Follow by Email

sábado, 30 de marzo de 2013

BAJEMOS DEL CABALLO PARA MONTAR.

foto del www.carolynresnick.com
Por el camino del caballo me encontré a Carolyn Resnick, estaba sentada a la sombra de un gran roble, leyendo un libro, baje por la ladera y me quede a su lado hablando un buen rato con ella, ambos nos dejamos envolver por el aliento y la compañía de varios caballos que nos pedían caricias, estábamos en la gloria, el aire se lleno de paz. -David, despierta y deja de soñar.

Antes de montar en un caballo debemos sentir que estamos conectados con él, ¿Esto qué quiere decir?, que al igual que con las personas, notemos y sintamos que quiere estar con nosotros, si no quiere estar contigo desde el suelo, cuando te montes en él no será agradable ni para él ni para ti. Elijo a este caballo porque me cae bien, percibo que nos vamos a llevar bien, sus ojos me transmiten bondad. El caballo me ha elegido a mí porque cree que seré buen amigo suyo, que le ofreceré compañía, amistad y seguridad.
Cuando vamos a nuestro caballo, lo cogemos, le ponemos la cabezada y le llevamos del ramal, esto lo hacemos rápido, sin muestras de cariño y con poca educación, ni tan siquiera le saludamos, un “hola, que tal estas” “buenos días” por lo menos, nos acercaremos a él y le acariciamos, dejamos que nos huela, después le ponemos la cabezada. Si nos encontramos a una amiga, le damos un beso o le damos la mano, por qué no también a los caballos. “Que tal estas”. Soltémonos un poco.



foto del www.carolynresnick.com
Si le llevas del ramal, a veces no tiene muchas ganas de ir contigo, si va es porque estas unido a él por la cuerda. Comprobamos si tenemos una relación buena con nuestro caballo cuando le soltamos, se queda con nosotros, nos sigue a cualquier parte. Por eso el trabajo en libertad nos indica que amistad tenemos con él, si estamos conectados los dos. ¿Tenemos de verdad ganas de estar a su lado?. Nos importe nuestra relación, y lo seducimos y cortejemos como a nuestra pareja. Cuando se nos pasa por la cabeza que podemos vender a nuestro caballo todo empieza a ir mal, es como la relación con las personas, cuando un amigo empieza a caerte mal, no estaréis bien juntos.
A un domador le llevan dos caballos uno alazán y otro castaño, le dicen que el castaño es muy bueno, viene de buena familia, el otro es más bien mediocre. Pasados unos días el domador empezó a domar al alazán pensando que ese era el mejor, no prestando tanta atención al castaño. El alazán fue un gran caballo y el castaño no tanto. El pensamiento, la predisposición y el interés del domador influyo en la doma de los dos caballos.
Tenemos que aprender a manejar a un caballo sin perder su voluntad, como dijo Pluvinel “La buena voluntad de un caballo es como el aroma de una rosa, que una vez perdido nunca vuelve”. Bueno no tanto, siempre hay maneras de volver a ser amigos. No hay que perder la conexión, con algunos caballos es más fácil que con otros. Trabajando en libertad sin ninguna cuerda por medio, sin ninguna presión es más fácil tratar con los caballos, el te buscara. Nosotros tendremos que estar muy pendientes de no perder esta conexión, es más fácil de perder que si le tenemos agarrado con una cuerda.
No es necesaria la fuerza para adiestrar a un caballo, no nos preocupamos de controlarlo, solo de guiarlo. Notas como el vínculo con él va creciendo, nos centramos en cuidar esa relación. Aprenderá fácil.
Trabajar en libertad desde el suelo sirve para cuando montamos, tenemos que mantener la conexión de montado. Es como un hilo invisible, un ramal virtual que nos une con el caballo. 

David y Rabel
Podemos probar a hacer algo nuevo aunque nos equivoquemos “ensayo - error”, teniendo cuidado en no dañar la conexión. Muchas veces dejaremos que vaya donde el quiera.
Cuando hacemos algo por un caballo el nunca lo olvida, se conecta contigo y te sigue. Se había enredado con alambre sus manos, llevaba tiempo así sin moverse, porque tenía un montón de estiércol detrás de sus patas, se quedo completamente quieto hasta que termine de quitarle esa molestia tan grande, sabia que si se movía se haría muchas heridas. Otro apareció con un ojo casi cerrado, en su lagrimal tenia una espiga muy metida y poco a poco dejo que presionara para poder con mis dedos quitársela, cuanto lo agradecieron.
Estar con ellos en plena naturaleza, pasar sin hacer nada mucho tiempo, es muy positivo y aprendemos como debemos guiarle y conectar con él. Veremos que tenemos capacidades que ignorábamos. Observarlos viendo que ocurre todo el tiempo, podemos anotarlo, empezamos a conocerlos en plena naturaleza.
Empezamos a crecer como lideres y desarrollamos la intuición. Como lideres tenemos que saber como guiarles, cuando tenemos que parar y descansar, cuando debemos actuar y de que manera, como ayudarles y como dirigir. Nuestra actitud será de humildad, nos mantenemos flexibles y alegres. Seremos bondadosos, trabajaremos en la confianza y la obtención del respeto, que ambos tengamos ganas de bailar juntos. Nos adaptamos al caballo teniendo en cuenta lo que sabe y para lo que está preparado.
David Muriel Holgado.
caballoduende@yahoo.es  Tel: 658183439
DOMA Y EQUITACION NATURAL EN SALAMANCA CAPITAL.
DOMA NATURAL DE POTROS. CONOCIMIENTO DEL CABALLO.
CONOCE LA CIUDAD Y APRENDE MUCHO DE CABALLOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario