Follow by Email

viernes, 15 de marzo de 2013

EQUINOTERAPIA Y AUTISMO.


El libro de investigación de Pamela Díaz Sotomayor, titulado “El síndrome autista; su proceso de evaluación y tratamiento por medio de la Equinoterapia”, en su edición del año 2012. Esta Chilena, Psicóloga y Equinoterapeuta, realiza un gran trabajo de investigación llegando a  conclusiones interesantes que seguro beneficiara a las personas que padecen autismo, ella misma se define como “Una apasionada por el trabajo y la investigación de la psicología en Equinoterapia”.
Recibí su libro hace casi un año, y después de un pequeño estudio he querido escribir este artículo para dar a conocer aquí en España su trabajo, y provocar la inquietud de las personas interesadas para que, se inicie un movimiento enfocado en la creación de centros en los que se practiquen estas terapias en beneficio de los pacientes, al ser una obligación social el crean el mayor bienestar posible a las personas con alguna discapacidad.

Javi, Niebla y David
Considerado el autismo como unos trastornos del desarrollo, su principal característica es el aislamiento del entorno social. La Sociedad Americana de Autismo lo define como: una discapacidad severa y crónica del desarrollo, que aparece normalmente durante los tres primeros años de vida. No se conoce ningún factor en el entorno psicológico del niño como causa directa de Autismo. “Los síntomas incluyen: Perturbaciones en la rapidez de aparición de las habilidades físicas, sociales y de lenguaje. Respuesta anormal a sensaciones. Cualquier combinación de los sentidos y sus respuestas están afectados: visión, oído, tacto, dolor, equilibrio, olfato, gusto y el modo en que el niño maneja su cuerpo. El habla y el lenguaje no aparecen o retrasan su aparición a pesar de que existan capacidades intelectuales evidentes. Relación anormal con personas, objetos o acontecimientos”.

Pamela, plasma en su libro reflexiones de Edith Gross sobre el caballo: El caballo ha resultado ser un instrumento muy beneficioso como fuente inagotable de estímulos que favorecen la coordinación motora, la atención, el equilibrio, los reflejos y muchas otras respuestas autónomas. El procedimiento es que el paciente monte sentado sobre el lomo del caballo, y desarrolle ejercicios que le permiten a través de sus impulsos nerviosos el mejoramiento y aprendizaje postural, conductual y emocional es la base en el trabajo de la Equinoterapia que es una técnica terapéutica, utilizada para el tratamiento de problemas físicos, sociales y emocionales, que forma parte del conglomerado de técnicas existentes, cuya característica fundamental es “El caballo como instrumento de terapia, basada en la similitud de sus movimientos con los de los seres humanos”.


Son necesarios equipos multidisciplinares con pedagogos, psicólogos, fisioterapeutas, etc. La familia es muy necesaria para el tratamiento paralelo después del diagnostico. Cada paciente tendrá una terapia específica. Un importante objetivo de la equinoterapia es lograr la integración social de pacientes con autismo.

Creando vínculo con el caballo acercándose a él tocándolo, cepillándolo y colaborando en su alimentación. El caballo tiene movimientos ondulatorios tridimensionales al paso, tres movimientos: adelante y atrás, oscilatorio y hacia arriba y abajo. Estos movimientos fortalecen los músculos del que monta, mejoran el equilibrio, la coordinación, la circulación sanguínea, la respiración y el funcionamiento intestinal. La temperatura del caballo que es superior a 38 grados hace que se relajen los músculos. Otro dato a tener en cuenta es que tienen entre 28 y 42 latidos del corazón por minuto, en reposo. Los impulsos, dos pasos del caballo equivalen a un ciclo de movimiento armónico, por lo tanto, la frecuencia del ritmo del caballo al paso es de aproximadamente 110 impulsos. Si el ritmo del paso del caballo es de menos de 55 pasos por minuto el resultado del movimiento transmitido al jinete tiene propiedades relajantes, si el ritmo del paso es de más de 55 pasos por minuto el resultado del movimiento trasmitido al jinete tiene propiedades estimulantes. Su locomoción al paso es igual a la marcha humana. La equinoterapia trata problemas emocionales; hace aumentar la autoconfianza, la autoestima, la capacidad de adaptación, la cooperación; fortalece el sentido de responsabilidad, la atención, la concentración y la comunicación. Además montar a caballo es divertido si se realizan actividades variadas para que el paciente esté concentrado con lo que se está haciendo.

imagen de internet
Los caballos serán pequeños, fuertes y con buen paso, aguantara con el peso de dos personas, al montar muchas veces el terapeuta detrás del paciente agarrando a éste. Poseerá un temperamento tranquilo, será confiado y sensible a las ayudas, con buena disposición. Tendrá un dorso musculado porque se monta mucho a pelo, así notara el paciente mucho mejor el calor y los movimientos del caballo. Según Pame un trabajo de propiocepción que aumentara la interacción, es que monte el paciente descalzo, éste podrá tocar con sus pies al caballo. Llevando al caballo al paso el paciente montando a pelo nota el calor del caballo, la tranquilidad, la dulzura que crea consuelo y contacto, provocando una disminución de la ansiedad, favorece la apertura emocional espontánea. El paciente siente placer ante un nuevo encuentro. Los cambios de postura en la monta poniéndose de lado, hacia atrás o acostado, hace que el paciente sienta su envoltura corporal. El contacto con el caballo crea emociones como el miedo, el placer y el cariño, también despierta los afectos. Se tomaran las medidas de seguridad necesarias y el terapeuta estará pendiente de las conductas del paciente, puede asustar al caballo sin querer.

imagen de internet
En su investigación Pamela evalúa y trata el autismo de varios pacientes durante nueve meses, 45 minutos en una sesión a la semana, en su libro detalla todo el proceso. Llegando a conclusiones claras. Según el método cuantitativo de ANOVA “existen avances que pueden tener los pacientes con autismo que realizan equinoterapia”. Disminuyen las manías motoras, cesa la preocupación persistente por partes de objetos. Desarrolla aprendizajes de conductas sociales básicas como saludar, poner la cara para recibir un beso, peinarse y utilizar el cepillo de dientes, utilizar los cubiertos para comer. Es menor la evitación del contacto físico con otros. Aumenta el lenguaje hablado, demostrando una pequeña habilidad para iniciar y mantener conversaciones, disminuye el lenguaje estereotipado y ecolálico (Ecolalia: perturbación del lenguaje que consiste en repetir involuntariamente una palabra o frase que acaba de pronunciar él mismo u otra persona en su presencia). Comienzan a expresar algunas emociones como la alegría, la tristeza y la rabia. La música pasa a ser un canal sensorial-comunicativo. Con el caballo mantiene una comunicación verbal y corporal, seria un error cambiarle de caballo durante la terapia. Aparecen pequeños contactos visuales con el equino o terapeuta. Comienza a realizar gestos corporales para pedir que se acerque o se aleje una persona. Realiza acciones de mostrar, traer o apuntar objetos de su interés, pelotas de colores, cepillo para cepillar al caballo, letras y números preferíos.
Podéis ver el siguiente video https://vimeo.com/41488484
David Muriel Holgado.

caballoduende@yahoo.es  Tel: 658183439
DOMA Y EQUITACION NATURAL EN SALAMANCA CAPITAL.
DOMA NATURAL DE POTROS. CONOCIMIENTO DEL CABALLO.
CONOCE LA CIUDAD Y APRENDE MUCHO DE CABALLOS.




1 comentario: