Follow by Email

martes, 22 de noviembre de 2011

LA POSICIÓN DEL JINETE A CABALLO Y SU ASIENTO.

El jinete se situara montado a caballo sin molestarle, que el caballo este cómodo, que el jinete este equilibrado en la montura y a la vez con movilidad y ligereza. No es fácil por eso hay que montar mucho y montar bien. Nos fijamos en los maestros clásicos de la equitación que tanto escribieron sobre este tema.

Así Nuno Oliveira nos habla de la posición del jinete diciendo que: El asiento del jinete forma una sola pieza con el caballo, con su dorso superior estirado pero flexible, sus piernas bajas, sin estar apretadas pero suavemente adheridas al caballo. Nunca tirar de la boca del caballo. Hacer gimnasia, para que se tenga flexibilidad, tranquilidad y seguridad montando, buscando la armonía entre caballo y jinete.

Francois Baucher decía que: “El hombre dará toda su extensión posible al busto, que cada parte de su cuerpo descanse sobre la que se adhiere inferiormente, a fin de aumentar la seguridad de su asiento en la silla; los brazos caerán sin fuerza sobre los costados; los muslos y las piernas deben encontrar, por su fuerza interna, todos los puntos de contacto posibles con la silla y los costados del caballo; los pies seguirán naturalmente el movimiento de las piernas. Solo con la practica se adquiere los efectos del tacto”. “Todo lo que se relaciona con el sentimiento se adquiere, pero no se demuestra”.

Guérinière recomienda que antes de montar hemos de revisar todos los arreos; El ahogadero no estará demasiado justo, para no impedir la respiración, La muserola estará bien apretada, El bocado no estará ni muy bajo ni muy alto, alto rasga los labios, y bajo molesta al colmillo, La barbada bien puesta, La montura bien colocada, al apretar la cincha el caballo se hincha, antes de montar tenerle con la silla puesta y cincha ajustada en la cuadra, hacerles trotar algunos trancos a la mano y comprobar que la cincha este apretada, que la baticola no rocé bajo la cola.
Subirá al caballo: con la vara en la mano izquierda, volviendo la punta para abajo, y con la misma mano tomará las riendas un poco largas, Meterá la punta del pie izquierdo en el estribo y haciendo el movimiento, cogerá con la mano derecha el borren trasero y elevándose rectamente sobre el mismo estribo pasará la pierna derecha bien extendida hasta la punta del pie por encima de las caderas del caballo, soltando al mismo tiempo el borren trasero para que pueda pasar el muslo. Soltará la crin y tomará la vara con la mano derecha con la punta hacia arriba, El dedo meñique entre una y otra rienda, apoyando después sobre ambas el dedo pulgar, Vueltas las uñas hacia arriba y enfrente de la parte inferior del estómago. Tomara su asiento precisa y estrictamente en el medio de la silla y sacar un poco adelante el pecho y el estomago. Tendrá dos partes movibles, el cuerpo y las piernas, Inmóvil sin movimiento desde la cintura hasta las rodillas.
El jinete tendrá postura recta, libre y desembarazada. Los hombros sueltos inclinados atrás, porque si la cabeza y los hombros se inclinasen adelante, el jinete saldría del fondo de la silla, Los brazos deben ir doblados hasta la altura del codo y próximos al cuerpo sin violencia ni rigidez, sobre los huesos de las caderas los codos un poco abiertos, Las piernas caídas por su peso natural, flexibles y sin dureza ni violencia desde la rodilla hasta el talón, volviendo las rodillas hacia dentro, No ir ni muy cerrado ni muy abierto de piernas, No llevar las piernas muy echadas adelante ni caídas atrás, El que monta corto no puede, sin salirse del fondo de la silla, apoyarse en los estribos, y el que monta largo no tiene apoyo alguno en ellos ni seguridad en la pierna. El talón se situara más bajo que la punta, No se llevara el pie vuelto hacia dentro ni hacia fuera, sino en la misma línea de la punta que debe mirar rectamente hacia delante, para aplicar la espuela en su sitio que es cuatro dedos más atrás de las cinchas, La punta del pie saldrá por delante del estribo.
            El método de trabajar sobre el trote cinco o seis meses sin estribos es excelente, porque las piernas caen necesariamente a plomo tomando asiento en la silla obteniendo el equilibrio. No tomara el vicio de sacar de su plomo el cuerpo, que es el mayor de todos los defectos, porque los caballos sentidos van bien o mal, según el contrapeso del cuerpo del jinete este situado.

