Follow by Email

jueves, 5 de junio de 2014

CABALLO EN LAS RIENDAS. RECTITUD. FLEXIONES. APUNTES DE EQUITACIÓN. 2ª parte.

FOTO. La amazona: Delia Daniel, experta en doma clásica y doma natural. El caballo: Ibérico, semental Lusitano de Lucy Rees. El lugar: Sierra de Gredos, cerca de Barco de Avila, Campamento de Doma Natural agosto 2010.


CABALLO EN LAS RIENDAS. RECTITUD. FLEXIONES. APUNTES DE EQUITACIÓN. 2ª parte.
PONER AL CABALLO EN LAS RIENDAS. Es reunirlo de atrás hacia  adelante, con un contacto seguro, ligero, suave y elástico, nunca rígido. Se pedirá una posición dependiendo del nivel de adiestramiento del caballo. Se le puede pedir cada vez mejor posición. Con el caballo parado apretamos las piernas así lo echamos sobre las riendas y la mano ligera lo recibe. Con ligeras presiones con las riendas le hace bajar la nariz y subir el cuello y la nuca.
         Los caballos que se detengan y los que se nieguen a avanzar deben ser “puestos en las riendas” aplicando ayudas impulsoras, se consigue la “marcha” combinando ayudas y un buen tacto del jinete.
ENDEREZAR AL CABALLO. Las extremidades posteriores siguen las pistas de las manos, así ira recto. Enderezar sobre una sola pista alineando ambos trenes, el anterior y el posterior, para que el jinete con la ayuda de las riendas pueda recargar y flexionar las extremidades posteriores. La extremidad derecha del caballo presenta más dificultades para colocarse debajo de su vientre, la coloca oblicuamente hacia la derecha tendiendo su espalda izquierda a desviarse y se incurva el cuello a la derecha. Casi todos los caballos tienen el costado derecho más sensible y más cóncavo.  Si se incurva a la derecha se aplican ayudas de pierna y rienda del mismo lado. Nunca se debe aplicar con fuerza la rienda interior para no dificultar el avance de su extremidad interna. Siempre se tuerce más en aires lentos, enderezar en una marcha decidida adelante.
FLEXIONAMIENTO DEL CUELLO A PIE. El jinete con el caballo recto y buen contacto con el bocado, el caballo incurvará su cuello desde la cruz elevándose al frente, la nuca en el punto más alto, con la nariz delante un poco a la vertical con sumo cuidado para que el caballo no se encapote, cabeceé o despape.
FLEXIONES DE CUELLO Y NUCA A CABALLO. Se hace al paso, tendremos sumo cuidado para que no se encapote y pierda impulso. También se hace al trote de trabajo y trote largo con impulsión natural. Nuestra pierna interna presiona para que la posterior del caballo de ese lado remeta, en el momento accionar con la rienda interna, si el caballo cede a esa rienda, continuamos aplicando las ayudas externas con pierna y rienda que regularan los posteriores y la espalda, combinando ayudas, el caballo flexionara alrededor del jinete. Si flexiona el cuello en la cruz cedemos en el flexionamiento; El cuello se flexionara lateralmente y sin forzar, que pueda soportar en la zona de las vertebras lumbares. Hacer el ejercicio hacia la pared con aplicación activa con ambas piernas, se alterara la intensidad del flexionamiento y siempre volver a colocarlo recto. Como máximo la pata exterior se colocara en el centro de las pisadas de las manos.
         Para que el caballo no lleve la cabeza demasiado baja, el jinete con ayudas impulsoras cerca de la cincha y actuando con las riendas suave de un lado y otro consigue que levante la cabeza.
         Montara el jinete un poco al interior con la pierna interior cerca de la cincha fijando la extremidad interior del caballo, para impedir que el peso de los delanteros cargue sobre la mano exterior del caballo; la pierna exterior detrás de la cincha para regular; acortamos la rienda interior, el caballo doblara y girara hacia el mismo lado con las orejas a la misma altura; La mano exterior cede y regula para que no flexione demasiado, posicionando la cabeza y el cuello que debe estar derecho y levantado. Si se tuerce tendrá una oreja más alta que la otra.
         Con las flexiones mejoramos la posición de la marcha; Que el caballo ceda a las ayudas internas; Aumentamos la elasticidad de cuello y nuca; Preparamos al caballo para los giros y el trabajo en dos pistas.
         Se recomienda hacer más flexiones en marcha y al trote, a este aire se ve obligado a avanzar con bastante impulsión y manteniendo el equilibrio, se obtiene más efecto de las ayudas.
         Para ampliar sobre estos temas podéis leer mis artículos “FRANCOIS BAUCHER” donde hablo de sus flexiones; y PHILIPPE KARL y “LA ESCUELA DE LA LIGEREZA”. Los dos en este blog.
David Muriel Holgado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario