Follow by Email

martes, 7 de febrero de 2012

EL PARTO DE LA YEGUA

Incluso a gente del mundo del caballo con mucha experiencia, le gusta intervenir cuando su yegua va a parir. Nuestro afán de controlar creyéndonos superiores nos empuja, a veces, tal vez con intención de ayudar intervenimos en el nacimiento de su potrillo. Y encima nos lo creemos, pensamos que sin nuestra actuación no habría salido bien.
Conozco a ganaderos que han tenido pocas oportunidades de ver parir a sus yeguas. Millones de años antes de la domesticación parieron solas y lo siguen haciendo.
No quiere que controlemos el parto, reteniéndolo buscan estar solas, si estamos presentes provocamos un estrés que perjudica a las señales que forman el vínculo maternal, la bajada de la leche y las contracciones del útero que son las que le ayudan a expulsan la placenta. Durante el parto se queda detrás de la manada, escoge aislarse para crear un vínculo con el potro.
En este video comprobamos lo que no debemos hacer durante el parto, ella sola lo habría hecho mejor, con la intervención del hombre se impide que la yegua lama al potro y lo huela, rompiendo la unión afectiva inicial entre madre e hijo. No utilizaremos el llamado imprinting, no es necesario, diría que perjudicial, trabajaremos con el potrillo en los días siguientes.



Los síntomas que nos indica nuestra yegua que se aproxima el momento del parto son: Sus mamas se hincharán, los días anteriores permanecerán siempre abultadas. Aparecerá en los pezones una sustancia similar a la cera. Podrá aparecer algunas gotas de leche en los pezones, en las primerizas la leche se creara después del parto. Evidencia del acercamiento del alumbramiento es, el relajamiento de la cola y la inflamación de la vulva. La yegua sudara mucho y estará excitada e inquieta, se tocara el vientre con la pata, echándose y levantándose.
Las yeguas paren normalmente al amanecer, el parto se presentara entre 335 y 340 días después de la concepción. Llegado el momento del alumbramiento, puede ser recomendable encerrar a la yegua en una cuadra de grandes dimensiones con una cama de paja abundante, donde podamos vigilar sin estorbar, puede ser a través de una ventana o con una cámara de video. Hay yeguas que si se encuentran encerradas se ponen muy nerviosas, si es así se la dejara en un prado libre.
Levantara la cola y echara un liquido pardusco por la vulva, a esto se le llama romper aguas; saldrá una burbuja transparente con un fluido claro. El potro si viene en posición normal primero asomara las pezuñas delanteras, un pie algo más adelantado que el otro, la yegua ya tumbada, luego la cabeza y con las contracciones y el esfuerzo de la yegua salen los hombros a través de la pelvis, el parto es rápido en total dura unos veinte minutos. La bolsa del líquido amniótico se romperá al estirar las patas el pequeño, es importante que esta bolsa deje libre la cabeza del potro, para que pueda respirar.