Luis Ramos Paul nos dice lo importante que es en nuestro asiento, no golpear el riñón del caballo haciéndole perder el equilibrio, debemos desplazar nuestro peso hacia el lado que queremos girar, y si en una espalda a dentro a la derecha simplemente con bajar la cadera izquierda, el caballo no perderá impulsión.

De los artículos de nuestro maestro José Manuel Sales Pons sobre la posición del jinete y como repercute su asiento en el funcionamiento del caballo y su cuerpo, tendremos en cuenta sus enseñanzas. Un asiento correcto, en su sitio, más bien adelantado lejos de las vértebras lumbares del caballo, la acción impulsiva del culo del jinete, resbalando el culo de atrás hacia delante sobre la montura, colabora en el movimiento hacia adelante, evitando las culadas, si trota colocar la espalda un poco por delante de la vertical, se sentara sobre los ísquiones siempre sobre el mismo punto de la montura, un buen uso de las piernas actuando acompasando sobre los abdominales y no con presión continua, usando bien las manos, resistiendo pero nunca tirando, buscando el ángulo más adecuado para que el caballo, en lugar de tirar hacia delante, tense hacia abajo, lo que aumentará la tensión del ligamento nucal. El asiento, adaptarlo al movimiento del caballo, las culadas hacen que los músculos del dorso se contraigan continuamente. Consecuencia del peso y la mano, la locomoción se descompone y sus aires se hacen irregulares.
Que nos lleve bien el caballo. Cuando montamos a caballo, lo primero que tenemos que conseguir es que nos lleve bien sintiéndose él cómodo y sus gestos confortables, le dejamos ir a su aire con riendas flojas (flotantes) pero no largas.
José Manuel nos dice que si cargamos un saco a la espalda, bajamos la cabeza y abombamos la espalda. El caballo con sus siete vértebras cervicales forman una “S”, lo que le permite estirar el cuello y darle múltiples formas con la consiguiente tensión del ligamento nucal, se tensara el ligamento supraespinoso, es el que lleva el peso del jinete, así volverán a su acción normal como músculo locomotor, contracción alterna de los músculos de ambos lados de la espina dorsal. La posición de estiramiento de la línea superior del caballo predispone a la contracción de los músculos abdominales.

Podemos comprobar para asegurar nuestro equilibrio que cuando la pelvis la tenemos en posición neutra y relajada, la musculatura de nuestra zona lumbar y abdominal se conecta automáticamente y quien quiera desequilibrarnos tirando de nuestras  muñecas lo tendrá más difícil.
Un ejercicio para comprobar lo que siente el caballo con nuestro peso encima de él, es el siguiente: Sentados en la montura con la pelvis en posición neutra nos cogemos  una mano con la otra firmemente a la altura del pecho; manteniendo los codos a la misma altura, estiramos ambos codos hacia los lados y sentimos como se incrementa la fuerza de contacto en las manos. Empezamos a relajarnos, a liberar primero la tensión muscular de un brazo y después del otro. Si relajamos un codo y su brazo, notaremos que el otro también se relajará. Montados a caballo nosotros somos como un codo y nuestro caballo es el otro; aquí está la similitud.

David Muriel Holgado.

martes, 15 de noviembre de 2011

LA LÓGICA DEL CABALLO. El gran libro de Lucy Rees.


De la editorial Lettera “La lógica del caballo” es un libro completísimo, donde compagina perfectamente la técnica con la practica. Escrito por la Galesa LUCY REES “Etóloga equina y Domadora de caballos” reconocida internacionalmente. Ha escrito libros, uno muy interesante en la editorial Noticias “La mente del caballo”. Grabado películas sobre caballos. Escribe artículos en muchas revistas. Ha recorrido el mundo tratando con domadores de mucho prestigio, donde aprendió técnicas de doma natural. Domadores americanos como los Hermanos Dorrance y Ray Hunt. Lleva mucho tiempo en España donde imparte cursos sobre “Doma y Monta Natural” donde la gente queda sorprendida por la forma de enseñar, en la que te impresiona el conocimiento que tiene sobre los caballos, y lo más importante, que te hace ver al caballo de forma distinta a la que estabas acostumbrado y a lo que durante años aprendiste de gente muy entendida. Basa sus técnicas y enseñanzas en la Etología equina y en su experiencia. Observando a las manadas salvajes aprendiendo su comportamiento y su organización social, que luego aplica con los caballos domésticos. Lucy Rees es una fuente de sabiduría inagotable. El amante de los caballos debería conocer su método, leer sus libros y si puede asistir a algún curso de los que imparte. Y si deseas profundizar ir un mes a Venezuela a Los Llanos para estudiar a las manadas salvajes de cimarrones, desbravarles y domarles. Sus campamentos de monta natural en plena naturaleza, montando en la montaña, son inolvidables, irrepetibles, donde se aprende mucho, a parte de convivir con gente amantes de los caballos. En su pagina Web http://www.lucyrees.com/ encontraras más detalles. Lucy es presidenta de honor de la “Asociación Nacional de Doma Natural” http://www.asociaciondomanatural.org/ y http://www.andn.es/. Lucy la que más sabe de Doma Natural y una gran amazona de la ligereza. Ver una foto de ella en la pagina 253 del libro, lo que siente ella y su caballo en ese momento eso si que es “Tacto y sentimiento ecuestre”, gracias amiga Lucy. También en la pagina 88 vemos en una reunión perfecta a nuestra amiga Delia con un gran caballo, eso es lo que yo llamo comulgar con el caballo Comunión “Común Unión”. También desde aquí un gran reconocimiento a mis amigos Raquel Villares y José Luis Serradilla que Lucy quiso que pusieran su piedra de arena en este libro.

Este libro escrito por Lucy de una forma tan asequible a todo el mundo, con fácil lectura, adaptado a todos, a los que tiene pocos conocimientos sobre caballos y a los que saben mucho, sirviéndoles para conocer aspectos que nunca antes los habían aprendido o se los habían enseñado sin contarles todo. Destacar su claridad al explicar con mucho detalle, abarcando muchos temas, sus dibujos aclaratorios, sus fotografías muy orientativas. Libro para una lectura continua y de consulta, también entra detallando asuntos prácticos, explicando que hay que hacer en determinadas situaciones, como y cuando hacerlo. Un amigo me decía que le enseñara trucos de la Doma Natural, yo le comentaba que la doma natural no es cosa de magia, que todo lo que nos enseña está demostrado de forma científica, que la etología equina es el estudio del comportamiento y la psicología del caballo basada en la teoría del aprendizaje y la neurociencia. Podemos decir que la Etología estudia cómo, cuando y por qué actúa el caballo. Entonces yo continuo y le digo que después de estudiar y conocer muchas cosas de la doma natural, se puede aplicar a cualquier caso practico que se nos de con los caballos. Por ejemplo, que el caballo no se deja coger la pata, le explico como debemos actuar, en este caso actuaremos, desensibilizando y habituando a través de premios. Este caso practico podéis resolverlo leyendo el libro y si dudáis algo consultarme. En este libro Lucy nos explica todo lo necesario para trabajar con caballos.
Dejar claro que los conocimientos que adquieras con este libro sobre doma natural, te pueden ayudar si eres domador tradicional, y es totalmente compatible y se puede aplicar a la Doma Clásica y Vaquera. La doma tradicional si está bien aplicada, da buenos resultados, pero muchas veces no tienen en cuenta la naturaleza del caballo, esta doma tradicional necesita mucha experiencia y años de formación para obtener buenos resultados.
Con los conocimientos sobre la doma natural, puedes ponerlos en practica, también sabiendo lo que nos hacemos, pero si erramos no perjudicamos al caballo y a su educación. Siempre se pueden ir haciendo alguna cosita con los caballos para darnos cuenta de sus reacciones.
Veras como aprendes un poco de los orígenes del caballo, de donde viene, de la sencillez de su vida sacamos muchos conceptos que nos serán útiles para tratarlos y para domarlos. Como viven los caballos salvajes en manada, como se organizan socialmente en bandas. El cambio que le damos a sus vidas cuando los domesticamos eliminando su libertad, en nuestras manos le podemos dar condiciones mejores de vida, aprendámoslas.
Tres cosas importantes para el caballo son “La compañía, la libertad y la sincronización de movimientos”. Al ser animales de presa su psicología es tan diferente a la nuestra que somos depredadores. La importancia que tienen sus sentidos como la vista, el olfato, el oído, etc.. La forma de comunicarse entre ellos con su lenguaje corporal. Asunto importante son los espacios individuales.
Aparecen temas de importancia sobre el funcionamiento del cuerpo del caballo y de ponerlos en forma, construir en él a un atleta.
La reproducción, el parto de la yegua y la relación con su potrillo, el aprendizaje temprano del recién nacido, y las formas naturales del destete. Como actuar y los pasos que hay que dar para desbravar a un potro cerril. Las formas para ponerle del ramal y dar los primeros paseos, como irle quitando la querencia a la cuadra. Enseñarle a estar amarrado.
El aula de clase para un potro que se pretende domar con método natural es el picadero redondo,  donde trabajamos con él siguiendo unas fases a través de las cuales aprenderá. Utilizaremos herramientas sencillas, como una cabezada de cuadra y cuerdas. También en el picadero redondo, se habitúa a llevar algo encima como mantas, antes de introducir la silla. Llegando a las primeras montas. Yo he presenciado como Lucy con una hora de trabajo en el picadero redondo monta a un potro prácticamente cerril. No es necesario que sea así pero con la doma natural se tarda menos que con la doma tradicional. Aunque se monte no está domado, hay que repetir y seguir habituándole. Hay que tomarse el tiempo necesario, así como hacer muchas sesiones en picadero redondo, incluso con caballos ya domados, les vendrá muy bien, y veremos sus reacciones. Lo útil que es el trabajo con riendas largas.
La enseñanza del potro, consiguiendo la deseada impulsión, luego trabajando con las transiciones, y ejercicios de cesión a la pierna. Haciéndole coger buenos hábitos. Los efectos de la pierna interna. Llegando a la reunión natural redondeando su cuerpo, bajando la grupa. Nos habla de la espalda adentro ejercicio importante para fortalecer y dar ligereza.
Todo sobre las embocaduras más apropiadas para el caballo, del tipo de filetes y bocados que se deben utilizar y cuando, y otras cosas que no van a la boca como pueden ser los hackamore y sus tipos. Las sillas de montar, sus tipos y la forma de colocarla, y algo tan importante como es el encontrar el tamaño de montura que le sirve al caballo.
Trata de las condiciones de vida, como la alimentación, su entorno, el lugar donde vive y las cuadras. Creando las mejores condiciones de vida.
Hace mucho hincapié en el estrés, sus hormonas y sus efectos. Los vicios de cuadra, por qué se producen y forma de evitarlos. Hay que tener en cuenta las diversas personalidades de los caballos, a la hora de domarlos a cada uno hay que tratarlo según su temperamento.
El trato con los machos enteros, su trato y educación. La opción y la conveniencia de castrarlos.
Caballos “rebelde”, “no quiere trabajar”, “dominante”. Caballos problemáticos, o dueños problemáticos. Formas de quitar los malos hábitos.
Nos muestra como debe ser el domador y su ayudante. Enseñar al potro la marcha atrás. Subirle a un remolque. Como cogerlo en el prado y entrar en la cuadra. Prepararle para el herraje enseñándole a dar los pies y manos. Quitarle la costumbre de morder.
A veces hay que reeducar a caballos ya domados, como son los que van invertidos, retrotan o se desbocan. Detectar las causas y ponerle remedio a los cambio de comportamiento debido a alguna molestia o dolor.
Corregir resabios como pueden ser: No querer seguir hacia adelante, No se queda quieto cuando se monta, Levanta la cabeza para evitar la cabezada, Levanta la cabeza montado por hábito, Se bota, Tiene terror a la montura, Tiene querencia a la cuadra, El caballo se acelera o retrota.
            Leerlo, entenderlo y disfrutarlo con tranquilidad, volver a leer, consultar para que nuestra idea de este mundo del caballo vaya cambiando y adaptándose para conseguir un fin, el que disfrutemos y que disfrute nuestro caballo.
            Algo  muy bonito que dice Lucy: “Cuando salgo con mi caballo a pasear, lo pasamos tan bien que protesta cuando quiero volver a la cuadra”.

