observar que está compuesto por una yegua a punto de parir, un potro de unos meses, otra hembra más joven y el semental, éste inicio la huida, avistándolos momentos después pasando por la loma de la ladera.


De regreso se cruzo delante de nosotros un zorro que corría despavorido entre los matorrales. Relajadamente charlando con miembros de la Reserva, me hicieron entender que son unos grandes etólogos sin haber estudiado para ello, son grandes sabedores del comportamiento de los caballos, no dejan de ser ellos los que les observan diariamente. Comentaba un trabajador, que había observando a uno de los sementales que llevaba toda la mañana recorriendo la finca de lado a lado para captar a alguna yegua en celo, dice que es el macho que más yeguas tiene en su harén, que el año pasado llego a tener nueve hembras. Es altamente competitivo, muy sano y fuerte, es lo que, a las yeguas les llama la atención, ellas solo quieren el mejor padre para sus hijos. En otras bandas ya sea por un temperamento más apocado del semental, por su edad o por sus mermadas facultades, no tienen más que dos o tres yeguas fieles.

La intervención de estos hombres en más de una ocasión ha salvado la vida a algún animal, cuentan que al menos a una yegua le había picado la mosca, justo en su culo, tal vez tuviera alguna herida, cuando intervinieron, pudieron meterla en la manga y ahí curarla, sacando un número considerable de gusanos, que habían deformado, horadando su parte trasera.
ont-family:"Arial Unicode MS";mso-bidi-font-family:Arial'>Buscando más bandas de caballos, nos topamos con dos, la primera compuesta por cuatro miembros, dos machos, uno muy joven de capa chocolate y careto, que quería meter baza y chulear haciendo acrobacias delante de dos yeguas y el otro semental maduro que continuamente echaba al joven cortándole el camino hacia las hembras. El otro grupo muy arisco, lo avistamos en un valle y enseguida se fue hacia otro lugar, allí pudimos observar que está compuesto por una yegua a punto de parir, un potro de unos meses, otra hembra más joven y el semental, éste inicio la huida, avistándolos momentos después pasando por la loma de la ladera.





 Tiene la Reserva una Casa Rural, en la que se pueden alojar un grupo importante de personas, justo en el centro de la finca, en un lugar privilegiado, en un alto, con unas vistas excelentes, donde se divisa parte de la Reserva. Ahí acuden regularmente aficionados y entendidos en ornitología, para desde unos refugios preparados para ello, observar y fotografiar aves. Esto lo consideramos turismo de naturaleza. Puede llegar el día en que se consiga organizar jornadas para la observación guiada de nuestros queridos caballos de las retuertas.

Espero haber dejado, profundamente marcada, mi primera huella en estas tierras.

David Muriel Holgado.


domingo, 25 de enero de 2015

CÓMO ES EL CABALLO. CARACTERISTICAS.

Muchas veces nos preguntamos, ¿Qué le pasa a mi caballo? ¿De qué se ha asustado? ¿Por qué hace eso? El comportamiento del caballo se debe a la evolución que ha tenido durante más de cincuenta millones de años, el hombre que está con caballos debe conocer como funciona su mente y entender su comportamiento. 

La vida del caballo es muy sencilla, se encuentra seguro si está acompañado, se hermana con otros caballos, así recibe más información e interpreta mejor las señales. La libertad y la compañía es fundamental para él. Si están encerrados se estresan al no poder huir del peligro. Necesita de sus pies para huir, por eso los cuida tanto, evitando superficies con fango y con agua, tendrá cuidado al dar  una patada para no dañar sus cascos. Tienen un lenguaje corporal con señales muy claras, en manada unos vigilan y otros comen, están seguros, cuando perciben algún peligro se comunican entre ellos y huyen hasta un lugar seguro, coordinándose y sincronizando sus movimientos. No ataca a otros animales, no consiguen con esto ningún beneficio, a los animales desconocidos los evitan al poder ser peligrosos. En libertad tienen comida abundante por eso no discuten por ella, pasan pastando más de quince horas al día. A los lugares nuevos, si no hay peligro, se habitúan rápido.

Instinto de Huida: Cuando perciben algo que les asusta, antes de pensar en la situación, huyen, pone distancia entre él y el peligro, cuando considera que éste ha pasado sigue con su vida normal. El instinto del caballo ante un peligro es la huida, huye de las cosas que cree que le pueden causar grave daño. Ellos saben de lo que tienen que huir y de lo que no, esto varía dependiendo del animal, del tiempo, de la experiencia, del trato que recibe y de la manera que utilicemos para desensibilizarlo. Cualquier negativa a algo que se le pide, como ponerle la cabezada, la silla o como levantar una extremidad, son estímulos de los que les merece la pena huir. Otros animales de presa como las vacas tienen cuernos para defenderse, por eso tienen otra actitud ante el peligro. 

Altamente perceptivos: El caballo tiene una cualidad que le permite una detección rápida de los depredadores y huye de estos. Tienen un órgano cerca de su nariz con el que identifican olores y las feromonas con las que se comunican entre ellos. Perciben de una forma particular los colores y las formas. Si ven una cosechadora, con el ruido que hace y sus rodillos dando vueltas, el caballo lo percibe como si fuera un monstruo que viene a por él, como no huir de esa situación. Perciben muy bien el movimiento y a gran distancia. Continuamente se comunican y se expresan a su manera, nos indican si están tranquilos, asustados o ansiosos.
El olfato: Tienen un excelente sentido del olfato. Detectan enseguida si se le incluyo algo no habitual a su pienso. Puede seguir la pista de otros caballos olfateando su rastro.
Oído: Sus orejas se orientan en todas las direcciones, así saben de donde viene un sonido, fundamental para sobrevivir en la naturaleza, perciben varios sonidos independientes. Si van varios caballos juntos, dependiendo del lugar que ocupen en el grupo así será la posición de sus orejas.
El tacto: Un sentido muy delicado, siente una mosca que se posa y le puede ser muy molesta, con vibraciones de su piel pueden espantarla. También se puede irritar por una montura mal colocada. Todo el cuerpo del caballo es tan sensible como la yema de nuestros dedos.
El gusto: Cuando se le introduce una medicina en el pienso a veces la rechazan porque detectan un sabor distinto. Cuando están pastando, por su olfato y gusto, comen las plantas que les gusta, despreciando el pasto en mal estado, de esta forma no comen las plantas venenosas.
La vista: Los ojos del caballo colocados a los lados permiten ver casi en los 360 grados, tienen delante y detrás un pequeño ángulo en el que no ven nada, donde vamos montados ahí no nos pueden ver. Ve de noche muy bien y los colores pasteles durante el día. No tienen una buena percepción de la profundidad. El ojo humano tarda en enfocar los objetos cercanos y luego los lejanos. Diferentes partes del ojo del caballo tienen enfoque diferente, usan su parte superior para ver de cerca y la parte inferior del ojo para ver de lejos, por eso levanta la cabeza para ver algo que está lejos y la baja para ver algo que está cerca, cuando sale de un remolque marcha atrás, baja su cabeza para ver  donde pisa.

Reacción rápida: Tenemos que conocer que sus respuestas son muy rápidas, por su instinto de supervivencia. Debes estar pendiente siempre de las reacciones de tu caballo. Puede ser el animal más rápido en reaccionar, ante un toro en el rejoneo aunque el toro actué antes que el caballo, éste lograra ponerse a salvo. Esto le es muy útil para huir de los depredadores. El hombre que está con los caballos debe tener en cuenta esta característica, porque no nos dará tiempo a reaccionar ante estas situaciones, si un caballo quiere huir cuando lo llevamos del ramal no podremos reaccionar a tiempo, al igual que si quiere golpearnos no podremos evitar una coz. 

Aprendizaje rápido: Su instinto es huir para salvar la vida por eso aprende rápido. Es el animal domestico que más rápido aprende. Aprenden lo bueno y lo malo. Cuando no aprende algo que deseamos habrá que analizar la causa y el responsable.

Muy buena memoria: Después del elefante es el animal que mejor memoria tiene. Almacena en su mente sus experiencias, las buenas y las malas. Los caballos aprenden siempre desde recién nacidos hasta la muerte. También almacenan los objetos y a las personas que por su comportamiento le supusieron un trauma, creando dificultades en la doma si estos traumas no desaparecen. Recuerdan exactamente el sitio donde un día se paro y para hacerle andar nos pasamos con las espuelas, justo ahí se parara porque tiene un recuerdo negativo, a esto se le llama “efecto sitio”, en su doma lo tendremos en cuenta, si le enseñamos a parar en un solo sitio siempre parara ahí aunque no se lo pidamos.  

Animales de manada: Necesitan vivir en manada, en el prado si hay varios caballos se reparten el trabajo de vigilar, mientras otros comen. Cuando está con nosotros se forma una pequeña manada de dos, el caballo y nosotros. Cuando actuamos con nuestro caballo en esta manada de dos, nosotros establecemos la jerarquía (entre comillas), demostrándole que somos capaces de guiarle.