Después del parto, la yegua gira la cabeza y huele las aguas haciendo el gesto ”Flehmen” para saborear una feromona que cambia sus hormonas, relincha suavemente para estimular al potro. Lame al potro justo después de nacer, para estimular su circulación, conseguir quitar la bolsa de su cara y así pueda respirar, limpiándole y absorbiendo su olor especial. La yegua queda tumbada 25 minutos, en este tiempo la sangre de la placenta pasa al potro a través del cordón umbilical, que esta sangre pase al potro es importante para su desarrollo teniendo sustancias beneficiosas, cuando se levanta, este cordón se rompe, el potro empieza a querer ponerse de pie, orientándose con los relinchos de la madre, es normal que el potrillo se caiga y se tambalee varias veces antes de mamar.
En las dos horas siguientes al nacimiento, el potro consigue mamar el calostro de la primera leche, muy necesario al poseer substancias inmunizadoras contra las enfermedades y protectora contra las infecciones. No debemos intervenir si no es necesario, si pasada media hora el potro no ha salido por completo debemos agarrarle por las pezuñas y tirar de él suavemente pero con firmeza. La placenta se desprende de la yegua después del alumbramiento, debe caer espontáneamente en unas horas, si queda fuera de la vulva se debe atar a la cola y esperar que la eche de forma natural. Se hace esto para que no la pise y se rasgue. Hay que extenderla para examinarla, tendrá que estar entera sin quedar nada en el interior, desplegadas las membranas de la placenta se verán los dos cuernos que nos indican que está completa.
El ombligo es un conjunto de vasos que unen la placenta de la madre con el vientre del feto. Después del alumbramiento el cordón suele cortarse al incorporarse la yegua o al moverse el potro. Si no es así habrá que cortarlo procediendo de la siguiente forma, se hará un nudo a cuatro centímetros entre el abdomen del potro, dejando un espacio se hará otro nudo, entre los dos nudos se realiza el corte. Se utiliza un antiséptico desinfectante para esterilizar el ombligo, con esto evitaremos infecciones y que los gérmenes pasen por este lugar. El ombligo cicatrizara de forma natural. Tardara varias semanas en ser absorbido por la piel del potro, y si las cosas salen mal veremos una posible hernia si observamos algún abultamiento.
El potro defecara y orinara una o dos horas después de nacer, los primeros excrementos se llaman meconio, le costara un poco y serán bolas duras y oscuras, semejantes a las heces de las ovejas, un poco más grandes.
Durante la semana después del parto veremos que la yegua tiene sangre pardusca en su vulva y en sus ancas, es una segregación normal al tener que echar los residuos del alumbramiento.
En el caso de que la yegua muera en el parto, puede ser conveniente tener en cuenta que alguna yegua de los alrededores haya perdido a su potro y pueda amamantar al nuestro. Es posible comprar algo de leche antes del parto por si ocurre lo peor, y dársela con un biberón.
Las primerizas cuando dan a luz a su hijo en ocasiones se asustarán, se pondrán de pie bruscamente rompiendo el cordón, la sangre saldrá de la bolsa amniótica, haciéndonos pensar que es una hemorragia, al ser solamente la sangre que recibiría el potro si no se hubiera roto el cordón.
La yegua puede rechazar al potro, se da con más frecuencia en las primerizas, si no tiene leche se resiste a que busque el potro, hasta puede que lo eche, ayudaremos a la yegua con hormonas y le ponemos calostros en el biberón al lado de la ubre donde sepa donde buscar. Otros casos de rechazo, se da en yeguas que no han visto nunca a un potro, tiene miedo del potro, está sorprendida, se encierra al potro en una esquina protegiendo al potro con barras, se ordeña a la yegua y se le da al potro la leche. A veces el rechazo viene por un parto difícil, con dolor, e interferencias, provocado muchas veces por nuestra presencia.
Los primeros momentos del nacimiento son para la madre. No se utilizara el llamado imprinting, no es necesario, incluso es perjudicial trabajar al potro después del parto, trabajarlo al día siguiente, no forzarle a que se tumbe, ni frotarle con plásticos. En unos días le tocamos todo su cuerpo, nos agachamos a su lado, le bloqueamos con los brazos, levantaremos sus pies, le frotamos con cuerdas, esperaremos un tiempo para ponerle la cabezada de cuadra, si lo hacemos pronto dañaremos sus vértebras tiernas.

David Muriel Holgado

6 comentarios:

  1. Muy bueno el artículo. Y el vídeo no tiene desperdicio, qué manera de invadir la intimidad de la yegua durante el parto y no dejarle ni siquiera lamer a su potrillo. No sé que me ha impresionado más si ver a cuatro o cinco personas a menos de un metro de la yegua, si que le estén dando golpecitos mientras está intentando sacar a su hijo, si que rompan la bolsa del chiquitín o que lo sequen con toallas y le coloquen la cabezada. ¿Se puede ser más estúpido? Los caballos llevaban miles de años en este planeta antes de la aparición del primer humano. Digo yo que algo sabrán de cómo parir, ¿no?
    Por favor, intervengámos o estemos cerca de una yegua en parto sólo cuando la vida de ella o el potrillo pueda correr peligro. Mientras tanto, cuanto más lejos estemos, más les estaremos ayudando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo María. Hay que intentar que la gente conozca estos temas en beneficio de los caballos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola tengo una yegua primeriza, fue montada el 30 de abril, aun no tiene leche en las ubres, ya debe estar pronta, quisiera saber mayores detalles de como acondicionarle el establo para el parto, y si podre escucharla si comienza a parir en la madrugada, estoy como a 30 metros del establo, gracias

    ResponderEliminar
  3. Hola Carmen, observala, son 11 meses y una semana. Deja una cuadra grande con paja limpia. Pero deja que elija si desea parir en el campo, si no hay muchos caballos que molesten. Yo defiendo la no intervención. Las primeras horas son para que se establezca el vinculo madre e hijo.