David Muriel Holgado.

viernes, 11 de noviembre de 2011

PREPARACIÓN FÍSICA DEL JINETE 2ª PARTE.

Trataremos de la preparación física del jinete y de que consiga una buena posición de su cuerpo y un asiento adecuado, para sentir junto al caballo las sensaciones de montar bien, la conexión o centaurización con él. Sirviendo estos ejercicios para los que empiezan, le serán útiles para sentirse a caballo y a los veteranos para corregir su forma de montar, eliminando los dolores en su cuerpo por sus posiciones forzadas. Comentare varios ejercicios que nos serán útiles, sacados de “Equitación Alexander” un libro de Veronique Bartin, donde nos explica el método Alexander aplicado a la equitación.
-Sobre una esterilla en el suelo. Tumbados en una esterilla ponemos algo debajo de la cabeza, nuestra cabeza alineada en prolongación a la espalda, y la barbilla a dentro hacia el pecho, doblamos las rodillas, despegamos la pelvis del suelo y luego plana, los omoplatos planos y manos sobre el abdomen.
            Para liberar el cuello, la cabeza hacia delante y arriba, espalda ensanchada y estirada, respirar sin esfuerzo, expandiendo espalda y costados, rodillas hacia el techo como suspendidas en globos relajando aductores.
            Movemos lateralmente piernas notando sueltas las caderas, llevad una pierda al pecho y estirando, la otra descansa, alternando. Levantad los brazos y dejar caer a los lados, hacia atrás y subirlos arriba dejándolos relajados.
            Inspirar por la nariz ensanchando la espalda y espirar por la boca relajando el cuello. Rotamos a un lado y nos ponemos a cuatro patas para levantarnos.
En la esterilla  Vamos a quitar la rigidez. Hay que desbloquear la parte superior. Hay que liberar el cuerpo, estiramos el dorso de la cabeza a la pelvis, poniendo algo en la cabeza, en posición supina con las rodillas dobladas hacia arriba, nos balanceamos con las piernas, manteniendo el eje cabeza-cuello-espalda, los brazos a los lados y por encima de la cabeza prolongando la espalda, con la espalda larga respirar a ritmo profundamente, los brazos en cruz, una pierna en el pecho la otra relajada, te encontraras más estirado y relajado.
En la esterilla Recobramos el aliento. Nos Estiramos. Tumbados con nuestra espalda en el suelo, liberar caderas relajando abdomen, abriendo los hombros, con la sonrisa en el pecho, el cuello libre y la cabeza encima de la columna, deja entrar y salir aire libremente, inspirando por la nariz, espirando por la boca, con la espalda larga. Imaginar una columna de aire en la columna. Hacemos como que soplamos un globo para relajarnos.
-En una silla. Nos sentamos y levantamos de la silla sin coordinar, la cabeza, el cuello, la espalda y la cadera. Si hay una persona que nos observa nos indicara que hacemos mal al sentarnos. El objetivo final es sentarnos, debemos separar este objetivo y ver los pasos que damos para realizarlo. Buscamos las “Tres dimensiones básicas” que son la libertad del cuello, teniendo la cabeza adelante y arriba, la espalda larga y ancha, las piernas relajadas y las rodillas adelante. Al sentarnos y levantarnos unimos la cabeza el cuello y la espalda.        
 Sentarse y levantarse de una silla, pensando como se puede hacer, Parar, con el “cuello relajado, cabeza libre hacia arriba y adelante, espalda larga y ancha”. Rotaciones de cabeza. Imagina una línea de oreja a oreja pasando por la nariz, la cabeza en equilibrio sobre las cervicales.
Hay que emplear la espalda de forma armoniosa apoyando el resto del cuerpo. Hacemos la prueba de la silla para ver como nos sentamos. Nos sentaremos sobre los isquiones no sobre el cóccix, con el cuello suelto en vez de rígido.
Para quitar rigidez de los brazos. Nos sentamos en una silla sobre los ísquiones, buscando el  eje cabeza – cuello – espalda y levantar un brazo. Alargar el brazo delante. Balancear los brazos delante, atrás, con el cuello libre. Ejercicio con manos y dedos con pelotas de goma o esponjas húmedas, abriendo y cerrando los dedos, el resto del brazo relajado, adquiriendo independencia de manos, poner las riendas a una silla y hacer lo mismo que con las pelotas.
 -Caminar, con calma, adelante y recto, nos centraremos en las piernas y los pies, equilibrando la cabeza en el eje dorsal, librando las caderas y aligerando el cuerpo avanzamos sin esfuerzo, con ligereza y soltura.
