Follow by Email

martes, 27 de marzo de 2012

LA VIDA DEL SEMENTAL. 1ª parte.


Semental es el caballo que se destina para reproductor. Son más excitables y briosos que los caballos castrados. Es posible que un potro con algo más de un año pueda dejar preñada a una potra de su misma edad, se han de tener precauciones, para que esto no ocurra. No siendo recomendable que los sementales comiencen a cumplir sus funciones antes de los cuatro años de edad. En la Pura Raza Española, te dan apto como reproductor a caballos que tengan más de tres años. Nunca dejaremos que nos mordique, nos de manotazos o que nos empuje.
En una yeguada de caballos de pura raza española, que tienen sus caballos en una finca en la meseta castellana, unas cuantas hectáreas sembradas de cebada, para que una veintena de yeguas pazcan. Compraron un bonito ejemplar castaño para semental, a una yeguada “La Escalera” de reconocido prestigio, éste iba a realizar la tarea de cubrir a las yeguas. Tenían al semental en una cuadra alejado de las yeguas, estando todo el día en su cuadra oyendo el ajetreo de las yeguas, con sus relinchos que van y vienen sin poder verlas ni olerlas, estará nervioso con un carácter inaguantable, al comienzo de los celos en un patio sacaban del ramal al semental con el serretón en su nariz para poderlo controlar, arrastraba a quien lo manejaba y le harán daño en su nariz. Torpemente y sin experiencia sujeto por un hombre en el patio, el semental con saturación de testosterona y adrenalina, se puede poner agresivo; la yegua es llevada al patio por otro hombre, aparentemente en celo se la amarra a una argolla y sin cortejo previo, el semental intenta montarla, la yegua se cruza, el hombre intenta ponerla recta, el semental sube encima y pasa sus cascos delanteros cerca de la cabeza del hombre, con el consiguiente peligro, falto poco para golpearle, la yegua intenta morder al hombre que la obliga a que se mantenga recta, si está en celo se deja cubrir, si no lo está se intenta defender golpeando con sus cascos traseros en el pecho del semental, para que no golpee le suelen poner un arnés que son unas cuerdas que van de las cuartillas traseras al cuello, así no podrá cocear. Cumplida su misión se le separa inmediatamente de la yegua, cosa antinatural por ser su misión el protegerla. Al final de la temporada de cubriciones, con excesivos riesgos solamente quedaron preñadas dos yeguas. Fracaso total.

Podemos aprender de los sementales que viven en estado salvaje, no es el mismo comportamiento de los sementales que están en continuo peligro y que en su entorno viven depredadores que les pueden comer, que los que pueden estar tranquilos porque estos depredadores no existen. El semental en manada, tiene en su harén hasta cinco hembras con sus hijos, cuando empiezan forman una banda con una hembra, su instinto y su misión es la de proteger, vigilar, agrupar y defender a su banda, a veces se ponen detrás del grupo reuniendo a los potrillos rezagados, es por donde le viene el peligro, también desde un alto y a un lado controla al grupo. Cuando salimos en ruta siempre irán los sementales los primeros, luego los castrados y por ultimo las yeguas, si paramos siempre ponemos al semental arriba y a un lado, se encuentra más tranquilo controlando desde ahí. Si hay muchos en la banda el semental estará estresado intentando controlar a todos. Un semental no se aparea con potras jóvenes de su banda, así evitan la consanguinidad, las yeguas tampoco se dejan cubrir por los jóvenes de su grupo.
En nuestras manos los encerramos, por eso están frustrados al no poder realizar su misión en la manada. Si no están con otros en manada, no aprenden lo que tienen que hacer cuando cubren, por eso muchas veces se sienten torpes, y muy pocos hacen el cortejo previo. También hay yeguas que nunca han visto a un semental, ni a potrillos pequeños, y no conocen como se comporta éste, estresándose cuando la llevamos a que la cubra. Ocurre que como llevamos a la yegua atada para que la cubra, el semental creerá que todos los caballos son yeguas en celo, por eso se excitan en presencia de otros caballos. Si nos acercamos a un semental después de haber estado nosotros con yeguas en celo, tener cuidado, el olor de nuestra ropa excitara al semental queriéndonos montar. Al estar encerrado en cuadra estará nervioso y su fertilidad baja, estando en cuadra puede cubrir de una a dos veces al día y en libertar mucho más, cerca de diez veces.
Podemos cambiar los hábitos dando mejor calidad de vida a nuestros sementales y yeguas. A un semental que ha vivido siempre en cuadra, hay que irle dejando que vivan en cuadras cercanas a alguna yegua, no se la sacara de repente, los podemos llevar del ramal juntos para que sienta que es de la misma banda, si sale a celo llevamos a los dos agarrados para cubrirla, luego los soltamos y los dejamos solos, posiblemente la cubrirá por segunda vez en poco tiempo. Hay yeguas que no salen a celo, le viene muy bien dejarla que viva junto a un semental experimentado acostumbrado a la vivir con yeguas. A los sementales jóvenes también se les deja que convivan con yeguas viejas y que las cubran cuando estas salgan a celo, la yegua les enseñara como y cuando deben actuar.
Al año siguiente el propietario de la yeguada, hablando con un militar, de los de Cría Caballar, que sabia bastante, le dijo que al semental hay que dejarlo libre con las yeguas para que las cubra, ese año quedaron todas preñadas. En esa misma yeguada comprobé como este semental, había aprendido a cortejar a las yeguas y realizaba su labor de semental a la perfección, un día de primavera estaba cubriendo una yegua y le buscaban otras dos que estaban en celo, acabo con una y la otra se meaba toda, le presento el culo sin dejar que éste se recuperara, subiendo el semental su cabeza enseñando los dientes haciendo el gesto Flehmen, para absorber ese olor que las yeguas desprenden cuando están en celo. El rato que allí estuve, el macho cubrió a tres yeguas.
Otro día fui a ver a una potra de cuatro años, que quería comprar, estaba en un terreno pequeño junto con una yegua bastante arisca y su potrillo de pocos días de vida. También estaba un semental castaño morcillo, juntos en el mismo terreno, un semental grande y macizo. Le pregunte al propietario que si estaba preñada la potra, me contesto que no lo sabía. Era un día de primavera con energía natural, de esos días que deseas que no acaben, en esto al estar echándole un vistazo, le comente al dueño que esta potra está en celo, no va a tardar ni veinte minutos en cogerla el semental, meaba continuamente, vulveaba subiendo la cola, justo con un ligero cortejo y sin intervención humana el semental subió encima y la cubrió.
Las nuevas yeguadas se gastan cantidad de dinero en instalaciones, con naves grandes con sus bebederos automáticos. En una de estas, tenían la nave de los sementales, con boxes amplios pero cerrados de ladrillos, en ocasiones podían sacar sus cabezas por sus puertas y veían a sus vecinos, de frente ven una pared que del otro lado están las yeguas con sus rastras en una nave amplia, que los animales no podían ver. Les sacaban al patio algunos ratos al día, algunos días no podían sacar a todos y casi nunca juntos para que no se pelearan. Siendo misión del semental el proteger a la manada, se le está impidiendo realizar su labor, por eso se frustraban continuamente. Los sementales en sus cuadras desesperados, al tener compañeros en las cuadras contiguas que consideran rivales, intentaban verse por encima de la pared poniéndose de manos, relinchando angustiados, se hacían daño en sus patas y ocurriría algún accidente mayor, para que no subieran, por arriba pusieron pastor eléctrico, que al poco tiempo no respetaban. Estos sementales que son aislados desde pequeños, no han aprendido a comportarse, no teniendo educación social y hacen poco ejercicio. En estas cuadras los sementales mejoraron bastante cuando les hicieron unos huecos en las paredes y pusieron unos barrotes de hierro, ahora se podían ver y oler entre ellos.
Si tenemos a los sementales separados de las yeguas, en cuadras en lo alto del terreno, estas cuadras están separadas por barras, así puede tener contacto con los caballos que están a su lado. Cuando introducimos a un caballo nuevo a estas cuadras, hasta que se conocen, se levantaran de manos y se excitara, si el otro caballo está tranquilo o atado se calmara antes, es muy posible que estos caballos se hagan grades amigos. Estas cuadras tienen vistas al campo y a las yeguas, aunque éstas están un poco más alejadas, con las cuadras abiertas aunque en Castilla hace mucho frio en invierno, estos sementales tienen mejor calidad de vida que otros. Es buena idea sacar al semental si tiene modales, junto a la yegua en celo que tenga que cubrir en un patio grande. O dejarlos juntos parte del día.
David Muriel Holgado

No hay comentarios:

Publicar un comentario