Lenguaje corporal: Es la forma de comunicarse entre ellos. Debemos comprender su lenguaje, sus movimientos, la forma en la que se sitúan en un espacio, el movimiento de su cola, el movimiento de sus orejas, el movimiento de su cabeza, si la lleva alta o baja, ver como tiene de relajada su boca y su mandíbula, el movimiento de sus extremidades, observando todo su cuerpo podremos saber qué nos está indicando con cada movimiento. Nos estará indicando que quiere estar a nuestro lado, que nos vayamos, o que nos acerquemos más, que tiene miedo, que le estamos molestando o que está tranquilo. También es la forma que tienen de expresar sus sentimientos y estados de ánimo. Tienen la capacidad de leer nuestro cuerpo, la forma de movernos y nuestros gestos. Nosotros nos movemos como depredadores, debemos tener la capacidad de mandarles información adecuada a nuestros deseos. Cuando les hablamos no entiende las palabras, ni lo que le decimos, pero si perciben los tonos, si son agradables o desagradables, conoce las ordenes habladas porque se las hemos repetido muchas veces. 

Siguen al líder: No tienen concepto claro de la dominancia, por regla general no aceptan al dominante. El líder puede ser la yegua de mayor edad y estas precisamente no son las más fuertes físicamente. Necesitan al líder para que les indique donde comer o beber, si es necesario huir. No siempre actuara de líder en la banda el mismo miembro, se ha observado que cualquier miembro que actúe con determinación sabiendo donde va, el resto de los miembros lo seguirán. Nunca les falla, se pueden fiar de él, controlara los movimientos de la banda. Podemos ser el líder de nuestro caballo aunque seamos predadores, nos tendremos que mostrar tranquilos, pero seguros, no utilizaremos la violencia, seremos un buen guía para nuestro caballo, a veces si hay otros caballos, el nuestro querrá estar con ellos y no se dejara manejar.  El semental tiene la misión importante de proteger a todos los miembros de la banda, mantendrá a todos unidos.

Sobre el control del movimiento. En la manada el que tiene el control del movimiento es el mejor considerado dentro de la comunidad. Las yeguas de más edad saben mucho e esto, con sus gestos y posiciones obligan a los demás a estarse quietos o ponerlos en movimiento. El hombre puede aprender a controlar el movimiento de los caballos, así podrá llegar a ser el líder, aunque la manada sólo sea de dos, el caballo y el hombre. Una manera fácil para calmar al caballo es caminarlo del ramal haciendo círculos pequeños.

Fácil de desensibilizar: El caballo depende de la huida para mantener su vida. En su vida se va desensibilizando de las cosas que les rodean al comprobar que no son peligrosas para él. Si no pudiera desensibilizarse estaría corriendo continuamente. Presentaremos de forma ordenada el estimulo que queremos desensibilizar, lo dividimos en fases, empezamos por la primera y si al presentárselo reacciona con huida retrocedemos, utilizando la técnica de avance – retroceso, continuamos hasta completar la fase, seguidamente pasamos a la fase siguiente. 





Precocial: Justo después de nacer tienen la capacidad de levantarse, seguir a su madre y buscar entre sus patas donde mamar. Todos sus sentidos están en funcionamiento, reaccionan con rapidez, son precoces por naturaleza para evitar que otros animales les cacen, aprenden rápidamente a valerse por ellos mismos y a huir cuando hay peligro. En los primeros días del potro podemos enseñarle muchas cosas y desensibilizarle. Nos damos cuenta que los perros y nosotros, ambos somos predadores y tardamos muchísimo más.

Buenos coordinándose y sincronizándose: Coordinarse es una característica de los caballos, cuando hay peligro huyen, coordinando la huida sincronizan sus movimientos, no se atropellan y todos van con el mismo aire, si el que dirige la huida va al trote, todos van al trote. En manada los potros jóvenes se coordinan en sus juegos. Su deseo de coordinación es la base para que podamos manejar y montar caballos. El caballo se coordina con nosotros, si estamos tensos, vamos a provocar que él se tense. Cuando tienen confianza con nosotros, sincronizan sus movimientos con los nuestros como si fuésemos otro de su manada. La sincronización voluntaria es la base de la verdadera doma natural. Pie a tierra camina, gira y para con nosotros. Montados acompañamos sus movimientos, si queremos que mueva los pies movemos los nuestros, si queremos que pare sus manos, paramos las nuestras. 

David Muriel Holgado.