Caminar, con la espalda arriba, y las piernas pesadas abajo, avanzar relajándolas, caminar como lo hace un caballo, alargando el paso, paso atrás, lateralmente, vuelta.
Solamente con tu mirada desequilibras el cuello. Hay que fijar la mirada en algún punto con mirada amplia. Caminar derecho, detenerse, recoger un libro. Aprender a usar la mirada amplia.
Caminar por la habitación, figurar que tus ojos estás detrás.
-Alineación del eje vertical. Estando de pie recto con los hombros atrás, espada estirada recta, no inclinarse, levantar la cabeza. Todo lo contrario de estar rígidos. Tenemos que recuperar nuestro eje. Si sobreactuamos rompemos la espalda en dos. Descubriendo donde tenemos nuestra espalda, El dorso empieza en la base del cráneo y va hasta el cóccix.
-Posición del mono. Nos inclinados un poco hacia delante con rodillas dobladas, pies abiertos apoyándonos en la planta delantera de los pies, conectando la cabeza, el cuello y las espaldas. Dirigir el pensamiento a través de la espalda para que se coloque en su sitio. En esa posición podemos subir y bajar.
-Nos ponemos delante de un espejo. Pensamos en las direcciones básicas “cuello relajado, cabeza libre hacia arriba y adelante, espalda larga y ancha”, Pecho hacia adelante y centrando la posición, liberando la cadera, Nos movemos en todas las direcciones adelante, atrás y a los lados.
-Espalda contra la pared. Como si tuviéramos un hilo en el centro de la cabeza que tira hacia arriba, Rodillas y caderas flexionadas un poco, La cadera y la pelvis contra la pared, espalda larga, Barbilla abajo para estirar las vértebras cervicales. Flexionando las caderas, rodillas y tobillos, la pelvis contra la pared para quitar rigidez.
-Sobre una pelota grande.  Sentados con los pies separados botamos en todas las direcciones, ahora el balón sustituye al caballo, también se puede usar una cámara de tractor, buscar el eje de la cabeza, el cuello y la espalda.
Sentado en el balón, manteniendo el eje cabeza-cuello-espalda, con los pies separados, sentados sobre los ísquiones y adelante con el culo atrás, las vértebras una sobre la otra, botar en el balón, encontrando soltura y ligereza en la espalda en todas direcciones, haciendo ochos con la pelvis, simulando transiciones del paso al trote al galope, con cadencia y ritmo. Las piernas blandas con pies hacia el suelo, el rebote  ayudara a mantener el eje sin rigidez, botar a pie, respirar y soplar.
Para lograr estabilidad de las manos botamos en el balón con los brazos quietos, movemos el cuerpo con las manos quietas, nos sentamos y nos levantamos del balón. Ejercicios en el balón y cogiendo las riendas una en cada mano.
Con una respiración regular y profunda, eje alineado y estable, con los brazos pesados, la cabeza en equilibrio y mirada amplia y tranquila.
-En el caballete. Montados sobre una montura. Imaginamos la espalda como un muelle, La cadera relajada, Las piernas caídas por su propio peso, Muslos sueltos, Los aductores se alargan, Rodillas muy sueltas, Los pies hundidos, Con una respiración muy profunda, Relajar todas las partes del cuerpo en su justa medida con un tono muscular.
 Sentados en la montura como si estuviéramos a caballo con el “cuello libre de tensiones y relajado, cabeza equilibrada y libre hacia arriba y adelante, espalda larga y ancha” nos inclinamos en todos los sentidos recuperando su eje central, sentados sobre los ísquiones no en el cóccix, poner la mano debajo para sentir el isquion, relajando glúteos y alargando la espalda, Movemos las piernas lateralmente, y nos balanceamos a los cuatro lados. Si tenemos la espalda fuerte y flexible, tendremos las piernas eficaces. Como si tuviéramos un muelle encima de la cabeza, las vértebras una encima de la otra, espalda alargada desde el cóccix a la cabeza, el cuello libre y la cabeza en equilibrio. Relajar las piernas de la cadera al pie, alargar la espalda arriba, relaja aductores, rodilla adelante y abajo sin forzar, punta de los pies arriba y abajo relajados, alargando el posterior de la pierna, Apretar una sola pierna y soltar, cerrar ambas piernas, una en la cincha otra atrás
-Ejercicio con las riendas, abriendo y cerrando dedos, con dos personas uno de un lado y otro del otro, tensar con varias intensidades de nuestros dedos del (0 al 10), así notamos lo que nota el caballo, desplazarse a los lados con brazos pesados y codos relajados.