    ResponderEliminar
  4. Carmen. Ahora te paso un resumen de un artículo de Lucy Rees que sabe mucho más que yo de todo esto......
    91. 20. LUCY REES. VIDA NUEVA. Será el primero para muchos potrillos. Los primeros dos meses de sus vidas. La yegua se separa de su banda, escogiendo a menudo una cuesta rocosa en vez de llanura blanda, Así la bolsa se rompe, en cama blanda, se puede ahogar en las aguas de la bolsa, al no romperse. La buena nutrición que solemos darle a la madre fortalece la bolsa. Nuestra presencia supone un estrés que disminuye el flujo de la oxitocina, hormona que provoca el vínculo materno. Controlar complica la vida. En los partos vigilados por videocámara, que la yegua se queda tumbada durante 30 minutos después del parto. Durante este tiempo n se rompe el cordón umbilical, dejando así los litros de sangre de la placenta pasar al potrillo.
    Imprinting. Someter al potrillo a una aminipulación invasiva. No producen el efecto duradero afirmado por sus proponentes, peor, a los tres mees los potrillos son más agresivos. Ayudan al potrillo a levantarse y encontrar la ubre.. a los tres meses estos potrillos quedan más pegados a sus madres, no investigan tanto y n forman los vínculos sociales con otros potrillos. Parece que si reprimimos al potrillo de sus primeras experiencias del aprendizaje de ensayo-error, les quitamos sus ganas de hacerlo. Estos potrillos sufren más estrés en el destete. Supervisar el parto, por videocámara. .. Fases se levanta la la hora, para mamar dos horas, expulsar la placenta cuatro horas. La mejor manera de contactar con el potrillo es la de mimar a la yegua durante el día después del parto, cuando el potrillo, viendo a su mamá contenta, viene a investigarnos. Le tocamos suavemente y progresivamente sin forzarle nunca, así llegando con facilidad a levantar las extremidades. Hay yeguas muy defensivas de sus potros.. dejamos hasta que estén más tranquilas. Primeras horas de vida … en su primer día de vida el potrillo salvaje anda unos siete kilómetros por norma (Dr. Jason Ransom, mustangs). Pottokas con sus potros de horas en un precipicio donde la hierba es sabrosa,, ejercicio con varios efectos. Sobre el sistema nervioso.. el joven nace con millones de conexiones nerviosas ya hechas. La gran mayoría de estas conexiones se degeneran, dejando solamente las que se han usado por ser estimularlas. Se ha visto que otros sistemas sensoriales parecen seguir el mismo proceso. El potro en naturaleza, pisa en blando, duro, piedra, agua, barro, gravilla, arriba y abajo. Estas sensaciones despiertan su propiocepción.. es dónde están las partes de su cuerpo y sus extremidades. Escalan como arañas y saben dónde están sus pies. Percepción aguda de su equilibrio. La propiocepción y el equilibrio son dos de las características que más queremos en el posterior uso del caballo como atleta. El potrillo mantenido en la cuadra o corral.. no experimenta las sensaciones tempranas.
    Sistema músculoesqueleto. Muy moldeado en los primeros meses de vida. La Universidad de Utgrecht, han examinado minuciosamente la formación de sus componentes: cartílago, tendones, ligamento, hueso y músculo. Ya sabemos que los últimos dos tienen gran capacidad de regeneración y cambio, incluso en el caballo adulto, pero el cartílago, los tendones y los ligamentos se recuperan poco.
    Los investigadores dividieron a los potrillos en tres grupos.. resultados demuestran que hay muchos cambio dinámicos en el cartílago como resultado de la carga biomecánica hasta los cinco meses. Sobre todo en el colágeno, l que determina la elasticidad de cartílago, por la falta de ejercicio de los potrillos de cuadra. Los tendones, aunque entre los 5 y 11 meses los tendones de los potrillos de cuadra recuperaron algo como la densidad ósea. Recuperar la falta de músculo, la densidad, pero el cartílago estará perjudicando permanentemente. Los investigadores lo tienen claro: el sito para el potrillo es en el prado, día y noche, desde su primer día. La naturaleza es más sabia que nosotros.

    ResponderEliminar