David Muriel Holgado

viernes, 4 de noviembre de 2011

PREPARACIÓN FÍSICA DEL JINETE 1ª PARTE.

Para montar a caballo el jinete tendrá que estar físicamente preparado dependiendo del nivel. Ya los grandes maestros de la Equitación utilizaron métodos apropiados para que los picadores que antes llamaban así a los jinetes o caballistas, estuvieran preparados físicamente así:
Alois Podhajsky. Que fue Director de la Escuela Española de Viena durante 25 años dice que: La educación del jinete en la Escuela Española de Equitación de Viena, se realiza mucho tiempo montando al caballo a pelo cuando éste va a la cuerda, para que aprenda a equilibrarse y a mantener la postura más beneficiosa para los dos.
Francois Baucher en sus ejercicios a pie parado, nos indica que con el caballo tranquilo y las riendas sobre el cuello, el jinete realiza flexiones de cintura, ejercicios de brazo moviéndolo en todos los sentidos con flexiones y extensiones, la cabeza girándola a derecha e izquierda sin mover la espalda. Con pesos en las manos desde cerca del hombro extendiendo el brazo. Subido a caballo se harán ejercicios separando la pierna de los costados de la silla y acercándola rotándola de fuera a dentro con el fin de hacerla adherirse a la silla en el mayor número de puntos de contacto. Flexiones de piernas, con las rodillas adheridas a la silla las piernas se moverán a delante y atrás como un péndulo de un reloj, para hacerse independientes de los muslos. Ejercicio de rodilla montado a caballo se colocara una tira ancha y larga de cuero entre la rodilla y el faldón de la silla, el instructor tirara de él y el jinete hará fuerza para que no se mueva.
Baucher en sus obras completas, enseña que con la progresión de las lecciones a pie y a caballo se podría seguir con ejercicios de Volteo, montando, saltando y bajándose por los dos lados siendo útil para que el jinete este en forma.

En un campamento junto a Lucy Rees, Raquel Villares nos enseño una serie de ejercicios que son útiles para la forma física de los jinetes y de su relajación muy necesaria porque el caballo tiene gran capacidad de detecta el estado en el que se encuentra el jinete cuando lo monta.
Ejercicios: En todos los ejercicios se mantendrá la línea central, cabeza, cuello y espalda. Los ejercicios se hacen en grupo en el prado donde están los caballos a nuestro alrededor, haciendo un circulo. También cuando se está trabajando a un caballo en el picadero redondo y no estamos del todo sueltos, debemos pararnos y con el caballo suelto realizamos una serie de ejercicios para relajarnos y pensar en lo que debemos hacer.
            -Con los pies separados más que la altura de los hombros, flexionando tobillos y rodillas, soltar articulaciones botando.
            -Soltar brazos y hombros, movimientos libres, sin tensión.
            -Respiración llenando el estomago, subiendo los brazos y soltando aire, bajando brazos poco a poco.
            -Coger aire, poniendo las palmas de la mano hacia fuera, ir subiendo los brazos soltando el aire, subiendo los brazos como tocando el cielo con la punta de los dedos, ahora coger aire, ir bajando con los brazos rectos como tocando el cielo, hacer esto varias veces.
            -Relajación de la cara, soltando músculos y mandíbula.
            -Soltar cuello, intentando poner la oreja cerca del hombro a un lado y a otro.
            -Rotación de hombros.
            -Ejercicio “no se” encogiendo hombros y soltándolos de golpe.
            -Tiramos de la cadera de un lado como si tuviéramos una cuerda atada a ella, la de un lado y la del otro, con el tronco recto, ahora hacia delante y luego hacia atrás.
-Haciendo círculos con la cadera, movemos las caderas en rotación con el tronco quieto.
            -Ejercicio por parejas, hacemos un masaje con los puños huecos, nos colocamos con los pies un poco separados, flexionando lumbares, pegando la barbilla al cuerpo, soltando los brazos y la cabeza en la zona cervical. El compañero nos golpeara con firmeza pero suavemente nuestra espalda, los costados, los brazos, las piernas, etc..
            -Ejercicio de concentración, relajación a través de visualizaciones. Cerrando los ojos nos imaginamos que somos un caballo que está en la playa, en un prado con hierba o en la montaña, visualizamos que va al paso, al trote, al galope. Ahora visualizamos que somos el jinete y que vamos a los tres aires.
            -Con los ojos cerrados, pasamos nuestra mano sin tocarnos por todo el cuerpo desde la cabeza hasta los pies, como si estuviéramos haciéndonos una radiografía. Este ejercicio se hace al principio y al final de la sesión.

Del libro de Saly Swift ”Equitación Centrada” se sacan conclusiones importantes para poner en practica en beneficio del caballo y su jinete.
Mantener la percepción  de que teniendo un mayor campo de visión aumenta la conciencia de uno mismo y del cuerpo del caballo, de hay lo de los “ojos suaves”.
Permitir que desde el centro de nuestro cuerpo se perciban sensaciones.
Con menos tensiones conseguiremos que el movimiento hacia adelante sea más fácil y libre.

Hay puntos esenciales para conseguir la respiración correcta. Respirar a  través de todo su cuerpo. Respirar rítmica y constantemente. Dejar que trabaje el fuelle. Los resultados de la respiración correcta son la reducción de la tensión en su cuerpo, el cuerpo se vuelve menos pesado en el tronco. Baja el centro de gravedad. El caballo se vuelve más tranquilo y permeable a las ayudas. El jinete no se cansa tan fácilmente.

Puntos esenciales del centrado. Hallar su centro físico con la mano. Utilizar los ojos suaves. Respirar a través de su centro. Dejar que su conciencia caiga en su centro.
Resultados de centrarse. Se establece equilibrio, control y energía. El centro de gravedad es más bajo. La parte superior del cuerpo parece más ligera, más estable y más fácil de manejar. El asiento y la parte baja del cuerpo parecen más pesados y seguros. Se relajan las tensiones que bloquean el flujo de energía a través del cuerpo. Estará relajado y a punto para el siguiente movimiento o ejercicio.

Puntos esenciales de los cubos de construcción. Cuerpo equilibrado, desde los pies hasta la cabeza. Estribos adecuadamente ajustados. Silla equilibrada correctamente.
Resultados de los cubos de construcción. Equilibrio uniforme con el movimiento del caballo. Movimiento fluido y cómodo del caballo.

David Muriel Holgado